Participación a nivel mundial

Impulsar el programa de desarrollo mundial con nuevas posibilidades de participación

El ejercicio de 2015 estuvo marcado por programas ambiciosos y acuerdos internacionales históricos. En el ejercicio de 2016, había mucha expectativa en torno a que la comunidad internacional comenzara a cumplir sus promesas, especialmente en relación con algunos de los desafíos más abrumadores que ha enfrentado el mundo y soportando las serias dificultades que plantea la economía mundial. En este contexto de rápido cambio, el GBM —el BIRF, la AIF, IFC y MIGA— comenzó a pensar en nuevas posibilidades de participación y colaboración.

Aprovechar el liderazgo

El GBM aportó un liderazgo transformador en varias esferas. En asociación con las Naciones Unidas y el Banco Islámico de Desarrollo, puso en marcha un nuevo mecanismo de financiamiento para la región de Oriente Medio y Norte de África que ofrece fondos en condiciones concesionarias a países de ingreso mediano que reciben a la mayoría de los refugiados sirios, como Jordania y Líbano. En una conferencia de apoyo a Siria y la región que se celebró en Londres, el presidente del GBM, Jim Yong Kim, anunció una futura iniciativa conjunta con el Gobierno de Jordania y el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido para atraer financiamiento internacional a cambio de permisos de trabajo para los refugiados, una propuesta sin precedentes que crearía un beneficio mutuo para las comunidades de acogida y las víctimas de desplazamiento forzado. Con el liderazgo del presidente Kim, y junto con aliados tales como la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, el GBM trabajó durante este ejercicio para destacar los importantes desafíos económicos que plantea la crisis siria y para demostrar que la comunidad mundial tiene la responsabilidad colectiva de ofrecer una respuesta. La participación del GBM en la primera Cumbre Humanitaria Mundial, celebrada en Estambul, marcó su compromiso de abordar las crisis prolongadas y recurrentes como parte de su mandato, y de trabajar para complementar la labor humanitaria y de consolidación de la paz a través del respaldo al desarrollo. En una declaración conjunta formulada en el evento, siete BMD anunciaron su compromiso de dar una respuesta colectiva a la crisis de los desplazamientos forzados.

El GBM aprovechó su función de presidente del grupo de líderes de los BMD en 2016 para impulsar los programas sobre desplazamiento forzado, cambio climático e infraestructura, con el objetivo de ir más allá de los acuerdos mundiales y llegar a resultados significativos con las operaciones. Nueve BMD acordaron una postura conjunta en relación con los tres temas, que estará acompañada de compromisos de acción concretos. El GBM ha demostrado liderazgo en lo que respecta a lograr progresos, por ejemplo, siendo uno de los organizadores del primer Foro Mundial de Infraestructura, actividad de seguimiento clave del Plan de Acción de Addis Abeba. En términos más amplios, el GBM promovió la inclusión de nuevos miembros —el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura, el Nuevo Banco de Desarrollo y el Banco Islámico de Desarrollo— en el grupo de líderes de los BMD, reconociendo que la colaboración es la única forma de avanzar hacia la resolución de los desafíos comunes.

Las Reuniones Anuales y de Primavera del GBM continúan siendo importantes plataformas para convocar a los asociados e impulsar cuestiones prioritarias. En las Reuniones de Primavera de 2016 se lograron compromisos clave en varias esferas, como el desplazamiento forzado, el empoderamiento de las niñas y las mujeres, y el financiamiento para el desarrollo. En uno de los eventos principales, la reina Rania de Jordania conmovió con su discurso sobre los costos humanos del desplazamiento forzado. El evento reunió al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y a otras partes interesadas clave para alcanzar un consenso mundial sobre la necesidad de contar con una respuesta integrada de desarrollo humanitario. La primera dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, hizo un vehemente llamado a favor de la educación y el empoderamiento de las adolescentes, mientras que el presidente Kim anunció una inversión de USD 2500 millones a lo largo de cinco años en proyectos de educación dirigidos a las niñas. Las reuniones concluyeron con un panel de alto nivel que contó con la participación de Bill Gates; el empresario compartió su visión del futuro del financiamiento para el desarrollo y dio un fuerte respaldo al valor de la AIF a la hora de obtener resultados de desarrollo. Doscientos parlamentarios que se reunieron esa misma semana para la conferencia anual de la Red Parlamentaria sobre el GBM y el FMI se hicieron eco de este apoyo. Los líderes del grupo reconocieron la importante función de la AIF en el desarrollo económico de los países pobres.

Image

 

Forjar alianzas

Los esfuerzos de promoción del GBM sobre temas específicos durante el resto del ejercicio de 2016 contaron con la participación de asociados cada vez más diversos. La institución aunó fuerzas con una coalición que sigue creciendo para aumentar las inversiones en los primeros años de vida de las personas como tema prioritario para el crecimiento económico y la competitividad de los países. En la reunión anual del Consejo Asesor de Fundaciones del GBM, los presidentes de fundaciones internacionales manifestaron su respaldo a una alianza recientemente formada entre el GBM y Unicef para promover intervenciones programáticas y esfuerzos de promoción a nivel mundial sobre desarrollo en la primera infancia. El GBM también estableció una alianza mundial con la Fundación Novak Djokovic, basada en su colaboración en operaciones sobre desarrollo en la primera infancia en Serbia.

En la etapa previa a las conversaciones sobre el cambio climático de la CP-21 celebradas en París, el GBM aceleró su interacción con líderes mundiales y el sector privado para lograr que se fijara un precio a la contaminación por carbono. En el ejercicio de 2016, impulsó la creación de la Coalición de Liderazgo para la Fijación del Precio del Carbono, que reúne a 20 Gobiernos y más de 90 corporaciones internacionales; la coalición finalmente se puso en marcha en la CP-21. Las conversaciones culminaron en abril de 2016, cuando el presidente Kim, junto con seis jefes de Estado y Christine Lagarde, del FMI, instaron al mundo a duplicar el nivel de emisiones mundiales cubiertas por precios del carbono para 2020.

También en la antesala de la CP-21, el GBM estableció una alianza con el Vaticano, que se ha convertido en una voz influyente en materia de cambio climático, después de la presentación de la encíclica del papa Francisco llamada Laudato si’. Con el respaldo del Vaticano, y en asociación con varias organizaciones, el GBM presentó Fiat Lux: Iluminando nuestra casa común, una instalación de arte pública colocada en la Plaza San Pedro. 

A medida que el GBM aumenta su participación y liderazgo en el escenario mundial, reconoce la importancia crucial de fortalecer la participación a nivel de los países. En el ejercicio de 2016 se embarcó en varias iniciativas para conectar la promoción de temas del ámbito mundial con los esfuerzos localizados y para interactuar con las partes interesadas en los países. Por ejemplo, dirigió la atención hacia su objetivo de poner fin a la pobreza extrema para 2030 durante el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, la fecha oficial establecida por las Naciones Unidas para recordar este desafío. En esa oportunidad, el presidente Kim viajó a Ghana para destacar el éxito alcanzado por el país en lo que hace a reducción de la pobreza. El GBM también presentó el informe Poverty in a Rising Africa (La pobreza en un contexto de crecimiento en África), en el que se destaca la necesidad de contar con datos de desarrollo de calidad para seguir los avances de manera precisa. El Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza continuará siendo un importante punto de inflexión anual para los esfuerzos de promoción y lucha contra este flagelo de aquí a 2030. 

El GBM continuó profundizando su interacción en el ámbito de las operaciones con la sociedad civil y las organizaciones confesionales en el ejercicio de 2016, alentando una firme participación en las deliberaciones sobre políticas y buscando nuevas formas de colaboración. 

En este pasado ejercicio también se realizó la tercera ronda de consultas con las partes interesadas sobre las salvaguardas en el GBM. Entre agosto de 2015 y marzo de 2016, se pidió la opinión de unas 3000 partes interesadas de 93 países. Estas consultas sobre salvaguardas han sido las conferencias más extensas que ha mantenido el GBM como parte de su compromiso de ofrecer políticas sólidas en materia ambiental y social, que son elementos vitales para alcanzar los dos objetivos de la institución. Luego de terminadas las consultas oficiales, el Foro sobre Políticas Relativas a la Sociedad Civil de las Reuniones de Primavera de 2016 ofreció una oportunidad adicional para que las organizaciones de la sociedad civil interactuaran con el GBM en una serie de temas, como impuestos, intermediarios financieros, cierre de espacios para la sociedad civil y derechos humanos.

Además de sus propios esfuerzos de difusión, otra prioridad para el GBM es medir sistemáticamente cómo perciben su labor las partes interesadas. Por eso, envía encuestas a entre 7000 y 10 000 líderes de opinión de unos 40 países clientes cada año a través de su programa Encuesta de Opinión de los Países. Como lo muestran repetidamente los datos obtenidos, la intervención del GBM marca la diferencia; quienes responden que trabajan con la institución por lo general tienen una opinión más positiva de su labor y su eficacia. También cabe mencionar que un importante porcentaje de líderes de opinión continúa informando que, para ser más eficaz, el Banco debe ir más allá del nivel de los Gobiernos como parte de sus esfuerzos de asistencia. La labor innovadora del Banco Mundial en todo el mundo responde directamente a este llamamiento.