Perspectivas de las máximas autoridades

Image
En los últimos años se han logrado avances históricos para poner fin a la pobreza extrema en todo el mundo. Más de 1000 millones de personas salieron de la pobreza tan solo en los últimos 15 años. El Grupo Banco Mundial pronosticó que en 2015, por primera vez, la proporción de personas que viven en la extrema pobreza en el mundo se situaría por debajo del 10 %. Este es un hito importante.

Sin embargo, los desafíos que el mundo encara actualmente son tan complejos y perturbadores como los del pasado reciente. Las fuertes adversidades económicas han desacelerado el crecimiento mundial; la fragilidad y los conflictos han forzado a decenas de millones de personas a desplazarse y abandonar sus hogares; los países y sus economías son vulnerables a los desastres naturales y a las perturbaciones relacionadas con el cambio climático, y una pandemia puede propagarse rápidamente sin advertencia. Todos nos vemos afectados por estos desafíos, pero la cruda realidad es que las personas que viven en la pobreza extrema reciben los golpes más duros y antes que nadie.

La misión del Grupo Banco Mundial está definida por dos objetivos: poner fin a la pobreza extrema para 2030 e impulsar la prosperidad compartida del 40 % más pobre en los países de ingreso bajo y mediano. Para lograr esto, la institución se centra en el crecimiento inclusivo de base amplia, y se mantiene alerta ante perturbaciones que puedan poner en peligro los logros en materia de desarrollo que tanto costó conseguir.

Sabemos que no basta con mantener el nivel de actividades que hemos llevado adelante hasta ahora. El Grupo Banco Mundial colabora de formas innovadoras con una variedad de asociados cada vez más diversa. Por ejemplo, el año pasado se asoció con las Naciones Unidas y el Grupo Banco Islámico de Desarrollo para poner en marcha un mecanismo de financiamiento innovador para ayudar a los refugiados sirios y a las comunidades de acogida de Jordania y el Líbano. A partir de las contribuciones iniciales que proporcionaron ocho naciones y la Comisión Europea, el mecanismo será capaz de generar inmediatamente hasta USD 800 millones en préstamos en condiciones concesionarias para estos dos países. Esto permitirá ampliar los programas para extender el alcance de servicios vitales, como la salud y la educación, y satisfacer la demanda tanto de los refugiados como de los ciudadanos.

Esta es una de las soluciones novedosas que está implementando el Grupo Banco Mundial para afrontar los desafíos mundiales de hoy. El personal talentoso y dedicado de nuestras cuatro instituciones de financiamiento principales —el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, la Asociación Internacional de Fomento, la Corporación Financiera Internacional y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones— trabaja en conjunto para movilizar las soluciones e inversiones innovadoras que se necesitan para respaldar un crecimiento económico inclusivo.

En el ejercicio de 2016, el Grupo Banco Mundial comprometió casi USD 64 200 millones en préstamos, donaciones, participaciones en capital accionario y garantías para sus países miembros y para empresas privadas. La demanda de los servicios del BIRF continúa siendo sólida; durante el ejercicio, formalizó compromisos por un total de USD 29 700 millones, el monto más alto registrado fuera de las crisis financieras. La AIF, el fondo del Banco Mundial para los más pobres, comprometió USD 16 200 millones para respaldar a los países que deben hacer frente a los desafíos más difíciles.

La labor conjunta con el sector privado será cada vez más importante para alcanzar el grado de financiamiento necesario para los objetivos de desarrollo de la institución. IFC y MIGA, dos de las instituciones centradas en el desarrollo del sector privado, están intensificando sus esfuerzos en esta esfera. IFC proporcionó una cantidad récord de financiamiento para el desarrollo del sector privado: alrededor de USD 18 800 millones, de los cuales unos USD 7700 millones se movilizaron de inversionistas asociados. Las inversiones de IFC en regiones en situación de fragilidad y conflicto llegaron a casi USD 1000 millones, un aumento de más del 50 % respecto del ejercicio anterior. MIGA emitió una cifra récord de USD 4300 millones en garantías contra riesgos políticos y para el mejoramiento del crédito, que respaldaron varias inversiones; el 45 % de su cartera activa se destinó a países que pueden recibir financiamiento de la AIF y un 10 %, a países afectados por conflictos y fragilidad.

Los logros alcanzados en las últimas décadas demuestran que somos la primera generación de la historia de la humanidad que puede poner fin a la pobreza extrema. Este es nuestro gran desafío, pero también es una gran oportunidad. Al ver la determinación colectiva del Grupo Banco Mundial, sus países miembros y los asociados de todo el mundo, mantengo el optimismo: creo que podremos abordar estos desafíos —de a una región, un país y una persona a la vez— y crear un mundo más próspero e inclusivo para todos.

Image

 

 


Dr. Jim Yong Kim

Presidente del Grupo Banco Mundial y de los
Directorios Ejecutivos y las Juntas de Directores
de las instituciones que lo integran

Los 25 directores ejecutivos, que representan a los 189 países miembros del Banco Mundial, tienen la responsabilidad de conducir las operaciones generales de la institución en virtud de las facultades que les ha delegado la Junta de Gobernadores. El Banco Mundial está formado por el BIRF y la AIF. Los directores ejecutivos eligen un presidente, que también preside el Directorio Ejecutivo. El mandato del Directorio actual se extiende desde noviembre de 2014 hasta octubre de 2016.

Los directores ejecutivos desempeñan una función importante, puesto que guían las operaciones generales y la orientación estratégica de todo el GBM, y representan a la vez las opiniones de los países miembros acerca de la función del Banco. Son los encargados de analizar las propuestas formuladas por el presidente respecto de préstamos, créditos, donaciones y garantías del BIRF y de la AIF, así como sobre nuevas políticas, el presupuesto administrativo y otras cuestiones operacionales y financieras, y deciden el curso que se habrá de seguir. Estudian también los marcos de alianza con los países, que constituyen la principal herramienta que utilizan la Administración y el Directorio para examinar y guiar el trabajo del GBM con los países clientes y su respaldo a los programas de desarrollo. Asimismo, tienen la responsabilidad de presentar ante la Junta de Gobernadores la auditoría de sus estados contables, el presupuesto administrativo y el informe anual del Banco Mundial sobre los resultados del ejercicio.

El Directorio cuenta con cinco comités permanentes: el Comité de Auditoría, el de Presupuesto, el de Eficacia en Términos de Desarrollo, el de Gestión Institucional y Asuntos Administrativos, y el de Recursos Humanos. Los directores ejecutivos integran uno o más de estos comités, que ayudan al Directorio a cumplir con sus responsabilidades de supervisión mediante exámenes exhaustivos de las políticas y las prácticas. El Comité Directivo del Directorio Ejecutivo se reúne cada dos meses para analizar su programa estratégico de trabajo.

Los directores viajan periódicamente a los países miembros para conocer de primera mano los desafíos económicos y sociales que estos enfrentan, visitar los sitios donde se llevan adelante actividades de proyectos financiados por el BIRF y la AIF, y analizar con los funcionarios gubernamentales la evaluación que estos hacen de la colaboración con el GBM. En el ejercicio de 2016, visitaron Bangladesh, Filipinas, India, Indonesia, Mauritania, República Democrática del Congo, Senegal, Sri Lanka y Viet Nam. También visitaron a refugiados sirios y comunidades de acogida en Jordania y el Líbano.

A través de sus comités, el Directorio examina regularmente la eficacia de las actividades del BIRF y la AIF junto con el Panel de Inspección (órgano autónomo) y el Grupo de Evaluación Independiente, que responden directamente al Directorio Ejecutivo.

 

Logros del Directorio en el ejercicio de 2016

Entre los puntos más destacados de la labor desplegada por los comités figura el trabajo del Comité de Auditoría en torno a varias propuestas para fortalecer la capacidad financiera del BIRF, la AIF y MIGA, y para gestionar los riesgos financieros y de otro tipo que afronta el GBM. El Comité de Presupuesto brindó apoyo a la ejecución satisfactoria del proceso de presupuestación “W” y el examen de gastos del GBM; también ofreció orientaciones sobre la sostenibilidad financiera de la institución. El Comité de Eficacia en Términos de Desarrollo centró la atención en cuestiones relativas a la dirección estratégica del GBM y la calidad y los resultados de las operaciones respaldadas por el Banco, como la modernización del Marco Ambiental y Social del Banco Mundial, la realización de exámenes externos del Grupo de Evaluación Independiente, el Plan de Acción Forestal del GBM y el ejercicio de retrospectiva sobre el financiamiento para políticas de desarrollo. Las deliberaciones del Comité de Gestión Institucional y Asuntos Administrativos se focalizaron en la preparación de una fórmula dinámica para la participación accionaria en el BIRF, como parte de la aplicación de la revisión de 2015 de la participación accionaria. El Comité de Recursos Humanos analizó varias actividades relacionadas con la estrategia de recursos humanos del GBM, como el desarrollo profesional, la asistencia financiera, la arquitectura de los contratos, los contratos a corto plazo, la dotación estratégica de personal, y los temas de diversidad e inclusión.

El propósito principal del Directorio es ayudar al Banco a lograr los objetivos de poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida de manera sostenible. Durante el ejercicio de 2016, una de las estrategias aplicadas fue buscar el compromiso de la Administración para establecer una visión de mediano a largo plazo de la función del GBM en un contexto de desarrollo internacional cambiante, tal como lo solicitó la Junta de Gobernadores en la revisión de 2015 de la participación accionaria. El respaldo del Directorio también se sustenta en la relación con los asociados de la Cumbre Mundial Humanitaria, el 21.er período de sesiones de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) (CP-21), la Cumbre de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas de 2015, Financiación para el Desarrollo, el proceso de reposición de los recursos de la AIF y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En las deliberaciones se ha analizado cómo evolucionó el Banco y qué otros cambios puede implementar para continuar siendo una institución de desarrollo internacional de primer nivel, y de qué forma se puede reforzar su posición financiera. Las discusiones concluirán en las Reuniones Anuales de 2016.

El Directorio utiliza diversos métodos para supervisar a la Administración y guiarla para que se logren los objetivos del Banco. En el ejercicio de 2016, analizó temas de importancia para las operaciones del Banco, como los siguientes: los desplazamientos forzados; las repercusiones de un bajo precio del petróleo para la economía mundial; la insuficiencia de datos sobre el desarrollo; la gestión de la transición energética para cumplir los objetivos sobre crecimiento, pobreza y clima; la inclusión de la gestión del riesgo de desastres; la importancia de los objetivos de desarrollo en una época de cambio demográfico; la vivienda a nivel mundial; el impacto en el desarrollo a través del turismo; la inclusión financiera; las empresas de propiedad estatal; los flujos financieros ilícitos, y las vulnerabilidades de la deuda pública en países de ingreso bajo, entre otros. También deliberó sobre actividades internas importantes, como el futuro del GBM (a mediano y largo plazo); los sistemas de calificación institucional; el respaldo a la AIF; el endeudamiento en condiciones de mercado; la aplicación del nuevo marco de adquisiciones; la sostenibilidad financiera del GBM; la estrategia regional para Oriente Medio y Norte de África; las prioridades estratégicas en materia de fragilidad, conflicto y violencia; el Plan de Acción sobre el Cambio Climático, y la Estrategia de Género del GBM. El Directorio analizó los resultados y las consecuencias operacionales del Informe sobre el desarrollo mundial 2016: Dividendos digitales y espera con interés el informe de 2017, Gobernanza y el papel de la ley.

Asimismo, los directores ejecutivos aprobaron varias medidas de respuesta ante crisis o emergencias para una amplia variedad de clientes, entre los que figuran Ecuador, Iraq, Mozambique, Myanmar, Pakistán y Sierra Leona. También aprobaron el Mecanismo de Financiamiento de Emergencia para Casos de Pandemia como una medida concreta en respuesta al brote de ébola en África occidental. El Directorio recibió con agrado el informe del Grupo de Evaluación Independiente sobre los resultados y el desempeño del GBM en 2015, así como los informes elaborados por el Panel de Inspección acerca de Kenya, Kosovo, Mongolia, Nepal y Uganda. También dio la bienvenida a Iraq por su incorporación al CIADI y a la República de Nauru por su ingreso al BIRF y al CIADI, y felicitó a la República de Corea porque ya no necesita recibir asistencia financiera del BIRF.

En el ejercicio de 2016, el Directorio aprobó otorgar asistencia financiera por un total de aproximadamente USD 45 900 millones, que comprende cerca de USD 29 700 millones de financiamiento del BIRF y unos USD 16 200 millones aportados por la AIF. El Directorio examinó también 75 productos relativos a la interacción con los países y aprobó el presupuesto administrativo del Banco Mundial para el ejercicio de 2017, que asciende a USD 2500 millones.


Los directores ejecutivos




Grupo Banco Mundial