La función y los recursos del Banco Mundial

Haga clic en los títulos para acceder a los capítulos correspondientes:
Trabajar como parte del Grupo Banco Mundial  »
Compromisos financieros, recursos y servicios del BIRF »
Compromisos financieros, recursos y servicios de la AIF »
Una presupuestación adecuada para respaldar la mayor demanda de los clientes »
Adaptarse a los desafíos del entorno mundial de operaciones »


Trabajar como parte del Grupo Banco Mundial 

La ventaja comparativa del GBM es su capacidad para abordar problemas complejos a escala mundial. Esta aptitud proviene de la poderosa combinación de profundización de la labor en los países y su amplitud a nivel mundial; instrumentos de los sectores público y privado, y relaciones con ambos; conocimientos multisectoriales, y la capacidad para movilizar financiamiento.

Antes de establecer una nueva estrategia de alianza con un país cliente, el Banco lleva a cabo un estudio de diagnóstico (llamado “diagnóstico sistemático del país”), en el que se señalan los obstáculos que impiden poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida. Conjuntamente con los asociados, los expertos de las prácticas mundiales y las áreas de soluciones transversales trabajan con el personal en las oficinas de los países, IFC y MIGA para establecer las prioridades del programa del GBM sobre respaldo financiero, analítico, de asesoría y de convocatoria para el país, basándose en la ventaja comparativa de la institución y las prioridades de los clientes. Este respaldo confluye en el marco o la estrategia de alianza con el país. Una vez finalizado este ejercicio (dos años después de presentado el nuevo modelo), el Banco contaba con diagnósticos completos de 42 países y nuevas estrategias de alianza en 28 países. 

El personal del GBM también trabaja para resolver desafíos mundiales como la desigualdad de género, la falta de empleo, el cambio climático, la fragilidad, el desplazamiento forzado y otros. Los equipos de soluciones transversales promueven la coordinación en todo el GBM, sus regiones y las prácticas técnicas. En la esfera del cambio climático, por ejemplo, el GBM interviene a nivel mundial en la fijación del precio del carbono y el diálogo sobre el clima, y ayuda a los países a evaluar las opciones de políticas e inversiones para cumplir sus compromisos de nivel nacional.

El Banco Mundial rinde cuentas a sus accionistas y al público a través de un conjunto de mecanismos de retroalimentación e informes, como el sistema de calificación institucional, el sistema de seguimiento de resultados de la AIF y las oportunidades habituales de discutir los avances logrados en las operaciones con el Directorio Ejecutivo. Además, continúa refinando un conjunto de indicadores que permiten hacer el seguimiento de los resultados que obtienen los clientes y de la eficacia de las operaciones, para demostrar los progresos.

Volver arriba »

 

Compromisos financieros, recursos y servicios del BIRF 

El BIRF es una cooperativa internacional dedicada al desarrollo, propiedad de los 189 países miembros. Como el banco de desarrollo más importante del mundo, apoya la misión del GBM ofreciendo préstamos, garantías, productos de gestión de riesgos y servicios de asesoría a países de ingreso mediano y a países de ingreso bajo con capacidad crediticia, y coordinando las respuestas a desafíos regionales y mundiales. 

En el ejercicio de 2016, los nuevos compromisos del BIRF alcanzaron un total de USD 29 700 millones en 114 operaciones.

Recursos y modelo financiero 

Para financiar proyectos de desarrollo en los países miembros, el BIRF financia sus préstamos con su propio capital y con dinero obtenido en los mercados de capitales a través de la emisión de bonos del Banco Mundial. El BIRF goza de una calificación crediticia Aaa en Moody’s y AAA en Standard & Poor’s; por eso, los inversionistas consideran que sus bonos son títulos de alta calidad. Su estrategia de obtención de fondos se orienta a lograr, de manera sostenible, el mejor valor a largo plazo para los miembros prestatarios. Su capacidad para poner los fondos que obtiene en los mercados internacionales de capitales a disposición de los países miembros en desarrollo es importante para ayudar a alcanzar sus objetivos.

Image


El BIRF emite sus títulos a través de ofertas mundiales y emisiones de bonos adaptadas a las necesidades de mercados o tipos de inversionistas específicos. Emite bonos en distintas monedas y mercados, con distintos vencimientos, y a tasas fijas o variables. A menudo abre nuevos mercados a inversionistas internacionales gracias a la emisión de nuevos productos o bonos en monedas de mercados emergentes. Los volúmenes de financiamiento anual del BIRF varían de un año al otro.

La estrategia del BIRF le ha permitido endeudarse en condiciones de mercado favorables y trasladar ese ahorro a sus prestatarios. Los fondos que no se destinan inmediatamente a financiamiento se mantienen en la cartera de inversiones del BIRF para brindar liquidez a sus operaciones.

Durante el ejercicio de 2016, el BIRF reunió el equivalente a USD 63 000 millones mediante la emisión de bonos en 21 monedas. El capital accionario del BIRF está compuesto principalmente por capital pagado y reservas. En virtud de lo dispuesto en las resoluciones sobre el aumento selectivo y general del capital aprobadas por la Junta de Gobernadores el 16 de marzo de 2011, se espera que el capital suscripto aumente en USD 87 000 millones y que de ese monto se paguen USD 5100 millones. Se prevé que los períodos de suscripción para el aumento selectivo y general de capital finalizarán en marzo de 2017 y marzo de 2018, respectivamente, debido a que el Directorio Ejecutivo aprobó las solicitudes de prórroga formuladas por los accionistas. Al 30 de junio de 2016, se había registrado un incremento acumulado de USD 73 000 millones en el capital suscripto. Los montos pagados en relación con el aumento del capital ascendían a USD 4300 millones.

Puesto que se trata de una institución cooperativa, el BIRF no busca maximizar sus ganancias sino generar los ingresos suficientes para garantizar su solidez financiera y mantener sus actividades en favor del desarrollo. De los ingresos netos asignables del ejercicio de 2016, el Directorio Ejecutivo recomendó a la Junta de Gobernadores transferir USD 497 millones a la AIF y asignar USD 96 millones a la reserva general.

Como parte de sus actividades de préstamo, empréstito e inversión, el BIRF se expone a riesgos de mercado, de la contraparte y de capacidad crediticia de los países. Por esa razón, puso en marcha un sólido marco de gestión de riesgos, que respalda a la Administración en su función de supervisión. El marco está diseñado para ayudar y apoyar al BIRF en el logro de sus objetivos de manera financieramente sostenible. Una medida que resume el perfil de riesgo del BIRF es la relación entre capital social y préstamos, que se administra teniendo muy en cuenta sus perspectivas financieras y de riesgo. Al 30 de junio de 2016, esta relación era del 22,7 %.

Bonos verdes del Banco Mundial 

Desde 2008, el BIRF ha emitido más de USD 9100 millones en 18 monedas a través de bonos de referencia en dólares estadounidenses, euros y dólares australianos; bonos menores en otras monedas, y bonos verdes estructurados. Los bonos verdes del Banco Mundial han respaldado 84 proyectos relacionados con el clima en 24 países miembros; algunos de los resultados han sido un incremento de la eficiencia energética y la contribución al desarrollo de la energía renovable.

El BIRF emitió el primer bono verde del Banco Mundial en 2008, lo que lo convirtió en un pionero del mercado de este tipo de bonos. Desde entonces, las emisiones mundiales, tanto para inversionistas institucionales como minoristas, así como la documentación del proceso de bonos verdes, el uso de una segunda opinión del Centro de Investigación Internacional sobre el Clima y el Medio Ambiente de la Universidad de Oslo (Cicero) y la emisión en 18 monedas, han preparado el camino para ampliar el mercado e incluir a una amplia variedad de emisores y sectores. El Banco también ha innovado con esfuerzos dirigidos a armonizar las prácticas de información sobre el impacto de los bonos verdes de otras instituciones multilaterales como una herramienta importante para que los inversionistas evalúen los beneficios no financieros de sus inversiones.

Productos de gestión de riesgos

El BIRF ofrece productos que permiten a los clientes financiar eficientemente sus programas de desarrollo y gestionar los riesgos vinculados con las monedas, las tasas de interés, los precios de los productos básicos y los desastres naturales. En el ejercicio de 2016, el Departamento de Tesorería del Banco realizó operaciones de cobertura por un valor equivalente a USD 1100 millones, que incluyeron el equivalente a USD 790 millones en conversiones de monedas y el equivalente a USD 349 millones en conversiones de tasas de interés, para ayudar a los prestatarios a gestionar los riesgos vinculados con las monedas y las tasas de interés durante la vigencia de los préstamos con el BIRF. El Banco ayudó a Uruguay a limitar su exposición a los aumentos futuros del precio del petróleo con la ejecución de una operación de cobertura por un valor de USD 330 millones; esta fue la primera vez que la institución participó en un contrato de derivados con un país miembro para gestionar la exposición a la volatilidad del precio de los productos básicos. Entre las operaciones de gestión del riesgo de desastres cabe mencionar la transacción de USD 43 millones para la renovación de la cobertura del Programa de Seguros contra Riesgos de Desastres en el Pacífico, que brinda protección contra terremotos y ciclones tropicales a Islas Cook, Islas Marshall, Samoa, Tonga y Vanuatu en nombre de la AIF. El Departamento de Tesorería del Banco realizó operaciones de swap que sumaron el equivalente a USD 12 500 millones para la gestión de los riesgos para el balance del BIRF y el equivalente a USD 1500 millones para la gestión de los riesgos para el balance de la AIF. 

Volver arriba  »

 

Compromisos financieros, recursos y servicios de la AIF 

La AIF es la principal entidad multilateral de financiamiento en condiciones concesionarias para los países más pobres. Proporciona créditos para el desarrollo en condiciones favorables, donaciones y garantías para respaldar los esfuerzos de estos países por fomentar el crecimiento económico, reducir la pobreza y mejorar la vida de las personas pobres. En el ejercicio de 2016, 77 países estuvieron en condiciones de recibir su asistencia. Asimismo, India, que dejó de ser prestatario de la AIF en el ejercicio de 2014, recibirá apoyo transitorio de forma excepcional durante el decimoséptimo período de reposición de los recursos de la AIF (AIF-17), que abarca los ejercicios de 2015-17. 

En el ejercicio de 2016, los nuevos compromisos de la AIF alcanzaron los USD 16 200 millones para 161 operaciones, cifra que incluyó USD 14 400 millones en créditos, USD 1300 millones en donaciones y USD 500 millones en garantías. 

Recursos y modelo financiero

La AIF se financia principalmente con las contribuciones de los países asociados desarrollados y de ingreso mediano. Recibe fondos adicionales a través de las transferencias de los ingresos netos del BIRF, las donaciones de IFC y el reembolso de los créditos otorgados anteriormente a sus prestatarios. Los asociados en el desarrollo se reúnen cada tres años para la reposición de los recursos de la AIF y la revisión de sus políticas. Los gastos administrativos se recuperan principalmente a través de los cargos por servicio que pagan los países receptores.

En la AIF-17, el monto total de recursos asciende a 37 700 millones de derechos especiales de giro (DEG) (equivalentes a USD 56 800 millones). (Esta cifra refleja las modificaciones introducidas luego de las deliberaciones sobre la reposición). La facultad de la AIF para contraer compromisos se registra en DEG. El equivalente en dólares estadounidenses que se presenta aquí se ha calculado sobre la base del tipo de cambio usado como referencia para la AIF-17 y se ofrece solo a modo ilustrativo.

En total, 51 asociados —4 de ellos son nuevos contribuyentes— proporcionarán DEG 17 300 millones (USD 26 100 millones) en donaciones, de los cuales DEG 600 millones (USD 930 millones) constituyen el elemento de donación de las contribuciones de los asociados en forma de préstamos en condiciones concesionarias. Los asociados proporcionarán DEG 2900 millones (USD 4400 millones) en préstamos en condiciones concesionarias o DEG 2200 millones (USD 3400 millones) si se excluye la porción de donación de los préstamos. Se espera que también aporten DEG 3000 millones (USD 4500 millones) en compensación por el alivio de la deuda otorgado en el marco de la Iniciativa para el Alivio de la Deuda Multilateral (IADM). Los reembolsos de créditos (principal e intereses) de los receptores de la ayuda de la AIF aportarán DEG 9900 millones (USD 15 000 millones). Esta cifra incluye DEG 1900 millones (USD 2800 millones) de la anticipación contractual de reembolsos por créditos pendientes a países que dejaron de recibir ayuda de la AIF y pagos anticipados voluntarios. Las transferencias del BIRF y de IFC, incluidos los ingresos conexos por inversiones, ascienden a DEG 1900 millones (USD 2900 millones). Estas transferencias son aprobadas cada año por la Junta de Gobernadores del BIRF y la Junta de Directores de IFC, tras evaluar los resultados anuales y la capacidad financiera de cada institución. 

Image

 


La facultad para contraer compromisos en el marco de la AIF-17 se amplió a USD 5000 millones durante el ejercicio de 2016. De estos fondos, USD 3900 millones están destinados a la creación del nuevo Mecanismo de Ampliación del Financiamiento de la AIF para el resto de la AIF-17, USD 900 millones servirán para reponer los fondos del Mecanismo de Respuesta a las Crisis, y USD 200 millones serán para asistir a los refugiados de Oriente Medio y Norte de África. Esta medida excepcional se financió con recursos que se liberaron gracias a un uso más eficiente de la liquidez de la AIF.

El proceso correspondiente al decimoctavo período de reposición de los recursos de la AIF (AIF-18), que abarca los ejercicios de 2018-20, ya está en marcha y finaliza en diciembre de 2016.

AIF-17

Sustentado en la estrategia del GBM, el ambicioso paquete de políticas de la AIF-17 incluye una variedad de compromisos en materia de políticas e indicadores de desempeño en el marco del sistema de medición de resultados de cuatro niveles de la AIF. El tema general de maximizar el impacto en términos de desarrollo se centra en ayudar a los países clientes de la AIF a aprovechar mejor los recursos privados, los recursos públicos y los conocimientos poniendo un mayor énfasis tanto en los resultados como en la eficacia en función de los costos. Los cuatro temas especiales de la AIF-17 —crecimiento inclusivo, igualdad de género, cambio climático, y Estados frágiles y afectados por conflictos— apuntan a fortalecer el compromiso de la AIF con estos retos pendientes a nivel mundial, regional y nacional.

Image


Volver arriba »

 

Una presupuestación adecuada para respaldar la mayor demanda de los clientes 

Durante el período de planificación de los ejercicios de 2017-19, el GBM incrementará y mejorará los servicios a los clientes para aumentar el respaldo a los esfuerzos por alcanzar los ODS, implementar los objetivos sobre financiamiento para el desarrollo y responder a los impactos del cambio climático. Al mismo tiempo, deberá satisfacer las necesidades inmediatas de los clientes, a medida que se adaptan a una economía mundial menos activa. Se espera que la situación presupuestaria mejore en el futuro, a medida que el GBM aproveche el efecto de las medidas recientemente adoptadas para incrementar los ingresos y gestionar los costos. La institución está logrando más avances en relación con sus metas de sostenibilidad financiera y aprovecha los recursos y soluciones del sector privado siempre que le resulta posible.

El GBM alinea sus recursos utilizando el proceso simplificado “W” de planificación estratégica, presupuestación y revisiones del desempeño. Los cinco puntos de la “W” representan momentos de decisión específicos del proceso:

W1: La Administración superior establece prioridades de planificación estratégica para el GBM.
W2: Las vicepresidencias examinan las prioridades institucionales y responden a ellas.
W3: La Administración superior ajusta sus directrices sobre las prioridades y determina los programas y los paquetes presupuestarios de las unidades de cada institución del GBM para los siguientes tres años.
W4: Las vicepresidencias elaboran programas de trabajo y planes de dotación de personal en respuesta a las prioridades y los paquetes presupuestarios establecidos.
W5: Con las decisiones finales sobre el financiamiento concluye la planificación para los siguientes tres ejercicios. El Directorio confirma y aprueba formalmente los paquetes presupuestarios y los programas de trabajo de las vicepresidencias.

Volver arriba »

 

Adaptarse a los desafíos del entorno mundial de operaciones

Las bajas tasas de interés, las posibles dislocaciones de los mercados financieros, la caída de los precios de los productos básicos, la ralentización del crecimiento en países clave y los riesgos de desaceleración económica más generalizada, así como las tensiones geopolíticas y la incertidumbre política, han generado un entorno de operaciones que plantea desafíos para el Banco Mundial. Estos desafíos también afectan a los países clientes del Banco, muchos de los cuales son exportadores de petróleo o de productos básicos que sufren presiones fiscales. Varios clientes también se enfrentan a una reducción del comercio, salidas de capital y posibles turbulencias en caso de normalización de las políticas en las economías desarrolladas. Todos los países deben continuar con las reformas orientadas al crecimiento estructural a largo plazo y a la creación de empleo.

El impacto en el Banco se siente principalmente a través del aumento de la demanda de apoyo estructural a largo plazo de una amplia variedad de países clientes. El Banco intenta respaldar las necesidades de desarrollo de todos los clientes, en consonancia con las prioridades estratégicas, sin dejar de gestionar con prudencia su capital y sus costos de operaciones. También continúa controlando los riesgos operacionales, entre los que se cuentan la creciente amenaza que representan las fallas en la seguridad de la información y los datos, y diversos acontecimientos externos que pueden influir en la continuidad de las operaciones y la seguridad física de su personal.

Como la institución multilateral de desarrollo más importante del mundo, el Banco continúa innovando y adaptándose para satisfacer las necesidades de cada país, pero también para contribuir al mantenimiento de los bienes públicos mundiales. El cambio climático, las pandemias y el desplazamiento forzado son las principales prioridades. Para hacer frente a estos y otros desafíos, el Banco está preparando formas innovadoras de financiamiento en asociación con los sectores público y privado.

La aparición de nuevas instituciones multilaterales de desarrollo genera tanto oportunidades como desafíos para establecer alianzas creativas, y hace necesaria una nueva reflexión sobre la estructura financiera del Banco. En el análisis prospectivo “Forward Look”, un ejercicio estratégico interno que se inició a principios de este año para analizar el futuro a mediano y largo plazo de la institución, se estudia la demanda de los servicios del Banco y las formas en que la institución gestiona su capacidad financiera en todo el GBM para satisfacer estas demandas, haciendo hincapié en los niveles óptimos de aprovechamiento y movilización de recursos.

Volver arriba »