BIRF - Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento

Sep 30, 2014

Image

Estudiantes en los salones de clases recientemente reparados en la escuela primaria de Bislig, provincia de Leyte, en Filipinas.

Banco Mundial

El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) se fundó en 1944 con el objetivo de ayudar a la reconstrucción de Europa después de la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, el BIRF ofrece préstamos y otro tipo de asistencia principalmente a países de ingreso mediano. (i)

El BIRF es la institución original del Banco Mundial y trabaja en estrecha colaboración con el resto del Grupo Banco Mundial para ayudar a los países en desarrollo a reducir la pobreza, promover el crecimiento económico y generar prosperidad.

Es propiedad de los Gobiernos de sus 189 países miembros, los cuales están representados por un directorio de 25 miembros, que consta de 20 directores ejecutivos (i) elegidos y cinco designados.

La institución ofrece una combinación de recursos financieros, conocimientos y servicios técnicos, además de asesoría estratégica a las naciones en desarrollo, incluidos los países de ingreso mediano y de ingreso más bajo pero con solvencia crediticia.  

Específicamente, el BIRF:

  • Apoya los programas de desarrollo humano y social a largo plazo que no reciben respaldo financiero de acreedores privados.
  • Conserva la solidez financiera de los prestatarios ofreciendo apoyo en tiempos de crisis, cuando los más afectados son los pobres.
  • Promueve reformas normativas e institucionales clave (como las redes de protección social o reformas para combatir la corrupción).
  • Crea un clima favorable a la inversión para catalizar la provisión de capital privado.
  • Facilita el acceso a los mercados financieros a menudo en condiciones más favorables de lo que pueden conseguir los miembros por su propia cuenta.

Servicios del BIRF

El Grupo Banco Mundial trabaja con los países de ingreso mediano de manera simultánea en sus condiciones de clientes, accionistas y actores globales. A medida que esta asociación evoluciona, el BIRF provee soluciones financieras innovadoras, incluidos productos financieros (préstamos, garantías y herramientas de gestión del riesgo) y servicios de conocimiento y asesorías (incluidos mecanismos que funcionan sobre la base de reembolsos) a los gobiernos a nivel nacional y subnacional.

Además, financia proyectos en todos los sectores y ofrece asistencia y conocimientos técnicos en las distintas etapas de un proyecto.

Los productos y servicios financieros del BIRF ayudan a los países a generar capacidad de adaptación ante las crisis facilitando acceso a productos que mitigan el impacto negativo de las variaciones del tipo de cambio y de las tasas de interés, la volatilidad de los precios de los productos básicos, los desastres naturales y los fenómenos climáticos extremos.

A diferencia del financiamiento comercial, los recursos del BIRF no solo proveen a los países prestatarios los fondos requeridos, sino también sirven de vehículo para la entrega de asistencia técnica y la transferencia de conocimientos mundiales.

Los servicios de asesoría en gestión de activos y deuda pública ayudan a los Gobiernos, las instituciones del sector público y las organizaciones de desarrollo a formar capacidades institucionales cuyo fin es proteger y aumentar los recursos financieros.

El BIRF apoya los esfuerzos de los Gobiernos en pro de fortalecer no solo la gestión financiera pública sino también de mejorar el clima para las inversiones, abordar los problemas a nivel de la prestación de servicios y otras medidas normativas e institucionales.

Sepa más:

¿Cómo se financia el BIRF?

El BIRF obtiene la mayor parte de sus fondos de los mercados financieros mundiales. De hecho, en estos mercados, la institución es conocida como el Banco Mundial. Esta práctica le ha permitido ofrecer más de US$500 000 millones en préstamos para aliviar la pobreza en todo el mundo desde 1946, de los cuales los Gobiernos accionistas han aportado un capital de alrededor de US$14 000 millones.

La institución ha mantenido una calificación triple A desde 1959. Su alta calificación crediticia le permite pedir prestado a bajo costo y ofrecer a los países de ingreso mediano acceso a capital en condiciones favorables, en volúmenes más grandes, con plazos de vencimiento más largos y de una manera más sustentable que lo que normalmente ofrecen los mercados financieros mundiales.

El BIRF recauda ingresos todos los años a partir de la rentabilidad de su patrimonio y del pequeño margen que obtiene del financiamiento. Estos se usan para pagar sus gastos operacionales, se destinan a las reservas para fortalecer el balance y se utilizan para realizar una transferencia anual de recursos a la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo para los países más pobres.

Sepa más:

Resultados

El Banco Mundial ha ayudado a millones de pobres de los países de ingreso mediano a acceder a empleos, mercados y prestaciones sociales; ha contribuido a brindarles servicios esenciales, tales como agua, electricidad y caminos, y ha trabajado junto con los Gobiernos para mejorar la gestión y la administración del sector público.

Sepa más:

Última actualización: Feb 24, 2015


Image
Banco Mundial