Honduras: panorama general

Honduras es un país de ingreso medio-bajo que se enfrenta a desafíos significativos, con cerca del 63 por ciento de la población viviendo en la pobreza en 2014, según datos oficiales. En zonas rurales, aproximadamente seis de cada 10 hogares viven en pobreza extrema o con menos de US$2.50 al día.

Desde la crisis económica de 2008-2009, Honduras ha experimentado una recuperación moderada, impulsada por inversiones públicas, exportaciones y altos ingresos por remesas. En 2015 el país creció un 3.6 por ciento y en 2016 está previsto que su economía se expanda en 3.5 por ciento.

A pesar de que las perspectivas económicas son positivas, Honduras enfrenta los niveles más altos de desigualdad económica de Latinoamérica. Otro de sus grandes desafíos es el alto nivel de crimen y violencia. Honduras cuenta con una de las tasas de homicidios más altas en el mundo (67 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 2014).

El país también es vulnerable a choques externos. Su sector agrícola, por ejemplo, perdió cerca de un tercio de sus ingresos en las dos últimas décadas, en parte debido a una disminución de precios en los productos de exportación, en especial bananos y café.

Honduras también es susceptible a fenómenos naturales adversos como huracanes y sequías. Algunas medidas para mitigar el impacto de estos choques se enfocan en fortalecer la capacidad de los hogares para adaptarse, extender mecanismos de gestión de riesgo basados en el mercado y desarrollar redes efectivas de protección social.

Estudios del Banco Mundial han destacado la importancia de mejorar la calidad de la educación y diversificar las fuentes de ingresos rurales, ya que la mayoría de los hondureños que viven en pobreza residen en esas áreas y dependen de la agricultura para subsistir. Otros estudios señalan que los programas sociales focalizados han demostrado potencial para reducir la pobreza.

Última actualización: Sep 19, 2016

En diciembre de 2015, el Directorio Ejecutivo del Grupo Banco Mundial (GBM) aprobó la nueva estrategia de alianza con Honduras para el período 2016-2020, que tiene como pilares fomentar la inclusión, reforzar las condiciones para el crecimiento y reducir las vulnerabilidades del país.

Más concretamente, la nueva estrategia comprende siete objetivos:

  • Expandir la cobertura de los programas sociales
  • Fortalecer la rehabilitación de infraestructura clave
  • Incrementar el acceso a financiamiento
  • Fortalecer el marco regulatorio y la capacidad institucional
  • Mejorar la productividad rural
  • Aumentar la resiliencia a los desastres y el cambio climático
  • Construir capacidades de prevención del crimen y violencia en gobiernos locales

La cartera activa del Grupo del Banco Mundial en Honduras asciende a US$1.255,5 millones,  que incluyen US$264 millones de la Asociación Internacional de Fomento (AIF); US$633 millones (con fondos movilizados) de la Corporación Financiera Internacional, (IFC, por sus siglas en inglés) para el desarrollo del sector privado; y US$327 millones del Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA, por sus siglas en inglés), para fomentar las inversiones. La cartera del GBM también incluye US$30 millones del Programa Global de Agricultura y Seguridad Alimentaria (GAFSP por sus siglas en inglés) y US$1.5 millones procedentes de una donación.

A través de sus instituciones, el Grupo Banco Mundial tiene activos ocho proyectos que cubren temas tan diversos como protección social, agua y saneamiento, competitividad rural, prevención de violencia, infraestructura y administración de tierras. Otros programas incluyen iniciativas de gestión de riesgo de desastres, sostenibilidad fiscal, energía renovable, agronegocios, servicios y manufactura.

Última actualización: Sep 19, 2016

Pro inclusión

Con el Proyecto de calidad de la educación, buen gobierno y fortalecimiento institucional, el Ministerio de Educación de Honduras (Mineduc) logró ampliar la cobertura escolar en comunidades desfavorecidas del 36 al 50 por ciento, a través de la apertura y dotación de cerca de 800 centros preescolares, así como de la capacitación de todos sus maestros voluntarios.

Con el Proyecto de nutrición y protección social el Gobierno de Honduras logró que más de 36.000 niños estuvieran fuera de riesgo por inseguridad alimentaria y mejoró su seguridad social a través de un programa piloto de empleo que benefició a los jóvenes más vulnerables.

El Proyecto de protección social busca aumentar la asistencia escolar y el uso de servicios preventivos de salud entre las familias más vulnerables, a través del programa de transferencias condicionadas Bono Vida Mejor. Los beneficiarios son más de 1.5 millones de hondureños (alrededor de 300 mil familias) que viven en extrema pobreza.

El Proyecto de modernización del sector de agua potable y saneamiento (PROMOSAS) permitió la mejora del acceso y la calidad del agua en 10 municipios, además de haber contribuido a la descentralización del sector a través de la adopción de modelos autónomos de prestación de servicios urbanos.

Pro crecimiento

El Gobierno de Honduras, a través del Segundo proyecto de reconstrucción y mejoramiento de carreteras, pavimentó dos secciones principales del Corredor Central (El Porvenir - Marale y San Lorenzo - Olanchito, unos 60 kilómetros), lo cual facilita el acceso de comunidades rurales pobres a las principales ciudades. Con el apoyo del Banco Mundial también se crearon 16 microempresas de mantenimiento vial destinadas a garantizar una conservación efectiva de las carreteras no pavimentadas, con lo cual se crearon además nuevas fuentes de empleo.

A través de asistencias técnicas y donaciones, el Banco Mundial ha apoyado varias iniciativas en Honduras para fortalecer la transparencia, la buena gobernanza y una mayor interacción multisectorial en áreas claves para el desarrollo, como la Alianza de Gobierno Abierto (OGP), la Iniciativa de Transparencia en las Industrias Extractivas (EITI) y la Iniciativa de Transparencia en la Construcción e Infraestructura Pública (CoST). 

A través del Proyecto de competitividad rural se busca contribuir a aumentar la productividad y la competitividad de los pequeños productores rurales de Honduras. Para ello se fomentan las alianzas productivas entre productores rurales y socios comerciales y se apoya la creación de planes de negocios. Hasta el momento el proyecto ha generado más de 9000 empleos y ha ayudado a incrementar la productividad en sectores como el café, de 11 quintales de pergamino seco por manzana en 2012 a casi 24 quintales en 2015.

Los objetivos del Proyecto municipios más seguros son mejorar las capacidades de las autoridades nacionales y locales en la prevención de la violencia y la delincuencia, así como abordar los factores de riesgo que las causan. También se busca mejorar la capacidad de municipios para que respondan rápida y eficazmente a emergencias. En las ciudades de Choloma, La Ceiba y El Progreso, donde se implementa el proyecto, más de 1300 personas han participado en diferentes programas de prevención de violencia y 21 espacios públicos han sido rehabilitados o construidos.

Para reducir vulnerabilidades

El Proyecto de gestión del riesgo de desastres fortalece la capacidad de gestión integral del riesgo de desastres a nivel municipal y nacional, al tiempo que busca mejorar su capacidad para responder de manera rápida y eficaz a una emergencia. El proyecto apoyó la implementación de los programas de gestión de riesgos de desastres en 81 de las municipalidades más vulnerables del país, beneficiando a aproximadamente 5 millones de personas.

Última actualización: Sep 19, 2016


FINANCIAMIENTO

Honduras: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.