publication
AIF en Nicaragua


Image

Trabajos en los Módulos Comunitarios de Adoquines en la Isla de Ometepe

César León / Banco Mundial

TITULARES
  • Esta publicación ofrece un recorrido sobre los esfuerzos conjuntos de Nicaragua y la AIF para eliminar la pobreza.

En los últimos 20 años, Nicaragua ha dado un vuelco económico impresionante, tras décadas de inestabilidad macroeconómica,  guerra y desastres naturales. Hoy los programas del Gobierno  muestran avances importantes en su objetivo de ofrecer mejores servicios a los más pobres.

Es en este contexto que AIF, el programa del Banco Mundial para los más pobres, se ha enfocado en implementar los sistemas innovadores más exitosos para llegar a los más necesitados en las áreas rurales. AIF acompaña a Nicaragua desde 1991 y en años recientes ha representado una quinta parte de la ayuda al desarrollo que recibe el país.

Hoy, con el apoyo de AIF la pobreza en Nicaragua está retrocediendo rápidamente. Entre 2005 y 2009, la tasa de pobreza cayó cerca de seis puntos porcentuales –lo que representan unas 230.000 personas que ya no son pobres- en las áreas rurales. La extrema pobreza, por su parte, bajó del 17.2% al 14.6% y, tras superar algunas preocupaciones, una cantidad importante de Objetivos del Milenio están de nuevo en marcha.

Nicaragua también está compartiendo prosperidad. El país destaca en la región en términos de progreso hacia el crecimiento compartido.  A continuación, algunos de los progresos que ha registrado Nicaragua en los últimos años.


Más caminos rurales. Desde que el huracán Mitch golpeó al país en 1998, AIF ha invertido más de $256 millones en la mejora de los caminos rurales y las vías secundarias. Para esto se ha combinado el uso de la técnica de adoquinados con la estrategia de AIF de utilizar a la comunidad para fomentar el desarrollo. Esto ha permitido rehabilitar y adoquinar decenas de kilómetros a muy bajo costo.

Conectar a los pobres. AIF se ha enfocado  desde el 2001 en ayudar a proveer servicio telefónico, lo que ha beneficiado a unas 500.000 personas en 365 pequeñas comunidades. Asimismo, a la fecha un proyecto de telecomunicaciones rurales está contribuyendo a llevar conexiones de internet y más de 500 pueblos han conseguido su primer teléfono público. A esto se suma el financiamiento de 37 torres de comunicaciones, que benefician ya a más de 60.000 personas, y completarán la cobertura de alta velocidad en el país.

Amplia agenda social. La labor de Nicaragua en el sector social destaca por la oferta integral y entrelazada de servicios públicos. Aquí resalta el Sistema Nacional de Bienestar Social que comprende servicios de salud para la familia y la comunidad. Además, un nuevo plan de educación con enfoque especial en la primera infancia; así como el Programa Amor, un sistema de protección para familias con niños en riesgo que surge desde la base de la comunidad.

Agricultura. Desde 1993, AIF ha invertido $80 millones en tres proyectos de tecnología agrícola y ha obtenido fondos por $23 millones en cofinanciamiento destinados a productores rurales pequeños y medianos para un mejor acceso a la agricultura sostenible, a la reforestación, y al manejo de recursos naturales; así como  a las innovaciones tecnológicas y para  fortalecer el entrenamiento agrícola y la investigación.

Agua y saneamiento para todos. Comunidades rurales y barrios pobres urbanos están comenzando a disfrutar de un servicio de agua y saneamiento. Hasta ahora son 30.000 los hogares beneficiados. Pero el programa no llega solo hasta ahí. AIF también está ayudando al país a desarrollar programas pilotos como el de lavado de manos, conservación de agua y tratamiento de aguas servidas. También está contribuyendo a involucrar al sector privado para suministrar mejores sistemas sanitarios en los hogares rurales.

Empoderar a comunidades vulnerables. Los pueblos indígenas y comunidades afrodescendientes de Nicaragua representan cerca del 12% de la población. AIF ha invertido cerca de $80 millones en programas de administración de tierras al que se sumó en marzo de 2013 un nuevo proyecto por $40 millones. Con este programa, 15 de los 21 territorios indígenas nicaragüenses en las regiones Atlánticas (cerca del 17% del territorio nacional) han recibido titularización, beneficiando a más de 104.000 personas de 214 comunidades en cinco importantes grupos étnicos.



Image
Entre 2005 y 2009, la tasa de pobreza en Nicaragua cayó cerca de seis puntos porcentuales –lo que representan unas 230.000 personas que ya no son pobres- en las áreas rurales. La extrema pobreza, por su parte, bajó del 17.2% al 14.6%.