ARTÍCULO

El agua como servicio universal

Agosto 29, 2012

Image

Planta de Potabilización y Bombeo en Aguas Corrientes, Canelones, Uruguay.

Cortesía OSE

TITULARES
  • El 100% de los uruguayos tiene acceso a agua potable.
  • Sin embargo, casi la mitad del agua se pierde debido a tuberías viejas, robos o fraudes.
  • Se van a construir plantas de tratamiento en todas las capitales del litoral del país.

Uruguay es uno de los pocos países de América Latina y el Caribe donde el 100% de los hogares tienen acceso al agua potable. Tras alcanzar esta meta en 2008, ahora el país afronta otros desafíos.

Para la empresa pública Obras Sanitarias del Estado (OSE), que abastece al 98% de la población, esos retos se resumen en tres: aumentar en un punto porcentual la cobertura de la red -al 99%-; disminuir el porcentaje de agua desperdiciada, que alcanza el 47% del agua potabilizada por OSE; y ampliar la cobertura de saneamiento, desde el actual 45%, al 60% para 2015.

La red de tuberías en el país supera los 15.000 kilómetros, pero aún hay hogares alejados y escuelas en zonas rurales que hay que conectar, según el presidente de OSE, Milton Machado. El foco, sin embargo, se centra en la cantidad de agua que se pierde: El 27% del agua desperdiciada se debe a la antigüedad de las cañerías (algunas de hasta 60 años). Machado señala que a un ritmo de 150 kilómetros por año, se están cambiando estas tuberías, principalmente las que están debajo de calzadas y aceras.


" No regalar el agua significa también educar en el uso responsable de la misma "

Milton Machado

Presidente de OSE

Combatir el fraude

Además, otro 12% corresponde a agua no facturada por hurto, fraude o alteraciones por parte de los usuarios. En este sentido, OSE está aplicando una sectorización de barrios, para evaluar la cantidad de agua que ingresa a determinada zona y la que se factura; cambio de medidores, y se está desarrollando en Montevideo un plan piloto de medición a distancia.

El presidente de OSE comenta que existen programas especiales, incluidas “tarifas sociales” de unos tres dólares por mes para las familias de bajos recursos. “No regalar el agua significa también educar en el uso responsable de la misma”, afirma.

En cuanto a saneamiento, la meta es que dentro de tres años, las conexiones pasen de  250 mil a 300 mil. Pero además, se están haciendo obras millonarias en Ciudad de la Costa, Punta del Este y Ciudad de Maldonado, donde se ha registrado el mayor crecimiento poblacional, según el censo de 2011. El plan es llegar a cubrir el 60% de la población.

Machado sostiene que la ejecución de estos planes será posible con el respaldo de organismos internacionales y es en ese marco que el Banco Mundial participa en el proyecto “OSE Sostenible y Eficiente”, aprobado a comienzos de julio pasado, al que aportará 42 millones de dólares.