Esta página en:

ARTÍCULO

Haití reforma el clima de los negocios para estimular la reconstrucción y la creación de empleos

Noviembre 05, 2012

Haití reforma el clima para la creación de empleos

Las pilas de camisetas de Calvin Klein se reducen minuto a minuto a medida que los diligentes clientes de Costco las retiran de los estantes como si fuesen el producto estrella de la temporada. 

Las camisetas blancas son elementos fijos de cualquier guardarropa norteamericano, pero éstas, hechas de fino algodón tejido, parecen ser una ganga. 

Pocos clientes parecen percatarse de la etiqueta ‘Hecho en Haití’ -- un sello de calidad en uno de los mercados más competitivos de los EE. UU., la industria textil, que parece estar creando oportunidades para los empresarios e inversores haitianos.

Codevi, fabricante de camisetas Calvin Klein y otras prendas de marca, emplea a más de 6000 haitianos en su fábrica de Ouanaminthe -- una contribución significativa al trabajo de tiempo completo en un país donde el 80 por ciento de la fuerza laboral es autónoma o trabaja de manera informal.

Los tomadores de decisiones, expertos y demás ciudadanos de la parte occidental de La Española coinciden en que los puestos de trabajo de calidad representan el único factor que puede mejorar las perspectivas a largo plazo de Haití e impulsar la recuperación inmediata del país.

El Presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, espera dar un nuevo impulso a esta propuesta durante su primera visita a Haití desde que asumió la presidencia de la institución multilateral.

Kim recalcará la importancia de generar puestos de trabajo a la dirigencia haitiana, incluidos el Presidente Michel Martelly y el Primer Ministro Laurent Lamothe, así como a la cúpula empresarial, con quien se reunirá en los próximos dos días.

“Si bien se ha logrado avanzar mucho en cuanto a la recuperación de Haití, la reconstrucción y el desarrollo del país demandarán un esfuerzo coordinado por un período prolongado. Nuestro compromiso es apoyar a Haití en su paso de la reconstrucción de emergencia al desarrollo económico para poder crear oportunidades para todos”, dijo Kim.

Las inversiones privadas en el sector de los servicios, que tienden a crear la mayor cantidad de puestos de trabajo, están aumentando.

La central eléctrica E-power, el parque industrial Codevi, la empresa de telecomunicaciones vietnamita Viettel y el fondo de capital de riesgo Leopard son apenas algunos ejemplos recientes de grandes inversiones locales y extranjeras realizadas conjuntamente con empresarios locales. Estas iniciativas, respaldadas por la CFI, están generando miles de puestos de trabajo bien remunerados en Haití. 

Pero no es suficiente.  El sector informal sigue siendo una fuerte atracción, albergando a la mayoría de la fuerza laboral haitiana de 4 millones de personas.  Conformado mayormente por micro y pequeñas empresas no reguladas, el sector informal paga salarios bajos y proporciona condiciones de trabajo precarias, un reflejo de la baja productividad y de falta de economía de escala, de acuerdo a los expertos.

Los haitianos saben esto y están emprendiendo una serie de reformas para mejorar el entorno de negocios y el clima de inversiones del país -- ambos ejes de una economía moderna.

Un elemento crucial de este plan es el desarrollo de infraestructura confiable, una mejor regulación y mejor acceso al financiamiento para los creadores de puestos de trabajo: las pequeñas y medianas empresas.

Siendo el costo de abrir un nuevo negocio en Haití más de ocho veces el promedio regional, el país ocupa el puesto n.º 173 entre los 185 países analizados en el informe ‘Doing Business’ de 2013, que mide la facilidad para hacer negocios.

 

Open Quotes

Si bien se ha logrado avanzar mucho en cuanto a la recuperación de Haití, la reconstrucción y el desarrollo del país demandarán un esfuerzo coordinado por un período prolongado Close Quotes

Jim Yong Kim
Presidente del Banco Mundial

Las reformas apuntan a aquellos sectores con mayor potencial para el crecimiento y la creación de puestos de trabajo: construcción, manufactura liviana, prendas de vestir y agricultura, que pueden aprovechar las ventajas competitivas de Haití. Dichas ventajas incluyen una fuerza laboral muy grande y sin aprovechar, proximidad a los principales mercados, acuerdos de libre comercio con los EE. UU., Europa y Canadá, activos culturales y turísticos únicos y un sistema financiero sano.

Las Zonas Económicas Integradas -- polos industriales, comerciales y residenciales -- son un componente importante de la estrategia gubernamental para promover el crecimiento económico y crear puestos de trabajo en el sector formal.  Un reciente estudio de la CFI afirma que dichas zonas podrían generar más de 380.000 puestos de trabajo en Haití en las próximas dos décadas.  

“Cualquier estrategia de empleo en Haití debe tener un enfoque dual, promover la creación de puestos de trabajo nuevos, estables y en el sector formal mientras mejora las condiciones laborales en el amplio sector informal”, dice el Especialista Sénior del Sector Financiero Juan Buchenau.

Sin embargo, los obstáculos a las inversiones -- especialmente en la industria textil, manufactura liviana, construcción y turismo -- deben eliminarse para poder impulsar la economía formal de Haití, dice Buchenau.

Algunos de estos obstáculos incluyen el mejoramiento del marco normativo e institucional que rige las transacciones seguras, los derechos por insolvencia y las Zonas Económicas Integradas.

El turismo es la única industria que puede rivalizar con la producción textil como fuente de puestos de trabajo de calidad en Haití.

Los inversores y empresarios están fijando sus ojos en el norte del país como un lugar privilegiado para el desarrollo de una nueva Meca turística. 

El Parque Historia Nacional, hogar de la famosa Ciudadela Henry y el Palacio de Sans Souci; el centro histórico de Cap Haïtien; y muchas playas pintorescas y eventos culturales son solo algunos de los principales atractivos turísticos de Haití.

Una de estas playas norteñas, Labadee, fue concesionada a Royal Caribbean Cruises International hasta 2050. Visitada anualmente por 700.000 pasajeros de cruceros, Labadee da cuenta de la mayor parte de los ingresos turísticos de Haití desde 1986.

Sin embargo, los vínculos directos con la economía local son mínimos. La mayor parte de los turistas no salen del enclave de Labadee debido a la falta de transporte, infraestructura recreativa y atractivos adecuadamente mantenidos. Dichos obstáculos también frenan a los turistas de la vecina República Dominicana y de Puerto Príncipe a la hora de visitar el norte.

Expertos como Buchenau piensan que podrían crearse varios miles puestos de trabajo simplemente solucionando estas limitaciones.

Los proyectos combinados de inversión y asesoría de la CFI respaldan la creación de 5000 nuevos puestos de trabajo así como la permanencia de otros 5000.