Esta página en:

ARTÍCULO

Cambio climático: ¿Está preparada América Latina para un aumento de 4 grados en la temperatura mundial?

Noviembre 19, 2012

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Nuevo informe alerta de los efectos desastrosos si la temperatura mundial aumenta 4 grados.
  • América Latina y el Caribe sería una de las regiones más afectadas por el incremento de la temperatura.
  • La adaptación a los cambios actuales aumentará la capacidad de la región para enfrentar desastres en el futuro.

WASHINGTON DC, 19 de noviembre de 2012 – Huracanes más frecuentes e intensos, menor superficie cultivable y pérdida de zonas bajas son apenas algunas de las posibles consecuencias para América Latina y el Caribe si la temperatura mundial aumentara 4 °C hacia 2100, de acuerdo al nuevo estudio ‘Bajando la temperatura’. Un aumento que duplica la meta reconocida a nivel internacional de 2 °C, ampliamente considerada como el punto de inflexión tras el cual el daño ambiental se torna irreparable.

Responsable de solo una fracción (12,5%) de las emisiones mundiales totales, América Latina podría ser una de las regiones más castigadas si la temperatura aumentara, siendo las zonas más afectadas el Caribe y las regiones tropicales, y las poblaciones pobres de la región las que más sufrirían.

Ejemplos concretos de este impacto:

Mayor nivel de los océanos: desde 1998, el deshielo de los campos de hielo patagónicos han contribuido un 2% del aumento anual en el nivel del mar. A medida que la temperatura sube, esta tasa probablemente también aumente; el informe estima que el nivel del mar aumentará entre 0,5 y 1 m para comienzos del siglo entrante. Dicho aumento podría ocasionar daños incalculables a las pequeñas islas caribeñas que se encuentran apenas por encima del nivel del mar, contaminando humedales de agua dulce vitales para el suministro de agua de esas islas; las pérdidas totales se cifran en US$68.200 millones para 2080, buena parte de ellas asumidas por la industria turística de esa región.

Tormentas frecuentes: uno de los riesgos meteorológicos más peligrosos para la región, se espera que la frecuencia de las tormentas tropicales de alta intensidad aumente, siendo América Central y el Caribe una de las cuatro regiones con mayores probabilidades de padecer las consecuencias de los daños resultantes. Esto sería particularmente preocupante en países como México, cuya costa oriental, como explican los expertos en este blog, ya está expuesta a un riesgo considerable, sobre todo dada la velocidad a la que crece la población e infraestructura local.

Más sequías: dado el crecimiento de la población mundial, se espera que la demanda de alimentos también aumente. Hogar de un tercio de la tierra cultivable y de los recursos del mundo, la región está bien ubicada para convertirse en uno de los principales productores de alimentos a futuro. Sin embargo, como se pudo observar en la grave sequía que afectó a México este año, el informe advierte que un aumento de 4 °C tendría un impacto muy importante en la superficie de tierra cultivable, que disminuiría, especialmente en América Latina, África e India.

 

Open Quotes

Prepararse ante los desastres naturales de hoy constituye el primer paso en la adaptación a los desastres naturales de mañana Close Quotes

Erick Fernandes
Asesor del Banco Mundial para Cambio Climático

Adaptación al cambio climático

Aun hoy, el clima mundial está cambiando y por lo tanto las diferentes regiones deben adaptarse para poder maximizar su capacidad de recuperación ante los cambios. Como explica el Asesor del Banco Mundial para Cambio Climático, Erick Fernandes, “prepararse ante los desastres naturales de hoy constituye el primer paso en la adaptación a los desastres naturales de mañana”.

  • En el caso de América Latina, esta capacidad de recuperación significa:
  • Asegurar que la infraestructura regional pueda soportar los nuevos ‘extremos’ climáticos
  • Utilizar una mayor variedad de cultivos, que tengan un buen rinde en caso de sequía, inundación y alta temperatura, así como garantizar los cultivos futuros mediante bancos de semillas. 
  • Priorizar el uso territorial para conservar y gestionar peligros múltiples
  • Implementar planes de respuesta a situaciones de emergencia y sistemas de alerta temprana
  • Establecimiento de redes de protección y seguridad social para proteger a los grupos más vulnerables de la región.
  • Intercambio de mejores prácticas y sistemas de información entre países.
  • Monitoreo del tiempo y clima regionales

¿La solución radica en el crecimiento verde?

Ofreciendo una panorámica de la más reciente climatología, el informe advierte que la temperatura mundial apunta a una suba de 4 °C y que los más recientes compromisos en términos de gases de efecto invernadero no reducirán en mucho esta cifra. Sin embargo, un compromiso sostenido con el crecimiento verde e inclusivo podría limitar este aumento a 2 °C.

Actualmente, América Latina emite el 12,5% de los gases de efecto invernadero del mundo, aunque la creciente población urbana y la tasa de motorización aparecen en el informe ‘Crecimiento verde inclusivo en América Latina y el Caribe’ como fuentes potenciales de degradación ambiental en caso de no corregirse.

De todas maneras, la región ya asumió el desafío, muchos países están llevando a cabo soluciones innovadoras y ecológicamente saludables, adaptadas a sus responsabilidades ambientales.

En particular:

Se han establecido sistemas de autobuses de transporte rápido en toda la región para fomentar el uso de transporte público y reducir la dependencia del automóvil, yendo a la vanguardia en términos de transporte público en el mundo en desarrollo.

La generación eléctrica en América Latina se multiplicó en más de dos veces en los últimos 20 años, aunque un aumento en la utilización de recursos renovables, así como de gas natural, ayudaron a que la región redujera su dependencia del petróleo y del diésel, reduciendo de esta forma la huella de carbono de su industria eléctrica.

Siendo algunos de los principales productores agropecuarios del mundo, varios países de América Latina han reducido la huella ambiental de la industria a través de esquemas para la conservación de bosques y áreas arboladas, así como fomentando la reforestación, como este en Costa Rica.

Actualmente, el Banco está trabajando junto a 130 países de todo el mundo para solucionar el cambio climático, duplicando los créditos para adaptación. Ahora mismo están operando US$7200 millones en Fondos de inversión en el clima en 48 países, 14 de los cuales se encuentran en América Latina y el Caribe.