Esta página en:

ARTÍCULO

Latinoamérica: pese a crisis, remesas mantienen vitalidad

Noviembre 20, 2012

Remesas a América Latina aumentaron en 2012

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Nuevo informe prevé en 2012 el envío de remesas a Latinoamérica crecerá un modesto 2,9%, llegando a los 64.000 millones de dólares.
  • Con la recuperación económica, las remesas hacia Latinoamérica crecerán progresivamente
  • Los principales países receptores de remesas en el 2012 son India, México y Nigeria.

Las remesas, un oxígeno de muchas economías latinoamericanas, son también el pilar de millones de hogares que reciben este sustento mensual de familiares en el extranjero.

El envío de dinero hacia América Latina se ha visto favorecido por la recuperación económica de Estados Unidos y también por la mejora del mercado de trabajo, aunque el devenir incierto de las economías de la Eurozona ha hecho que las remesas se moderaran y no legaran al esplendor de otras épocas.

Aun y así, un nuevo informe prevé que durante el 2012 el envío de remesas a Latinoamérica crezca un modesto 2,9%, llegando a los US$64.000 millones.

El informe estima que, con la recuperación económica, las remesas hacia Latinoamérica crecerán progresivamente. Para el 2013, por ejemplo, se prevé que sumen US$68.000 millones, mientras que en 2014 llegarán a los 75.000 millones en 2015 a los 84.000. Para México, la historia es otra. Las remesas se mantuvieron estáticas entre julio y setiembre, con un crecimiento de 0%, lo cual parece contradictorio a la luz de la mejora del mercado laboral en EE.UU. Expertos lo atribuyen a una caída en el flujo migratorio desde México.

A nivel global los resultados tienen otra cara. Las cifras oficiales estiman que el flujo de remesas mundiales ascenderá a US$406.000 millones en 2012, cifra que representa un incremento del 6,5% en relación al año anterior. Según estima el informe, para el año 2013 las remesas crecerán un 8% en 2013 y un 10% en 2014.

“Los trabajadores migrantes están mostrando una tremenda adaptación a la continuada crisis económica”, dijo Dilip Ratha, Director de la unidad de Remesas del Banco Mundial y autor del informe. “Su habilidad para encontrar empleos alternativos y restricciones en los gastos han prevenido el retorno a sus países de origen”.

Ante este panorama, urge la necesidad de abaratar los costos asociados al envío de remesas -de media un 9% del dinero enviado-, para lograr que los recursos que llegan a los países en desarrollo tengan una repercusión más amplia.

Open Quotes

Los trabajadores migrantes están mostrando una tremenda adaptación a la continuada crisis económica Close Quotes

Dilip Ratha
Director de la unidad de Remesas del Banco Mundial

En este sentido, Centroamérica y el Caribe están llevando a cabo una iniciativa pionera a nivel mundial. Una nueva plataforma online, creada por el Banco Mundial y otros organismos, ofrece la posibilidad de comparar precios y elegir la opción que más convenga tanto para quien envía como para quien recibe el dinero. Solo en 2010, los centroamericanos y dominicanos que viven en Estados Unidos enviaron US$14.900 millones a sus países a un costo global de US$700 millones. Esto supone un fuerte impacto en las economías de los países y representa un sustento imprescindible para miles de hogares.

¿Cómo afecta la crisis a las remesas?

Desde la crisis del 2008 y 2009, se ha producido una recuperación de los trabajos por parte de los migrantes de Estados Unidos, especialmente aquellos con conocimientos técnicos. De todas formas, países europeos que tradicionalmente destacaban en el envío de remesas -España, Italia, Reino Unido- se han visto perjudicados por la situación de sus mercados de trabajo, y esto ha provocado que los flujos de remesas disminuyeran.

A pesar del crecimiento en el envío de remesas que se prevé para los próximos años, la crisis económica está mermando el envío de dinero especialmente en Europa, Aia Central y el África Sub-Sahariana.

Los principales países receptores de remesas en el 2012 son India -con US$70.000 millones, México –US$24.000 millones cada uno- y Nigeria –US$21.000 millones. Otros países que destacan son Egipto, Pakistan, Bangladesh, Vietnam o Líbano.