Esta página en:

ARTÍCULO

Brasil: Los candombleros de Salvador protegen el ambiente y sus tradiciones

Marzo 02, 2013

La cascada de Oshun, en la reserva de Salvador, donde se practican tradiciones religiosas locales.

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Se regenera Sao Bartolomeu, la reserva de selva tropical de Salvador.
  • Cuatro vecindarios o 200.000 personas obtendrán nuevos hogares y mejoras.
  • El proyecto pone énfasis en el desarrollo con respeto del ambiente mientras protege las tradiciones locales.

En Sao Bartolomeu, la enorme reserva de selva ubicada al norte de Salvador, las cascadas bullen con renovados bríos. De hecho, todo el parque está de mucho mejor ánimo desde que los seres humanos son más respetuosos con el medio ambiente, dicen quienes practican el candomblé, una antigua religión que adora a los "orishas", los espíritus en los seres y objetos de la naturaleza.

Los residentes del parque y los candomblistas asentados aquí son algunas de las 200.000 personas que se beneficiarán de Dias Melhores (Días Mejores), un proyecto del Banco Mundial destinado a preservar Sao Bartolomeu y al mismo tiempo proveer infraestructura sostenible, hogares y servicios sociales para los habitantes de la reserva y zonas aledañas, que en su mayoría viven expuestos a constantes inundaciones y deslizamientos de tierra que ponen en riesgo sus vidas. En este momento, se está reubicando unas 1.030 familias.

Oshun, la Diosa de la belleza y de las cascadas que reina en esta extensión de 155 hectáreas, aún no ha visto los beneficios completos de Dias Melhores, pero sus seguidores aseguran que ya se están notando cambios sustanciales.

"Creo que no está nada contenta estos días", dice la sacerdotisa Doña Vilma (de nombre María Ventura da Silva). "Mire esas flores de plástico en la orilla; se ofrecen como regalo a la orisha, pero también contaminan el agua".

Doña Vilma –que vivió, trabajó como portera y administró un templo de candomblé durante 35 años en Sao Bartolomeu– fue testigo de la degradación ambiental que sufrió el parque. Ahora, la sacerdotisa de 58 años reconoce los avances a medida que la región comienza a recuperarse.

A fines de este año, Días Mejores habrá beneficiado a cuatro vecindarios de bajos ingresos, pero los efectos ya se están haciendo notar. Hasta ahora, los resultados incluyen:

- Reubicación de más de 1.000 familias desde zonas de alto riesgo
- Títulos de propiedad para 500 hogares
- Viviendas nuevas o renovadas para 777 familias

Open Quotes

Queremos asegurarnos de que sigan practicando sus rituales aquí sin dañar el medio ambiente. Close Quotes

Carolina Homem
Coordinadora de desarrollo social de Dias Melhores.

Casas seguras

"He perdido mis muebles demasiadas veces y he visto morir a mucha gente de enfermedades provocadas por las inundaciones, pero no tenía dinero suficiente para irme del parque”, recuerda otra cultora del candomblé, Cícera Silva. "Adoro mi nueva vivienda, es muy segura".

Como Cícera, estas familias se están trasladando a 1000 apartamentos nuevos en las cercanías, donde tendrán acceso a agua, saneamiento y electricidad. Aquellos que no quisieron cambiarse a los condominios recibieron una compensación financiera que les permite comprarse una casa nueva en otra parte. 
   
Otros edificios y negocios que también están dejando la zona. Entre ellos, los templos de candomblé manejados por Cícera y Doña Vilma, al igual que una feria de comidas que funcionaba en el lugar.

Un jardín de infantes se trasladará a un edificio más espacioso y ofrecerá clases de arte y tutorías para más de 200 niños (entre 2 y 12 años). 

Además, se están construyendo tres centros comunitarios multipropósito y recintos deportivos en torno al parque.

Preservación de rituales

Luego de la reubicación, el parque será sometido a diversas renovaciones y mejoras, lo que incluye labores de limpieza y renovación de jardines. Además, ya está en marcha la construcción de un sendero que facilitará la exploración del lugar de parte de los visitantes.

Para mejorar la seguridad, se construirá una reja perimetral que circundará por completo el parque y se apostarán oficiales de policía en todo su contorno.

Por otra parte, el gobierno de Bahía está analizando un nuevo plan de administración del parque con la comunidad, especialmente con los seguidores del candomblé.

“Queremos asegurarnos de que sigan practicando sus rituales aquí sin dañar el medio ambiente”, dice la antropóloga Carolina Homem, coordinadora de desarrollo social del proyecto.

Es seguro que los candomblistas invocarán a Oshun durante las conversaciones. Se cree que la bella “orisha” regenta no solo las cascadas, sino también la diplomacia.