Esta página en:

ARTÍCULO

América Latina crecerá en 2013 a pesar de la desaceleración global

Abril 18, 2013

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Un webcast sobre el futuro de la economía en América Latina batió récords de audiencia en la región
  • En 2013 la región crecerá un 3,5%, por encima del 3% del año pasado pero por debajo del 5% de antes de la crisis.
  • Ante la desaceleración global, la región deberá incidir en el consumo interno y en la productividad para seguir prosperando

El bolsillo de los latinoamericanos volvió a colarse en el podio mediático de los temas económicos más interesantes de la semana gracias un webcast sobre las perspectivas de América Latina en 2013. El evento, en el que se pronosticó que la región crecerá este año un 3,5%, fue seguido en vivo por cerca de 3.000 personas y emitido simultáneamente en nuestra página web, en América Economía y CNNExpansión.

Decenas de participantes de todos los países de la región plantearon preguntas, y en las redes sociales el hashtag  #Perspectivas2013 fue uno de los tópicos con mayor tendencia en la región, una muestra del interés de los latinoamericanos sobre lo que le depara a la economía de sus países frente a la crisis internacional que azota especialmente a sus socios de la zona euro.

Justamente desde Twitter, @Datrusa (Daniel Trujillo) preguntó qué deben hacer los países para mantener la senda de crecimiento que registraron en los años previos a la crisis de 2008. Durante su presentación, Augusto de la Torre, economista jefe del Banco Mundial para América Latina, explicó que la región ya no contará con los vientos favorables de la economía internacional. Por ello, para seguir prosperando, deberá incidir en el consumo interno y en el aumento de la productividad, basado en un sector manufacturero fuerte, en especial en el área de servicios.

En el mismo chat en vivo, desde Paraguay había mucha atención por conocer cuál sería la cifra de crecimiento para su país. Y la respuesta seguro no les decepcionó. Según el informe del Banco Mundial, Paraguay, con un 11%, será el país que más crecerá en América Latina en 2013, seguido de Panamá con un 9%, y Perú con un 6%. Por su parte, Colombia crecerá un 4%, México un 3,5%, Brasil un 3,1 y Argentina un 3%.  

El debate en Facebook también generó comentarios interesantes, como el de Bustamante: “Considero que América Latina tiene posibilidades de tener un crecimiento sostenible, pues debido a tanta incertidumbre en las economías desarrolladas, las economías emergentes están atrayendo importantes inversiones extranjeras como en el caso de Perú, Colombia o Chile”.

Open Quotes

Las economías emergentes están atrayendo importantes inversiones extranjeras como en el caso de Perú, Colombia o Chile Close Quotes

Bustamante
Usuario de Facebook

Sin embargo, según el informe presentado durante el webcast, en el corto plazo la mayoría de países de la región continuarán dependiendo de sus recursos naturales y del capital externo para compensar el insuficiente ahorro interno.

Otra de las preguntas que despertó más interés en la audiencia fue, como resaltaron Pedro Jesús Jiménes (República Dominicana) y Marcial Apolo (Perú), cómo puede la región –además de crecer- mantener y mejorar los logros sociales de los últimos años. Durante el evento, De la Torre contestó que en el futuro “las reformas para aumentar productividad serán clave para el crecimiento y progreso social de América Latina”.

“El desafío a futuro de la política económica es preservar y profundizar los logros pasados, consolidando los réditos de un crecimiento socialmente incluyente, y hacerlo sin la ayuda de vientos a favor externos”, aseguró.

Desde Twitter, @jpriale quiso saber cómo se puede estimular el crecimiento interno y cuáles son los riesgos. La respuesta a esta pregunta comienza por comprender, dijo De la Torre, las particularidades del patrón de crecimiento de Latinoamérica, sus limitaciones y sus fortalezas.

“Aunque se habla mucho del modelo de crecimiento del sudeste asiático (basado en exportaciones de productos manufacturados, un elevado nivel de ahorro y tipos de cambio competitivos), el hecho es que las actuales circunstancias latinoamericanas presentan un marcado contraste con esta situación”.