Esta página en:

ARTÍCULO

En El Salvador, los derechos de la mujer pasan a primer plano

Mayo 28, 2013

La primera dama de El Salvador, Vanda Pignato, y el gerente de Relaciones Externas del BM en América Latina, Sergio Jellinek, en el centro Ciudad Mujer de San Martín

DESTACADOS
  • Una iniciativa de la Secretaria de Inclusión Social, liderada por la primera dama, apoya a las mujeres contra la violencia de género y que conozcan sus derechos
  • En Colón, Usulután, Santa Ana y San Martín, las mujeres cuentan con un espacio para diversas actividades, desde atención psicológica hasta asesoría sobre salud sexual y reproductiva
  • El Banco Mundial desarrolla iniciativas para generar conciencia sobre la violencia contra las mujeres y el papel clave de estas en el desarrollo económico del país

Mujeres maltratadas física y psicológicamente, que trabajan más horas y ganan casi un 20% menos que los hombres, madres solteras, jóvenes que no han terminado su educación para cuidar a sus hijos. Históricamente, el machismo ha ocupado un lugar preponderante en El Salvador, pero eso está comenzando a cambiar.

Desde 2011, una iniciativa liderada por la Secretaria de Inclusión Social ha abierto un espacio, un refugio, un lugar de esperanza donde miles de mujeres pueden encontrar asistencia médica, asesoría psicológica, legal y económica o simplemente un lugar para compartir vivencias y encontrar salida a sus problemas. Su nombre: Ciudad Mujer.

Este programa busca que se garanticen los derechos de las mujeres salvadoreñas a través de la prestación de servicios como: salud sexual y reproductiva, la atención integral a la violencia de género, el empoderamiento económico y la promoción de sus derechos.

Con cuatro centros, en Colón, Usulután, Santa Ana y el de San Martín, inaugurado el pasado marzo, Ciudad Mujer es un modelo cuyo éxito se basa en que dentro de un mismo espacio hay 16 instituciones del Estado, desde estaciones de policía para hacer denuncias hasta servicios de abogadas y psicólogas. Los centros operan solo con personal mujer, para dar un ambiente de confiabilidad.

“Todas las mujeres lo necesitábamos”, comenta una joven. “Si por mi fuera pasaría todo el día en este lugar”, comenta otra de las beneficiarias de esta iniciativa que está cambiando la vida de muchas mujeres.

Vanda Pignato, primera dama y secretaria de Inclusión Social, es admirada y reconocida dentro y fuera de El Salvador por su labor en la defensa de los derechos fundamentales y el bienestar de las mujeres.

“En Ciudad Mujer sabemos que la violencia de género y la discriminación no respeta edades y uno de los grupos más victimizados en nuestro país es el de las adolescentes y jóvenes”, afirmó recientemente Pignato en la inauguración de un taller de fútbol femenino. Destacó que se tienen que desarrollar las acciones necesarias para que las jóvenes conozcan sus derechos y sepan como ejercerlos.

Open Quotes

En nuestros proyectos hemos estado buscando soluciones a diferentes formas de violencia de género y hemos aprendido que la capacidad de las mujeres para tomar decisiones e implementarlas es un pilar crucial para la igualdad y el desarrollo Close Quotes

Carlos Felipe Jaramillo
Director del Banco Mundial para Centroamérica

El Banco Mundial impulsa el papel de la mujer centroamericana en la sociedad

El Banco Mundial también lleva a cabo iniciativas para generar conciencia sobre el impacto social que tiene la violencia contra las mujeres, especialmente en América Central.

“En nuestros proyectos hemos estado buscando soluciones a diferentes formas de violencia de género y hemos aprendido que la capacidad de las mujeres para tomar decisiones e implementarlas es un pilar crucial para la igualdad y el desarrollo”, afirma Carlos Felipe Jaramillo, Director del Banco Mundial para Centroamérica.

Pero para que eso pueda concretarse, agrega, se necesita un enorme apoyo de la sociedad que les dé los medios y las herramientas para superar esta situación adversa.

Una de las iniciativas desarrolladas por el Banco Mundial para generar conciencia sobre el problema y ofrecer soluciones prácticas a las mujeres en peligro fue un “hackatón” (competencia de programadores de software) por la Violencia Doméstica en América Central.

A lo largo de 48 horas, los participantes, jóvenes desarrolladores voluntarios de toda la región, buscaron soluciones digitales innovadoras o aplicaciones para  teléfonos inteligentes que pongan al alcance de las mujeres centroamericanas posibilidades y recursos para protegerse de las agresiones y denunciarlas.

"Es un experimento, algo nuevo. Al final, lo que nos importa es concientizar a las personas respecto de este grave problema ", explicó  Jaramillo.

Asimismo, el Banco desarrolla el Programa de Apoyo Temporal al Ingreso (PATI), que respalda al Gobierno en tres objetivos de desarrollo: suministrar apoyo al ingreso temporario para personas vulnerables en centros urbanos; mejorar la capacidad del Gobierno para ofrecer servicios de capacitación e intermediación laboral, especialmente entre los sectores pobres; y mejorar la capacidad para desarrollar un sistema integrado de protección social.