Esta página en:

ARTÍCULO

Mundo en desarrollo enfrenta desafíos internos a medida que se estabiliza la economía internacional

Junio 12, 2013

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Los riesgos de las economías avanzadas se han relajado, según informe Perspectivas económicas mundiales.
  • Reformas estructurales son necesarias en los países en desarrollo para lograr un crecimiento rápido.
  • La expansión del comercio Sur-Sur está impulsando el comercio global.

12 de junio de 2013 – La economía mundial parece estar recuperándose ahora que los riesgos de los países desarrollados tienden a atenuarse.

El crecimiento se mantiene sólido en las naciones en desarrollo, si bien a un ritmo más lento que en el período de auge previo a la crisis con sus frenéticas tasas de expansión. Esto puesto que muchos de los países de ingreso mediano se debaten con sus propios problemas causados por la falta de capacidad, sostiene la última versión del informe Perspectivas económicas mundiales del Banco Mundial publicada hoy.

Se proyecta que el producto interno bruto (PIB) mundial se expanda en alrededor de 2,2% este año y se fortalezca en 3,0% y 3,3% en 2014 y 2015, respectivamente. 

Ahora se prevé que el PIB de los países en desarrollo se sitúe en torno a 5,1% en 2013 y suba a 5.6% y 5.7% en 2014 y 2015, respectivamente; pero el crecimiento de Brasil, Rusia, India y Sudáfrica seguirá deprimido. Al observar las tendencias regionales más amplias para este año, se espera que la región de Asia oriental y el Pacífico crezca en 7,3%, Europa y Asia central en 2,8%, América Latina y el Caribe en 3,3%, Oriente Medio y Norte de África en 2,5%, Asia meridional en 5,2% y África al sur del Sahara en 4,9%.

En los países de ingreso alto, se proyecta que la consolidación fiscal, el elevado desempleo y la aún deprimida confianza de los consumidores y empresas mantendrá el crecimiento de este año en un modesto 1,2%, consolidándose en torno al 2,0% en 2014 y al 2,3% en 2015. Para la zona del euro, se calcula una contracción económica de 0,6% en 2013, en comparación con las proyecciones previas de 0,1%, y un crecimiento, si bien moderado, de 0,9% en 2014 y 1,5% en 2015.

El intercambio comercial mundial, después de contraerse durante varios meses, se está expandiendo nuevamente, pero se estima que lo hará solo en 4,0% en 2013, muy lejos del ritmo de 7,3% previo a la crisis. Parte de la resiliencia demostrada por el comercio internacional a pesar de la debilidad de las economías de ingreso alto se debe a la rápida expansión del comercio Sur-Sur. Más del 50% de las exportaciones de los países en desarrollo han estado destinadas a otras economías emergentes. Incluso si se excluye a China, el comercio entre países del hemisferio sur ha estado creciendo a un promedio de 17,5% anual en la última década, mientras que las exportaciones de bienes manufacturados se han expandido igual de rápido que las de los productos básicos.

Aspectos regionales destacados

Las perspectivas de crecimiento, incluido el panorama de cada país, se encuentran disponibles en el informe completo en: www.worldbank.org/globaloutlook

El crecimiento en la región de Asia oriental y el Pacífico fue sólido en el primer trimestre de 2013, pero más lento que el año pasado. En general, las proyecciones señalan que la economía regional se expandirá alrededor de 7,3% en 2013, antes de acelerarse a 7,5% en 2014 y 2015. La debilidad en 2013 refleja en parte un crecimiento todavía flojo de 7,7% en China, que se espera deba fortalecerse a 8,0% y 7,9% en 2014 y 2015, respectivamente. El crecimiento regional, sin incluir a China, perderá su ritmo en 2013 hasta 5,7%, en parte debido a la contracción de las políticas fiscales, pero luego se afirmará a partir del sólido crecimiento de Indonesia, Malasia, Filipinas y Tailandia. Los riesgos para la región incluyen aquellos que rodean la reducción gradual de la inversión china, el relajo cuantitativo de Japón, la rápida expansión del crédito y el aumento en el precio de los activos.

Después de perder impulso drásticamente en 2012, el crecimiento del PIB en Europa y Asia central en 2013 será respaldado por un mejor rendimiento agrícola, menos presiones de despalancamiento y el fortalecimiento de la demanda externa. Sin embargo, la recuperación se verá limitada por un débil traspaso del crecimiento a causa del lento crecimiento en el último trimestre de 2012, ajustes fiscales en curso por parte de las economías de la región, altas tasas de desempleo y una demanda todavía débil de las exportaciones. Se espera que el crecimiento de la región alcance 2,8% en 2013 y 4,2% en 2015. Las perspectivas a mediano plazo para la región dependerán fundamentalmente de los avances en cuanto a abordar los cuellos de botella estructurales al crecimiento económico, lo que incluye limitaciones en la capacidad, altas tasas de desempleo y falta de competitividad.

Se espera que el crecimiento en América Latina y el Caribe se fortalezca en forma marginal a 3,3% en 2013, a partir de 3,0% en 2012, ya que la disminución de los precios de los productos básicos y la deprimida actividad mundial harán sentir sus efectos. El crecimiento se verá de algún modo fortalecido en Argentina y Brasil, luego de haber estado muy debilitado, mientras que disminuirá en la mayoría de los exportadores de productos básicos. En Venezuela, la reversión de políticas altamente expansionistas provocará una fuerte desaceleración en el crecimiento del PIB, a 1,4% en 2013. Las mejoras en términos comerciales apoyarán el crecimiento en América Central, mientras que en el Caribe, se verá retrasado por las limitaciones financieras y los necesarios ajustes fiscales. En el mediano plazo, se espera que la economía regional crezca poco menos de 4% anual, con el apoyo de flujos de capital más firmes (principalmente IED), la recuperación de la demanda externa y reformas estructurales.

Se estima que el crecimiento en la región de Oriente Medio y Norte de África será más lento y alcanzará 2,5% en 2013, en comparación con [3,5%] en 2012, lo que refleja el segundo año de recesión en Irán, el bajo crecimiento en Egipto y un leve repunte en Argelia. Las tensiones políticas siguen con fuerza frente a las próximas elecciones y referendos, y los riesgos en cuanto a la seguridad están frenando la actividad y la inversión. El aumento en el desequilibrio fiscal y de cuenta externa entre los importadores de petróleo están exacerbando las presiones del financiamiento en relación con la abrupta baja en los flujos de capital privado desde 2010. Las perspectivas a mediano plazo para la región dependen de la solución de las tensiones políticas y los riesgos a la seguridad, y de la implementación de reformas que mejoren la base de sostenibilidad de las economías e impulsen la inversión, el empleo y el crecimiento. Se calcula que el crecimiento del PIB regional será de 3,5% en 2014 y 4,2% en 2015, a medida que se relajen las tensiones y se implementen reformas.

El crecimiento del PIB en Asia meridional cayó a 4,8% en 2012, lo que refleja principalmente la continua desaceleración en India y un crecimiento más lento en Sri Lanka y Bangladesh, al igual que en Pakistán y Nepal. Se prevé que el crecimiento del PIB regional llegará a 5,2% en 2013, antes de acelerarse a 6,0% y 6,4% en 2014 y 2015, de acuerdo con el fortalecimiento de la demanda externa, la normalización de los monzones y el repunte gradual del gasto en inversiones. Según las proyecciones, el crecimiento en India aumentará a 5,7% en el ejercicio de 2013, y se afirmará en 6,5% y 6,7% en los ejercicios de 2014  y 2015, respectivamente. El avance constante en cuanto a la consolidación fiscal y en la reducción de las limitaciones estructurales determinará el ritmo de la recuperación. Los riesgos nacionales prevalecen, incluso con un posible descarrilamiento de las reformas y lluvias de monzón más débiles de lo esperado.

El crecimiento en África al sur del Sahara sigue firme debido a la resiliencia de la demanda interna y a precios de los productos básicos relativamente altos aún. Se espera que estos factores, junto con el fortalecimiento proyectado en la demanda externa, sostengan el repunte del crecimiento durante 2013 y 2015, de alrededor de 5,2% (aparte de Sudáfrica, el crecimiento de la región promediará cerca de 6,2%). No obstante, si la recuperación esperada en los países de ingreso alto es más débil o la reducción en los precios de los productos básicos es más abrupta de lo proyectado, las sólidas perspectivas de crecimiento en la región podrían desbaratarse y causar el deterioro de los equilibrios fiscales y en cuenta corriente. Más aun, los riesgos internos para algunos países de la región incluyen el sobrecalentamiento en las economías que funcionan cerca de su plena capacidad, las condiciones climáticas adversas y la agitación política.