ARTÍCULO

En Bolivia, la infraestructura es una de las claves para la educación de calidad

Septiembre 11, 2013

Image

Estudiantes de la escuela Jaime Escalante, en Bolivia, jugando soccer en la hora de recreo.

Banco Mundial

TITULARES
  • Siete escuelas que albergan a más de 6.000 estudiantes de la periferia de La Paz se han beneficiado de mejoras en sus instalaciones.
  • La modernización ha incidido en un aumento de la matrícula, ya que los estudiantes se sienten más seguros y no tienen que trasladarse a otros centros más lejanos.
  • El proyecto Transformación de Educación Secundaria también respaldó la creación de equipos de gestión para ejecutar planes educativos que beneficiaron a casi 80.000 alumnos.

Podría darse por descontado en muchos países, pero una infraestructura sólida y acorde a las necesidades escolares marca un mundo de diferencia a la hora de ofrecer una educación de calidad. Para Miriam Chipana, estudiante de la Unidad Educativa Jaime Escalante ubicada en el barrio Cotahuma  de la Paz por lo menos es así: “Es el mejor colegio de la zona ya que tenemos cancha propia, sala de computación, mejores baños y es todo más  amplio y con más luz”.

Odón Willy Barrientos, dirigente de la junta de vecinos, padre de familia y ex alumno de la Unidad Educativa Luis Espinal del barrio Pasankeri, coincide totalmente: “Es un cambio trascendental, hace 30 años nosotros pasábamos clases en asientos de adobe y traíamos maderitas como mesas para escribir, ahora con esta nueva infraestructura se motiva a los estudiantes a salir adelante”.

Ambas escuelas fueron remodeladas en el marco del proyecto de Transformación de Educación Secundaria (Protes), financiado por el Banco Mundial, en zonas periurbanas de La Paz. El programa ha incluído la construcción de cuatro sedes educativas y la rehabilitación de otras tres, que comprenden 137 aulas que albergan a más de 6.000 estudiantes.

Todas están en funcionamiento con instalaciones sanitarias y administrativas, mobiliario, equipamiento informático y laboratorios virtuales nuevos. A esto hay que agregar la construcción y equipamiento de 95 aulas en 12 escuelas.

“Todo esto se ha traducido en una mejora en la calidad, pero también en el incremento de la cobertura”, señala Patricia Álvarez, especialista del Banco Mundial y gerente del proyecto. Por su parte, Freddy Mamani, director de la Unidad Educativa Luis  Espinal confirma un aumento de estudiantes en esa sede escolar: “La matrícula ha subido y se ha incrementado un paralelo en cada curso y así estamos con la capacidad máxima de alumnos.”


Infraestructura de calidad, mejor educación

Con las nuevas edificaciones se ha contribuido a mejorar la situación de seguridad de los estudiantes, quienes ya no tienen que desplazarse a otras escuelas, lo que también permite ahorrar en gastos de transporte para las familias y la posibilidad de reunirse con los padres en un mejor contexto.

“En este colegio he encontrado más seguridad porque está protegido por los vecinos”, afirma Mario Joaquín Maquera, estudiante de la Unidad Educativa Jaime Escalante.

Asimismo, el programa de Incentivos a Estudiantes en Riesgo alcanzó la cifra récord de 10.000 alumnos inscritos durante el período 2009-2011, quienes se beneficiaron de una educación de calidad. Esta cifra casi duplicó la meta estipulada inicialmente de 5.300 estudiantes inscritos.

Además de mejor infraestructura y apoyo para dar oportunidades a más estudiantes, equipos de gestión educativa,  conformados por directores, docentes y juntas escolares, se ejecutaron 92 planes educativos que beneficiaron a 79.780 estudiantes, 4.796 directores  y docentes y 429 padres de familia. Los planes educativos están destinados a mejorar la calidad de la educación a través de la adquisición de herramientas que apoyen el trabajo de aula.

Cuidar y mantener

Otro aspecto clave es mantener y cuidar de la nueva infraestructura, y para ello se requiere de actitudes y comportamientos que deben empezar en la familia, así como rescatar valores cívicos, bajo la premisa de la buena convivencia y respeto.

En este sentido, más de 85 mil  estudiantes de secundaria participaron  en diálogos y proyectos de aula relacionados con temas de interculturalidad, género, seguridad ciudadana, derechos humanos, ciudadanía y sexualidad integral.

“Ampliar la cobertura y la calidad de la educación escolar en Bolivia pasa por las intervenciones en infraestructura, para el Banco la educación es una prioridad porque el desarrollo humano es uno de los pilares de la Alianza Estratégica del Banco Mundial con este país en el período 2012-2015”, asegura el representante del Banco Mundial en Bolivia Faris Hadad-Zervos.