ARTÍCULO

Mejorar probabilidades de supervivencia de mujeres durante desastres naturales

Diciembre 12, 2013

La erosión del suelo causada por las inundaciones y los ciclones pone a las comunidades costeras de Bangladesh en riesgo.

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Las mujeres son mucho más propensas a perder la vida en desastres naturales que los hombres. Una nueva investigación tiene como objetivo mejorar sus probabilidades de supervivencia.
  • Un estudio realizado para la AIF, el fondo del Banco Mundial para los países más pobres, hace un inventario de los refugios contra ciclones y entrega nuevos datos sobre la preparación ante emergencias en regiones vulnerables de Bangladesh.
  • La inclusión del tema del género en la planificación en caso de catástrofes puede ayudar a evitar costosos errores y salvar vidas .
MULTIMEDIA

Fatema Begum escuchó la advertencia de evacuación cuando el ciclón Sidr se hizo sentir en la costa suroeste de Bangladesh en 2007. Pero no se marchó hasta que su casa comenzó a inundarse. El refugio más cercano estaba a solo cinco metros de distancia. Sin embargo, en la oscuridad y con el agua que subía rápidamente, esa pequeña distancia pareció que se trataba de cinco kilómetros. Con dos niños pequeños a cuestas, tuvo que luchar para llegar. Si bien lo logró arribando completamente empapada, se sintió afortunada de estar viva.

Begum describió recientemente su dura experiencia a los investigadores que intentan determinar de qué manera se pueden mejorar las probabilidades de supervivencia de las mujeres en uno de los países más propensos a desastres del planeta, y donde las mujeres han muerto en mucho mayor número que los hombres.

Su historia y varias otras están incluidas en un documental y estudio realizados para el Banco Mundial y su fondo para los países más pobres, la Asociación Internacional de Fomento (AIF) . El estudio presenta un inventario de los refugios contra ciclones y entrega nuevos datos sobre la preparación en caso de emergencias en algunas de las regiones más vulnerables de Bangladesh.

Uno de los objetivos principales de la investigación es reunir pruebas sobre cómo considerar el tema del género en el riesgo de desastres y las respuestas posteriores a una catástrofe.

“Bangladesh ha hecho una gran inversión en la gestión del riesgo de desastres, y está salvando vidas”, dice Sabah Moyeen, especialista en Desarrollo Social del Banco Mundial, que lidera esta iniciativa. “Sin embargo, la inclusión de las cuestiones de género en todos los aspectos de la planificación y recuperación en casos de desastres podría salvar más vidas”.

En 1970, antes de que existieran los sistemas de alerta temprana y de seguimiento de tormentas por satélite, el enorme ciclón Bhola causó unas 300 000 víctimas en Bangladesh. Uno de los aspectos más llamativos de dicha tormenta fue que hubo 1 víctima fatal masculina por cada 14 víctimas femeninas.

El ciclón Sidr, unos 37 años después, fue igual de poderoso, pero el número de fatalidades se redujo a alrededor de 3500. La proporción de muertes bajó  de 1 hombre por cada 5 mujeres.

Entre las dos tormentas, Bangladesh se convirtió en un modelo de preparación en casos de desastre. Se construyeron cerca de 3500 refugios contra ciclones con la ayuda de asociados, incluida la AIF. En la actualidad, hay más obras en desarrollo a través del Proyecto de Reconstrucción de Emergencia después de Ciclones, que cuenta también con respaldo de la AIF, y otras iniciativas. El Gobierno, en conjunto con la Sociedad de la Media Luna Roja, estableció el Programa de preparación para enfrentar ciclones (i) y un sistema de alerta temprana.

Una de las estrategias más efectivas fue hacer participar a las mujeres, dicen los expertos en riesgo de desastres. La mayoría de ellas estaba en el hogar, era responsable de los niños y los ancianos, y permanecía aislada cultural y socialmente. Murieron durante los ciclones porque no escucharon las advertencias, o porque tuvieron que ocuparse de otros así como de sí mismas. Muchas de ellas no querían evacuar sus hogares sin su esposo u otro varón que las acompañara.

Bangladesh hizo que las mujeres promovieran las medidas  de preparación y dispuso espacios separados para mujeres y niños en los refugios. Las mujeres salieron más rápidamente de sus hogares al ver y escuchar que otras congéneres pedían y lideraban la evacuación. Pero sigue habiendo obstáculos. En estudios recientes, las mujeres manifestaron que perciben a los refugios como lugares inseguros donde tienen que sacrificar su privacidad, y los maridos los ven como sitios a los que no quieren llevar a sus esposas.

Begum dijo que su albergue local carecía de agua potable y baños, dos cosas que consideraba esenciales. No había luz para guiarla. Una vez en el refugio, tuvo que permanecer junto a sus hijos en una habitación llena de hombres.

Open Quotes

Hay una gran oportunidad para la integración del género en la gestión del riesgo de desastres en los países más pobres. Simplemente tiene sentido. Es un buen desarrollo, donde los beneficiarios son tanto los hombres como las mujeres Close Quotes

Zuzana Stanton-Geddes
Analista de riesgos de desastres en la región de Asia oriental y el Pacífico del Banco Mundial

Dulal Forazee, del mismo subdistrito de Sharankhola, donó un terreno para que se pudiera construir un refugio con espacios separados para las mujeres y los niños. Él perdió dos hijas, de 3 y 5 años, durante el ciclón Sidr. La tormenta alcanzó a su esposa y niños cuando se dirigían hacia un albergue que estaba lejos de su hogar.

Los expertos señalan que el diseño de centros de evacuación es solo un elemento de la gestión del riesgo de desastres. De hecho, es probable que ignorar el tema del género resulte en errores que dificulten la prevención, reconstrucción, recuperación y el desarrollo a largo plazo. Por ejemplo, una investigación (i) reciente vinculó los tifones a aumentos dramáticos en las tasas de mortalidad de las niñas en Filipinas durante un periodo de 24 meses después de una tormenta, un problema que podría abordarse mediante subsidios para las familias de ingreso bajo y otras medidas.

“Los desastres suelen poner de manifiesto fallas del desarrollo y cuestiones sociales, de manera que se pueden agravar las desigualdades en una situación de desastre”, dice Margaret Arnold, especialista superior en Desarrollo Social del Banco Mundial.

El papel que ocupan las mujeres en el hogar y en la comunidad aumenta las probabilidades que ellas sepan quién es vulnerable y quién necesita ayuda. “Si la asistencia se distribuye a través de las mujeres, es más eficaz”, asegura Arnold.

Las secuelas de una catástrofe pueden ser una oportunidad para potenciar a las mujeres, por ejemplo haciendo que los títulos de propiedad conjunta sean una práctica habitual, añade la experta. De hecho, se agregaron los nombres de las mujeres a los títulos de propiedad o escrituras de viviendas en Aceh (India) y Argentina como parte del proceso de reconstrucción después de una catástrofe natural.

La representación femenina puede ayudar a asegurar que las cuestiones se vean desde varios ángulos, indica Patricia Fernandes, especialista en Desarrollo Social del Banco Mundial. Un proyecto de desarrollo impulsado por la comunidad en Filipinas requiere una representación igualitaria en los comités que también toman decisiones sobre planificación en casos de desastre y asignación de fondos para inversiones comunitarias. Una iniciativa similar se planifica para Viet Nam.

“Todo es cuestión de dar a las mujeres la oportunidad de contribuir a  la toma de decisiones”, dice Zuzana Stanton-Geddes, analista de riesgos de desastres en la región de Asia oriental y el Pacífico del Banco.

“Hay una gran oportunidad para la integración del género en la gestión del riesgo de desastres en los países más pobres”, agrega. “Simplemente tiene sentido. Es un buen desarrollo, donde los beneficiarios son tanto los hombres como las mujeres”.