Esta página en:

ARTÍCULO

“El cambio climático afecta a los más pobres de los países en desarrollo”

Marzo 03, 2014

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Los países buscan opciones para lidiar con los desafíos planteados por las temperaturas en alza.
  • Los mercados de carbono son una manera eficaz para que los países cumplan con sus metas de emisión.
  • El cambio climático puede afectar negativamente a los objetivos de reducción de pobreza de México.

A medida que el impacto del cambio climático gana presencia en nuestro quehacer diario, muchos países se han abocado a mitigar las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI) a través de mecanismos innovadores y rentables que amplían la reducción de emisiones y fomentan los flujos financieros, incluidos los llamados mecanismos del mercado de carbono.

Como forma de apoyar, facilitar y mejorar la “preparación” ante estos instrumentos, el Banco Mundial estableció una alianza mundial basada en donaciones con países desarrollados y en desarrollo para prestar asistencia financiera y técnica para la innovación e implementación de programas piloto colectivos de instrumentos de mercado para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Esta plataforma, llamada Asociación para la Preparación de Mercados (PMR, por sus siglas en inglés), está celebrando su 8a Asamblea General en la Ciudad de México, capital de uno de los países que ya tiene una agenda para prevenir y mitigar los efectos del cambio climático como parte de su plan nacional para los años venideros.

Durante esta entrevista con César Arreola, experto del Banco Mundial en mercados de carbono, analizamos la situación actual de los mercados de carbono, el papel de México en el contexto mundial y el impacto que este tipo de iniciativas puede tener en la vida diario de las familias mexicanas.

1)         ¿Qué son los mercados de carbono?

La reducción de las emisiones o “créditos de carbono” (calculados en toneladas dióxido de carbono equivalente, o tCO2e) se negocian en los mercados de carbono. Este tipo de comercialización de permisos es un método común utilizado por los países para cumplir con sus obligaciones bajo el Protocolo de Kioto; concretamente, la reducción en las emisiones de carbono es un intento por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mitigar el cambio climático a futuro.

2)         ¿Qué pasaría si los países no hicieran un esfuerzo por reducir sus emisiones de carbono? ¿Por qué es un tema acuciante?

El clima está cambiando y lo está haciendo más rápido de lo que muchos creen. Si no actuamos de forma decidida ahora, la temperatura mundial se elevará por encima de 2 grados Celsius y esto traerá consecuencias catastróficas. Esto fue discutido recientemente en un varios informes publicados por el Banco Mundial.

Un clima cambiante afecta más que nada a las personas más pobres de los países en desarrollo. Las sequías o lluvias torrenciales que derivan en inundaciones son desastrosas para las personas sin defensas ni ahorros. Un clima cambiante puede derivar en grandes migraciones de desplazados, algo que afectaría a todos los países. Debemos actuar ahora para evitar que la temperatura y el nivel del mar aumenten, así como desastres naturales cada vez más destructivos.

3)         ¿Qué tan preparados están los países para enfrentar el impacto del cambio climático? ¿Cuál es el panorama mundial al que nos enfrentamos?

Los países trabajan tanto para mitigar el cambio climático (reduciendo sus emisiones de gases de efecto invernadero) como para adaptarse a las consecuencias del cambio climático (por ejemplo construyendo rompeolas e introduciendo semillas resistentes a la sequía entre los productores). Pero esto es muy caro. En general, no hay financiamiento suficiente para implementar las medidas de mitigación y adaptación necesarias. Muchos países no están listos para enfrentar el desafío del cambio climático y los avances en la reducción de las emisiones de GEF son demasiado lentos. A este ritmo, podríamos llegar a ver algunas de las desastrosas consecuencias de la emisión de gases de efecto invernadero del pasado. Es por esto que iniciativas como la PMR son tan importantes.

4) La 8a Asamblea General de la PMR tiene lugar en México. ¿Por qué México?

México accedió amablemente a organizar la 8a Asamblea General de la Alianza. Esta es una oportunidad excelente para que México, un jugador mundial clave en cuanto a la lucha contra el cambio climático, exhiba su progreso ante las partes interesadas, incluido el público en general, el sector privado, los medios y claro está sus colegas en países desarrollados y en desarrollo de todo el mundo.

5) ¿Qué ha hecho México para reducir sus emisiones de carbono?

En los últimos años, el Gobierno de México ha hecho de la mitigación y adaptación al cambio climático una prioridad nacional. México estableció una Comisión Interministerial para el Cambio Climático en abril de 2005, produjo su primer Estrategia Nacional para el Cambio Climático en 2007 y comenzó con la implementación de un Programa Especial para el Cambio Climático en 2009.

Asimismo, desde 2012 cuenta con una Ley General de Cambio Climático que establece un mandato sin precedentes para una transición hacia una economía competitiva, sustentable y baja en carbono que pueda generar beneficios ambientales, sociales y económicos. La Ley también apoya la meta indicativa de México de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 30% por debajo del nivel sin cambios y un 50% por debajo de los niveles de 2000 para el año 2050. Esto complementa otras obligaciones, incluidos límites a la generación eléctrica mediante combustibles fósiles (los topes son 65% para 2024, 60% para 2035 y 50% para 2050).

La Ley también le confiere al Gobierno Federal Mexicano la autoridad de crear programas, políticas y actividades tendientes a mitigar emisiones, incluido un esquema de comercialización de emisiones o impuestos al carbono.

La actual administración también produjo una nueva y mejorada Estrategia Nacional de Cambio Climático, el instrumento rector de su política. Esta busca abordar —a mediano y largo plazo— los efectos del cambio climático y ayudar a la transición hacia una economía competitiva, sostenible y baja en carbono.

Para lograr esto, este año México introdujo un impuesto al carbono para los combustibles fósiles. El impuesto —relacionado directamente con el contenido de carbono de cada combustible— apunta a fomentar una transición hacia fuentes de energía más limpias (incluido el gas natural). Asimismo, la ley tributaria anual bajo la cual el impuesto fue creado le permite a México utilizar las reducciones certificadas de emisiones por proyecto (o créditos de carbono) para compensar la obligación tributaria, algo que podría apoyar la creación de un mercado de carbono doméstico.

6) ¿Cómo impactará esto en la vida diaria de la familia mexicana promedio?

Las emisiones de gases de efecto invernadero de México representan alrededor del 1,4% de las emisiones mundiales (convirtiéndolo en el 12o emisor en el mundo). Si bien se podría argumentar que la contribución del país no es significativa, México ha demostrado en varias oportunidades que “es un país globalmente responsable, convencido de que el desarrollo económico puede y debe alcanzarse protegiendo el medio ambiente, dado que es un bien público” (Estrategia Nacional de Cambio Climático).

Además, México es altamente vulnerable a los efectos del Cambio Climático. Como muestra un reciente estudio del Banco Mundial, el cambio climático podría impactar negativamente en los objetivos de reducción de pobreza de México. En México y en otros lados, el cambio climático puede fácilmente revertir décadas de esfuerzos de lucha contra la pobreza.  Como dijo el Presidente del Banco Mundial Kim Jim, “si no enfrentamos el cambio climático, no podremos erradicar la pobreza”.

7) ¿Cuáles son los siguientes pasos para México y América Latina? ¿Cuáles son los desafíos a futuro?

La creación de nuevos instrumentos de mitigación —como un impuesto al carbono— requiere de nuevas normativas y procedimientos, en particular aquellos relacionados a un mecanismo de compensación. Además, México aún debe actualizar su Programa Especial de Cambio Climático y su Programa Especial de Energía Renovable para establecer metas, objetivos y acciones específicas. Se espera que esto sea anunciado en el segundo trimestre de 2014.

Las reformas en curso también pueden llegar a requerir el realineamiento de los instrumentos de mitigación existentes y la creación de nuevos marcos regulatorios. El principal desafío es asegurarse que la infraestructura para un mercado de carbono esté en pie rápidamente. México y la región también necesitarán fortalecer y desarrollar las capacidades y conocimientos locales, de ahí la importancia del Taller Medición, Presentación de Informes y Verificación que tendrá lugar al final de esta semana.

Por último, es importante que los países latinoamericanos se beneficien y aprendan las lecciones y mejores prácticas derivadas de iniciativas de mercados de carbono similares de todo el mundo.