Esta página en:

ARTÍCULO

Ecuador: Unidos contra los desastres en Latinoamérica

Junio 10, 2014

Esta casa en México, que se asemeja a varias de Latinoamérica, demuestra porqué la región busca unirse para la reducción del riesgo en desastres. 

Delegados de varios países de la región, reunidos en Guayaquil, preparan una propuesta para la Conferencia Global sobre la Reducción del Riesgo de Desastres de 2015.
Video: Bolivia refuerza infraestructuras ante desastres

El 8 de enero de 2009 marcó a Ana Cambronero para siempre. Ese día un terremoto de 6.2 grados sacudió con fuerza su pueblo Cinchona, en el centro de Costa Rica, y causó la muerte de su esposo y sus hijos.

A pesar de su sufrimiento, Ana decidió mirar hacia adelante y trabajar junto a sus vecinos en la reconstrucción de sus vidas en lugares más seguros bajo mejores condiciones.  Gracias al esfuerzo conjunto, la tragedia fue revertida en una oportunidad de recuperación.

Hoy existe una nueva Cinchona, mucho más segura. La experiencia de Ana y de Cinchona refleja tanto las pérdidas que pueden ocasionar los desastres de origen natural como las oportunidades que brinda la gestión de riesgo.

Con este objetivo en mente, delegados de varios países de la región se reunieron en Guayaquil entre el 27 y el 29 de mayo en la cuarta sesión de la Plataforma Regional, para mostrar cómo un conjunto de organizaciones implementan proyectos de resiliencia que ayudan a reducir el riesgo de desastres en sus países.

De sus deliberaciones surgió la Declaración de Guayaquil sobre Riesgos de Desastres, documento que contribuirá a dar forma al nuevo Marco Global para la Reducción del Riesgo de Desastres en sustitución del actual Marco de Acción de Hyogo (MAH 2005-2015), que se adoptará en la Tercera Conferencia Global sobre la Reducción del Riesgo de Desastres que se realizará en Sendai, Japón, del 14 al 18 de marzo del 2015.

Muchos fenómenos naturales, un solo objetivo

Cony Silva, coordinadora de la Alianza por la Resiliencia en Nicaragua, comentó que la Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastres en las Américas es una oportunidad para promocionar, visibilizar su trabajo y adicionalmente para compartir experiencias con otros países y de esta forma hacer incidencia regional.

Nicaragua aún tiene fresca en la memoria colectiva los desastres que dejó a su paso el huracán Mitch (1998), que si bien no lo golpeó directamente como a Honduras, el poderoso ciclón dejó a más de dos millones de nicaragüenses damnificados. Y en las últimas semanas, una serie de temblores mantiene en alerta a las autoridades ante la posibilidad de un evento de mayor magnitud e impacto.

“Uno de los objetivos clave para la región, es reducir las pérdidas económicas causadas por desastres que se han intensificado en los últimos años. Un aspecto importante de esta semana será aprender de las experiencias compartidas en la aplicación del Marco de Acción de Hyogo", afirmó Margareta Wahlström, jefa de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR). 

Durante la Plataforma se reconocieron los importantes avances en los marcos normativos, la institucionalidad y las buenas prácticas, como un ejemplo, se citó la definición de la gestión del riesgo como una política de Estado en el Ecuador, las nuevas leyes de gestión integral del riesgo de Colombia, México, Perú, República Dominicana, y múltiples esfuerzos a nivel local y comunitario.

Indu Jhon Abraham, representante del Banco Mundial en Ecuador.

Open Quotes

Hay experiencias muy exitosas, un ejemplo es Panamá que está a punto de finalizar una estrategia financiera de protección del riesgo, que podrá servir de modelo para la región. En los países del Caribe se desarrolló una plataforma para el uso de información geoespacial para hacer las inversiones en gestión del riesgo. En Colombia se estudió el estado de todas las escuelas en Bogotá y se estableció un programa de escuelas seguras, para hacer las inversiones de manera más estratégica. Close Quotes

Armando Guzmán
Especialista Senior en Gestión del Riesgo del Banco Mundial

El Banco Mundial y la reducción de riesgos
 
Bishwa Raj Pandey, especialista senior en Gestión de Información del Banco Mundial, participó en la Plataforma presentando la experiencia de varios países en el Caribe, a los cuales ha ayudado a construir herramientas y aplicaciones enfocadas a la toma de decisiones acertadas en la gestión del riesgo de desastres.

Bishwa manifestó la necesidad de trabajar en plataformas de información que permitan conocer dónde es mejor invertir y construir infraestructuras más resiliente. Un ejemplo de esta cooperación es Dominica, donde se apoyó la digitalización y localización de refugios anti huracanes.

Hoy las autoridades de esa isla caribeña están al tanto de cuáles son los lugares más seguros de acuerdo a donde está ubicada la población más vulnerable y también conocen el nivel de seguridad de estos lugares respecto a la intensidad de los huracanes.

Asimismo, Armando Guzmán, especialista senior en Gestión del Riesgo del Banco Mundial, comentó algunas de las iniciativas que se trabajan en la región.

“Hay experiencias muy exitosas, un ejemplo es Panamá que está a punto de finalizar una estrategia financiera de protección del riesgo, que podrá servir de modelo para la región. En los países del Caribe se desarrolló una plataforma para el uso de información geoespacial para hacer las inversiones en gestión del riesgo. En Colombia se estudió el estado de todas las escuelas en Bogotá y se estableció un programa de escuelas seguras, para hacer las inversiones de manera más estratégica”, explicó.

Indu Jhon Abraham, representante del Banco Mundial en Ecuador, habló por su parte sobre la gestión del riesgo como oportunidad para el desarrollo: “Ex ante, se pueden construir redes de seguridad o protección para los más vulnerables, en forma de seguros, por ejemplo. Y ex post de un desastre aprovechar para hacer reconstrucciones resilientes para reducir posibilidades de daños futuros”.

Y agregó que “la reducción y esperamos en unos pocos años la erradicación de la pobreza, sean las medidas más efectivas de gestión de riesgo y promoción de desarrollo en el mundo, en la región y en Ecuador”.