Esta página en:

ARTÍCULO

Informes revelan déficits de inversiones anuales por US$864 millones y estimulan reformas en el Sector Agua y Saneamiento en Centroamérica

Junio 13, 2014

De izquierda a derecha: Panama (Ministerio de Salud de Panamá); El Salvador (Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) de El Salvador); Honduras (Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación)

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Un programa de monitoreo de los avances en materia de agua y saneamiento que ayuda a los gobiernos a priorizar las principales reformas del sector.
  • El programa también identificó la necesidad de US$864 millones en inversiones anuales adicionales para para ayudar a El Salvador, Honduras y Panamá a cumplir sus metas nacionales en materia de agua y saneamiento.
  • Como resultado de este proceso, las autoridades hondureñas están utilizando criterios de equidad para enfocar las inversiones hacia poblaciones sin acceso a agua potable y saneamiento mejorado, y promoviendo una coordinación más eficiente entre las instituciones del sector y los municipios.

Los informes se basan en un programa de monitoreo del sector agua y saneamiento que ayuda a los Gobiernos a priorizar reformas importantes y permite detectar las necesidades de inversión en el sector. Para el caso de El Salvador, Honduras y Panamá, se necesitaría una inversión anual adicional de US$864 millones para alcanzar sus metas nacionales en estas áreas.

La iniciativa “Monitoreo de los Avances del País en Agua Potable y Saneamiento” (MAPAS), que es promovida por el Foro Centroamericano y de la República Dominicana de Agua Potable y Saneamiento (FOCARD-APS) y que cuenta con el respaldo del Programa de Agua y Saneamiento del Banco Mundial (WSP, por sus siglas en inglés), publicó recientemente sus tres primeros informes. En ellos se analizan los principales obstáculos en materia de prestación de servicios, así como las reformas necesarias para, de manera eficiente, transformar los recursos financieros disponibles en servicios de calidad y sostenibles para los pobres.

Carencias en inversiones y políticas

Los informes, preparados en estrecha colaboración con los Gobiernos de la región, revelaron preocupantes diferencias entre la inversión planificada y la inversión anual necesaria para alcanzar las metas nacionales de agua y saneamiento en El  Salvador (US$255 millones), en Honduras (US$350 millones) y en Panamá (US$259 millones).

Además de la inversión, los informes abordan otros temas claves como las políticas actuales, el desempeño del sector, el intercambio de información y la prestación de servicios.

En El Salvador, la investigación demostró que, en algunas zonas urbanas, la población crece a una velocidad que supera la tasa actual de expansión de los servicios de agua y saneamiento, lo que podría poner en peligro los avances realizados hasta el momento.

Honduras enfrenta dificultades en la prestación de servicios, pues la calidad y el desempeño regular de los servicios actuales se traducen en la baja satisfacción de los usuarios y comprometen la sostenibilidad de los resultados alcanzados.

En el caso de Panamá, si bien se han logrado importantes avances, las zonas rurales y periurbanas siguen en gran medida desatendidas.

El especialista en Agua y Saneamiento del WSP para América Latina, Antonio Rodríguez, comentó que: “el financiamiento y la voluntad política no bastan para brindar acceso universal al agua y saneamiento, ni para reducir la pobreza de manera efectiva. Un mejor planeamiento, el recurso humano y tener información confiable deben formar parte de la ecuación; la buena noticia es que los gobiernos ya se encuentran ejecutando reformas importantes sobre la base de las prioridades identificadas en los informes de la iniciativa MAPAS.” 

Reestructurar políticas para dar mejores servicios a la población en Honduras

Tras las elecciones del año pasado en Honduras (2013), el Gobierno entrante pudo utilizar las recomendaciones iniciales del informe para reestructurar sus políticas del sector de agua y saneamiento y priorizar las reformas necesarias. Como consecuencia de la iniciativa MAPAS, ahora los funcionarios utilizan criterios de equidad para dirigir la inversión a poblaciones que no tienen acceso a agua potable y a mejores servicio de saneamiento, y promueven una mayor coordinación entre las instituciones del sector y los municipios. Además, el Gobierno comenzó a descentralizar los servicios urbanos, delegándose en los municipios, y a crear más servicios municipales autónomos.

“Los informes MAPAS nos han permitido percibir  mejor los grandes problemas del sector de agua y saneamiento, y establecer los pasos específicos que se precisan para garantizar que se satisfagan las necesidades de la población”, señaló Luis Romero, Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Agua y Saneamiento (CONASA), y Coordinador del Grupo Técnico Regional de Sistemas de Información del Foro Centroamericano y República Dominicana de Agua Potable y Saneamiento (FOCARD-APS) que lideran la iniciativa.

Open Quotes

Los informes MAPAS nos han permitido percibir mejor los grandes problemas del sector de agua y saneamiento, y establecer los pasos específicos que se precisan para garantizar que se satisfagan las necesidades de la población. Close Quotes

Luis Romero
Secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Agua y Saneamiento (CONASA), y Coordinador del Grupo Técnico Regional de Sistemas de Información del Foro Centroamericano y República Dominicana de Agua Potable y Saneamiento (FOCARD-APS) que lideran la iniciativa

Sistema de calificación permite identificar barreras

A fin de identificar las barreras principales que afectan la prestación de servicios, los informes de la iniciativa MAPAS calificann diversos aspectos del sector utilizando un “sistema de calificación de agua y saneamiento”. En una escala de 0 a 3, el sistema evalúa el curso que sigue el financiamiento en el país para transformarse en servicios sostenibles de agua y saneamiento en cuatro áreas: agua rural, agua urbana, saneamiento e higiene rural, y saneamiento e higiene urbano.

Las calificaciones se centran en tres grandes pilares: la eficacia del marco institucional, los resultados concretos obtenidos con el desarrollo de planes y actividades del sector y la sostenibilidad de los servicios prestados.

Si bien en un principio la iniciativa MAPAS se concentró en El Salvador, Honduras y Panamá, en la actualidad se está ampliando a otros cinco países de la región.

“A través de esta investigación se llegó a la conclusión de que los Gobiernos de la región  enfrentan desafíos similares para cumplir con sus metas de agua y saneamiento”, dijo Marco Fortín, Presidente Pro-Tempore 2014 del FOCARD-APS. “Estamos contentos de establecer alianza con el WSP en esta iniciativa y ayudar a los Gobiernos a instaurar las reformas necesarias que permitan brindar agua potable y un mejor saneamiento a quienes carecen de estos servicios”, agregó.

Última actualización: Jun 11,2014