ARTÍCULO

Nuevos informes revelan las intervenciones que funcionan para empoderar a las niñas y las jóvenes

Agosto 11, 2014


Image

Las niñas con poca o sin educación tienen muchas más probabilidades de ser obligadas a contraer matrimonio siendo pequeñas, sufrir violencia doméstica, vivir en la pobreza.

Tom Perry/Banco Mundial

TITULARES
  • A pesar de los recientes avances en aspectos importantes de la vida de las niñas y las jóvenes, sigue habiendo desafíos generalizados.
  • Nuevas evaluaciones de impacto publicadas por el Grupo del Banco Mundial arrojan nueva luz sobre las estrategias de desarrollo que funcionan en esta área.
  • Estos informes abordan cuestiones fundamentales, como la educación, el matrimonio infantil y la salud sexual y reproductiva.

Ciudad de Washington, 11 de agosto de 2014. Educar, empoderar y dar empleo a la generación de jóvenes más numerosa de todos los tiempos es vital para poner fin a la pobreza e impulsar la prosperidad compartida, los dos objetivos institucionales del Grupo del Banco Mundial (GBM). Nuevos informes de evaluaciones de impacto dados a conocer por el Grupo del Banco Mundial, antes de la celebración del Día Internacional de la Juventud 2014, (i) arrojan nueva luz sobre qué funciona en las intervenciones con fines de desarrollo dirigidas a las niñas y las jóvenes, que todavía representan una proporción muy alta de los pobres en el mundo y enfrentan desigualdades persistentes en el hogar, la escuela y el trabajo, que las mantienen a ellas y a sus familias en la pobreza.

Estos informes se pueden encontrar en enGENDER IMPACT, (i) un portal  que contiene las evaluaciones de impacto que se relacionan con la cuestión de género y que han sido realizadas por el Grupo del Banco Mundial desde enero de 2000 en adelante. Los objetivos de enGENDER IMPACT son apoyar el intercambio de conocimientos a nivel mundial y la aplicación de las enseñanzas principales y además fomentar la realización de más y mejores evaluaciones de impacto sobre los temas clave relacionados con el género. Los informes abordan aspectos críticos para la juventud actual: la educación, el matrimonio infantil y la salud sexual y reproductiva.

  • Las niñas con poca o sin educación tienen muchas más probabilidades de ser obligadas a contraer matrimonio siendo pequeñas, sufrir violencia doméstica, vivir en la pobreza y carecer de voz y voto sobre el gasto de los hogares y su propio cuidado de la salud que sus pares mejor educadas, lo que las perjudica a ellas, a sus futuros hijos y a las comunidades. El informe "Leveling the Playing Field: Lessons from World Bank Group Gender Impact Evaluations on Education" (Establecimiento de condiciones de igualdad: Enseñanzas de las evaluaciones de los efectos en la educación desde la perspectiva de género realizadas por el Grupo del Banco Mundial) (i) se basa en 27 evaluaciones de impacto en 18 países. En este se determinó que las intervenciones estructurales combinadas con incentivos financieros a nivel individual y familiar pueden tener mayor repercusión en el mejoramiento de los resultados educativos y las condiciones de igualdad para las niñas, las cuales todavía enfrentan obstáculos estructurales, sociales y financieros que les impiden matricularse, asistir y terminar la escuela.
  • El informe "Preventing Child Marriage: Lessons from World Bank Group Gender Impact Evaluations" (Prevención del matrimonio infantil: Enseñanzas de las evaluaciones de los efectos desde la perspectiva de género realizadas por el Grupo del Banco Mundial) (i) señala el sólido vínculo que existe entre el matrimonio infantil y la pobreza, además de las oportunidades educativas. En 18 de los 20 países donde existe mayor prevalencia de casos de matrimonio infantil, las niñas sin educación tienen hasta seis veces más probabilidades de casarse precozmente que aquellas con educación secundaria. Este informe sintetiza siete evaluaciones de impacto y demuestra que las medidas que pueden ayudar a retrasar el matrimonio infantil son el apoyo al aumento del nivel de instrucción de las niñas, a una mayor valoración de la enseñanza, y a la ampliación de sus oportunidades. Las intervenciones promisorias están comenzando a abordar los factores que impulsan el matrimonio infantil, (i) pero se necesitan evaluaciones más rigurosas a largo plazo. Los esfuerzos exitosos son prometedores en cuanto a que se pueda romper el ciclo de la pobreza y fomentar una generación de mujeres jóvenes que tengan mayor educación y autonomía, y que asimismo estén insertas en el mundo del trabajo.
  • Una de cada cinco niñas en los países en desarrollo queda embarazada antes de los 18 años, y la mayoría de las muertes de las niñas entre 15 años y 19 años en el mundo en desarrollo —casi 70 000 anualmente— están relacionadas con complicaciones durante el embarazo. Millones de jóvenes en todo el mundo no pueden ejercer plenamente sus derechos sexuales y reproductivos. El informe "Advancing Women’s Sexual and Reproductive Health: Lessons from World Bank Group Gender Impact Evaluations" (Fomento de la salud sexual y reproductiva de las mujeres: Enseñanzas de las evaluaciones de los efectos desde la perspectiva de género realizadas por el Grupo del Banco Mundial), (i) sobre la base de siete evaluaciones de impacto, busca resumir las lecciones aprendidas de los programas destinados a dar a las mujeres y las niñas el control sobre su propia salud sexual y reproductiva, incluyendo las decisiones que determinan su riesgo a contraer el VIH y otras infecciones de transmisión sexual, así como los embarazos no deseados, inadecuadamente espaciados y precoces. La implementación de intervenciones integrales e interactivas en las escuelas y los entornos comunitarios, el aumento del acceso a la educación y la promoción del empoderamiento de las niñas podrían ayudar a mejorar los resultados en esta área, sobre todo entre las adolescentes. 

Satisfacer las necesidades de los 1800 millones de personas que tienen en la actualidad entre 10 años y 24 años y ayudarlas a alcanzar su potencial productivo “definirá el futuro del mundo”, según Babatunde Osotimehin, director ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Uno de los principales informes del GBM dado a conocer en mayo de 2014, Voice and  Agency: Empowering Women and Girls for Shared Prosperity, (Voz y participación: Empoderar a las mujeres y niñas para promover la prosperidad compartida) (i) se hace eco de esta idea y condensa las mejores estrategias para ampliar las oportunidades para las jóvenes en todo el mundo, incluyendo la prevención del matrimonio infantil, el aumento del nivel de instrucción, y la mejora de sus opciones en materia de salud sexual y reproductiva.

A pesar de los recientes avances en aspectos importantes de la vida de las niñas, los desafíos siguen siendo generalizados, con frecuencia como resultado de carencias y obstáculos que están extendidos, los cuales a menudo violan los derechos más básicos de las niñas y multiplican debido a la pobreza y la falta de educación. 

Este documento y los nuevos informes de investigación ponen de relieve la importancia de empoderar a las niñas y las jóvenes e invertir en ellas, ya que esto aportará amplios beneficios a las futuras generaciones.





Api
Api