ARTÍCULO

Kim dice que impulsar la prosperidad compartida es esencial para abordar la desigualdad

Octubre 01, 2014


Image

El presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, con Barron H. Harvey, decano de la Escuela de Negocios de la Universidad de Howard.

Simone D. McCourtie/World Bank

TITULARES
  • En un discurso previo a las Reuniones Anuales, el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, señaló que las personas de ingresos bajos deben poder participar de los beneficios del crecimiento económico.
  • En un discurso previo a las Reuniones Anuales, el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, señaló que las personas de ingresos bajos deben poder participar de los beneficios del crecimiento económico.
  • Es necesario seguir dos pasos: comprender más acabadamente de qué manera el crecimiento económico en el plano nacional influye en el desarrollo de los hogares individuales y evaluar el impacto de los proyectos del Grupo Banco Mundial en las ganancias de las personas de ingresos bajos.

El presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, dijo que impulsar la prosperidad compartida para el 40 % de las personas de ingreso más bajo de los países en desarrollo mejorará el nivel de vida de todos los miembros de la sociedad, y no solo de unos pocos afortunados.

“Nuestro objetivo de impulsar la prosperidad compartida se logrará aumentando los ingresos, creando empleos, educando a los niños y ofreciendo a todos acceso a alimentos, agua y atención de la salud,” indicó Kim, durante un discurso con anterioridad a las Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) frente a una audiencia compuesta por alumnos y docentes de la Universidad de Howard. “Al hacer esto, lograremos aumentar nuestra riqueza y volvernos más humanos”.

El presidente enfatizó en la necesidad de ayudar a los países de ingreso bajo a hacer crecer sus economías. Tan solo en los últimos cuatro años, las altas tasas de crecimiento de China (i) e India (i) han posibilitado que 233 millones de personas dejaran de vivir en la pobreza.

Pero los pobres de estos países deben poder participar de los beneficios de ese crecimiento, agregó. Kim citó un reciente informe de Oxfam International que señala que la fortuna combinada de las 85 personas más adineradas del mundo equivale a lo que poseen los 3600 millones de personas más pobres del mundo.

“La prosperidad compartida es parte de los objetivos principales del Banco simplemente porque es necesaria para poner fin a la pobreza”, dijo Kim. “Con tantos africanos, así como asiáticos y latinoamericanos, en situación de pobreza extrema, esta situación es una mácula en nuestra conciencia colectiva”.

El presidente señaló que la epidemia de ébola en África occidental demuestra la importancia de abordar la desigualdad. “Esta pandemia muestra el costo letal de la desigualdad en el acceso a los servicios básicos y las consecuencias de nuestro fracaso en la resolución de este problema”, dijo Kim.



" A menos que detengamos el avance de la infección ahora mismo, habrá poca prosperidad para compartir, sin hablar ni siquiera de la cantidad de personas que ya no tendrán la posibilidad de acceder a lo que quede "

Jim Yong Kim

Presidente del Grupo Banco Mundial


El Grupo Banco Mundial ha transferido US$105 millones de financiamiento de emergencia a Guinea, (i) Liberia (i) y Sierra Leona (i) para la lucha contra el ébola, un monto superior al entregado por cualquier otra organización, dijo el presidente. En total, el Grupo Banco Mundial ha comprometido US$400 millones en respaldo de medidas de tratamiento y contención.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han estimado que en el peor de los casos, (i) 1,4 millones de personas podrían contagiarse con el virus del Ébola.

“Debemos hacer todo lo que esté en nuestras manos para prevenir miles de muertes innecesarias y una catástrofe económica… Nuestra capacidad para impulsar la prosperidad compartida en África occidental —y potencialmente en todo el continente africano— puede estar disminuyendo en forma acelerada”, dijo Kim. “A menos que detengamos el avance de la infección ahora mismo, habrá poca prosperidad para compartir, sin hablar ni siquiera de la cantidad de personas que ya no tendrán la posibilidad de acceder a lo que quede”.

Para impulsar la prosperidad compartida y abordar la desigualdad es necesario que el Grupo Banco Mundial siga dos pasos, señaló Kim. En primer lugar, comprender más acabadamente de qué manera el crecimiento económico en el plano nacional influye en el desarrollo de los hogares individuales, lo cual requiere recopilar datos de mejor calidad y más precisos en los países de ingreso bajo.

En segundo lugar, el Grupo Banco Mundial debe proceder a evaluar el impacto de sus proyectos en las ganancias de las personas de ingresos bajos. El presidente mencionó el ejemplo de Bangladesh, (i) donde el Grupo Banco Mundial ayudó a construir y reparar 3000 kilómetros de caminos. En solo seis años, dijo, el ingreso promedio de los hogares ubicados en las zonas de estos proyectos había aumentado un 74 % debido a que los caminos conectaban las comunidades con los mercados. En las áreas donde no se produjeron estas mejoras el ingreso promedio de los hogares se había reducido un 23 %.

Kim dijo que para lograr el objetivo de impulsar la prosperidad compartida es esencial utilizar cuatro estrategias:

·         Consolidar el capital humano;

·         Construir redes de protección social bien diseñadas e implementadas;

·         Ofrecer incentivos al sector privado para que cree empleos de calidad, y

·         Aplicar políticas sostenibles desde el punto de vista fiscal y ambiental para alcanzar estos fines.

Finalmente, Kim citó las palabras del Dr. Martin Luther King Jr., a quien calificó como “uno de mis héroes.” Dijo que King definió a la pobreza como un “pulpo monstruoso” que “extiende sus agobiantes y prensiles tentáculos sobre pueblos y aldeas de todo nuestro mundo”.

El presidente finalizó mencionando la siguiente cita del destacado líder de los derechos civiles: “Si un hombre no tiene un empleo o ingresos, no tiene vida, ni libertad, ni la posibilidad de buscar la felicidad. Simplemente existe”.


MULTIMEDIA

Api
Api