ARTÍCULO

Informe propone aplicar financiamiento basado en resultados en sector de los residuos sólidos municipales

Octubre 30, 2014

Image

Sin una financiación adecuada, las ciudades no pueden mejorar los servicios; y hasta que los ciudadanos no vean las mejoras, no van a pagar por ellos. Un enfoque de financiamiento basado en resultados puede ayudar en estos casos. Vea la galería de fotos (i)

Josses Mugabi/Banco Mundial

TITULARES
  • Se estima que las ciudades producirán 2200 millones de toneladas de residuos sólidos al año para 2025, una cantidad equivalente en basura cada día al peso de la Gran Pirámide de Giza.
  • Uno de los mayores desafíos que enfrentan las ciudades en la gestión de los desechos sólidos es el grave déficit de financiamiento en esta área.
  • Un nuevo informe analiza por primera vez cómo aplicar el financiamiento basado en resultados en el sector de los residuos sólidos municipales, a través de ocho diferentes proyectos piloto que cubren un amplio espectro de circunstancias y desafíos.

30 de octubre de 2014. Las ciudades, motores de la actividad económica y receptoras de millones de migrantes rurales cada año, generaron a nivel mundial más de 1300 millones de toneladas de residuos sólidos en 2010. Se estima que esta cifra aumentará a 2200 millones de toneladas anuales para 2025, una cantidad equivalente en basura cada día al peso de la Gran Pirámide de Giza.

Este enorme volumen de residuos afecta gravemente la salud pública, el medio ambiente, el desarrollo económico y la calidad de vida de los ciudadanos. Se puede lograr un manejo adecuado de los desechos sólidos, ya que se dispone de una serie de herramientas y tecnologías. Pero el obstáculo fundamental radica en que se debe pagar por ellas. En muchos países de ingreso bajo, los municipios ya gastan entre 20 % y 50 % de sus presupuestos en el manejo de los residuos sólidos, sin embargo, solo logran proporcionar servicios a menos de la mitad de sus ciudadanos. Una de las principales preocupaciones se relaciona con la sostenibilidad a largo plazo del sector, la cual requiere mayores esfuerzos en materia de reducción, reutilización, reciclaje y, sobre todo, evitar la producción de desechos.

Un nuevo informe del Grupo Banco Mundial y la Asociación Mundial para la Ayuda en Función de los Resultados (GPOBA, por sus siglas en inglés) titulado Results-Based Financing for Municipal Solid Waste analiza cómo aplicar un enfoque de financiamiento basado en resultados (RBF, por sus siglas en inglés) en el sector de los residuos sólidos municipales. Se trata de una innovadora herramienta de financiamiento para el desarrollo que ayuda a garantizar que los fondos públicos se usen de manera eficiente y transparente. Bajo este enfoque, la condición para recibir el pago por los servicios o ciertos comportamientos es lograr y verificar un conjunto de objetivos de desempeño explícitos y predeterminados.

¿En qué ayuda el financiamiento basado en resultados?

“Hasta hace poco, los principios y diseños del RBF no habían sido empleados ampliamente en el sector de los residuos sólidos”, dijo Farouk Banna, especialista urbano, quien junto con Marcus Lee, economista urbano, dirigió el equipo que elaboró ​​el informe. “Las ciudades enfrentan enormes desafíos en materia de gestión de residuos sólidos y prestación de servicios. El financiamiento basado en resultados –donde los pagos están vinculados a los resultados– puede desempeñar un papel importante en la mejora de los servicios y los resultados relacionados con los residuos sólidos municipales”. Algunas de las ventajas de este enfoque son:

  • Abordar ciertas cuestiones fundamentales del sector, como el cobro de tarifas y el cambio de comportamiento hacia el reciclaje y la separación de las fuentes de los residuos orgánicos;
  • Facilitar a los pobres el acceso a servicios básicos y reducir el impacto negativo de los desechos no recolectados o eliminados de manera inapropiada entre los residentes de ingreso bajo;
  • Aumentar la transparencia y la rendición de cuentas en el uso de fondos públicos a través de un proceso de verificación independiente.

Con un déficit mundial de US$40 000 millones en concepto de financiamiento para el sector de los residuos sólidos municipales, cada inversión cuenta. Cada ciudad, sin embargo, debe tener en cuenta su contexto particular para gastar sus recursos de manera más acertada.

Diferentes contextos, distintas prioridades

“Examinamos una amplia gama de proyectos y diseños de RBF”, dijo Banna. “Queríamos abarcar e incluir toda la variedad posible de escenarios de desechos que existen en la vida real”.

Para lograr esto, el informe presenta ocho estudios de caso de diseño de financiamiento basado en resultados, agrupados en tres categorías:

1.       Mejoramiento de la prestación del servicio de residuos sólidos y el cobro de tarifas

Este es un modelo adecuado para países de ingreso bajo, donde la prestación de servicios es precaria o inexistente y el cobro de tarifas para apoyar la recolección y eliminación de residuos es un gran desafío. También es útil para activar los servicios de desechos sólidos en situaciones de fragilidad y después de un conflicto, en las que el sector privado puede ser renuente a involucrarse. Este modelo cubre a ciudades de Nepal y la Ribera Occidental.

2.       Promoción de la separación de las fuentes y el reciclaje

Para los países de ingreso mediano — como China, Malasia o Indonesia—, donde las tasas de recolección de residuos sólidos municipales ya son altas, el Gobierno tiende a centrarse en mejorar la sostenibilidad financiera y ambiental del sector. El RBF se puede usar para diseñar proyectos que ofrezcan incentivos a los hogares por separar y reciclar los desechos.

3.       Fortalecimiento de la recolección y el transporte de la basura en comunidades desatendidas

Este modelo se puede aplicar a ciudades de ingreso bajo y mediano, pero es más relevante donde el objetivo es mejorar los servicios en las comunidades desatendidas y de ingreso bajo en ciudades, como las que se estudiaron en Tanzanía, Jamaica y Malí. Estos diseños de proyectos podrían integrarse en iniciativas de mejoramiento de comunidades y barrios marginales.

El informe tiene como propósito mostrar que el RBF se puede poner en práctica en muchos otros países y proyectos urbanos. El documento también señala que aunque el financiamiento basado en resultados puede ser una herramienta eficaz para mejorar la gestión de los residuos sólidos municipales, no es una panacea. Más bien, su eficacia puede aumentar si se realizan al mismo tiempo inversiones complementarias en infraestructura, se aplican reformas en materia de políticas y se entrega asistencia técnica.




slideshow