ARTÍCULO

El “factoring” móvil, una solución para impulsar la productividad agrícola en Paraguay

Noviembre 19, 2014

Image


Banco Mundial

El Banco Mundial asistió al Crédito Agrícola de Habilitación en la etapa inicial de un programa piloto para desarrollar esta iniciativa y mejorar el acceso a préstamos a los pequeños agricultores del país.

En la época de las comunicaciones omnipresentes y de las aplicaciones que facilitan la vida a las personas y las empresas, Paraguay no quiere quedarse atrás. En un país donde la agricultura representa el 20% del PIB y emplea al 24% de la fuerza laboral, las soluciones tecnológicas que se puedan dar a los productores siempre son bienvenidas para estimular la actividad y mejorar la productividad.

Es así como nace el factoring móvil, un programa piloto llevado a cabo por el Crédito Agrícola de Habilitación para sus clientes, en el que a través del teléfono celular (u otros medios electrónicos con acceso a Internet)  estos pueden pedir créditos facilitando el acceso a capital operativo.

Muchos productores agrícolas paraguayos se enfrentan a retos en la financiación de sus actividades. En 2006-2007, sólo un 18% logró obtener un crédito. Según los agricultores y asociaciones agrícolas, los principales obstáculos son las altas tasas de interés, los requisitos de información  y la distancia física.

Además, la mayoría de las ventas de los productores rurales en el Paraguay son informales. Un estudio de 2012 reveló que el 53% de los agricultores no registra sus ventas. Asimismo, muchos venden sus productos a precios bajos debido al débil acceso a los mercados y la necesidad urgente de dinero en efectivo. Otros, incorporados en las cadenas de valor, por lo general venden a crédito, pero necesitan liquidez.

Es así que con asistencia del Banco Mundial, la entidad financiera del Estado, el Crédito Agrícola de Habilitación (CAH), encargada de impulsar el desarrollo rural mediante el fomento de acceso a la financiación para micro y pequeños productores agrícolas, desarrolló el piloto de factoring móvil.

¿En qué consiste? A través de una plataforma electrónica, los productores rurales pueden solicitar créditos en base a las ventas adelantadas confirmadas a los compradores registrados, que pueden ser distribuidores, la cooperativa a la que pertenecen o supermercados, que documentan la compra con la emisión de un cheque diferido. Toda la operación queda registrada en esa plataforma, y desde allí el CAH descuenta los cheques; cuando llega la fecha de vencimiento, los cobra cancelando así el crédito emitido previamente a los productores.

Es importante notar que tanto la prueba de concepto como el piloto en ejecución se realizan sobre dos circuitos: electrónico, o registro de las transacciones y  físico que se concreta con la entrega del cheque diferido o el desembolso del crédito.

Prueba de concepto exitosa

Durante la prueba de concepto se realizaron cuatro transacciones, resultado de ventas reales realizadas por pequeñas cooperativas de agricultores a la Central Paraguaya de Cooperativas (CEPACOOP). Los créditos fueron desembolsados ​​y cancelados desde junio de 2013 hasta enero de 2014 y canalizados a través de tres pequeños productores que actuaron en nombre de las pequeñas cooperativas para preparar las órdenes de compra recibidas de CEPACOOP.

Las pequeñas cooperativas que participaron en la prueba fueron Cooperativa Guayaivi Unido (95 miembros) de Guayaibí, San Pedro, y la Cooperativa Pacova Poty (90 miembros) de Tembiapora, Caaguazú.

Cada crédito, que se extendió aproximadamente a 40 días, se otorgó sobre la base de una venta de plátanos a CEPACOOP y benefició directamente y en promedio a 20 personas, incluidos los productores agrícolas y los trabajadores que prepararon las cargas.

Para Concepción Iberbuden, un pequeño productor agrícola a cargo de las ventas de plátanos de la Cooperativa Pacova Poty a CEPACOOP, esta solución tecnológica le abre nuevas puertas a mercados.

 "Los desembolsos de Argentina son cada 30 a 40 días, a veces tenemos problemas con otros productores, ya que ellos necesitan pagar sus cuentas, limpiar o desinfectar sus plantaciones de banano; con este producto recibimos el pago durante la semana [de venta]", asegura; y esto es muy útil para la pequeña cooperativa, los productores y el comprador.


Image
Banco Mundial


Próximos pasos

En base a esta experiencia, se desarrollaron protocolos de procedimiento y ejecución interna así como un material a ser utilizado por el capacitador al enseñar el uso de la herramienta a los productores clientes del CAH. Se realizó además un análisis de los aspectos legales y de mercado, para determinar la viabilidad legal del producto y la demanda potencial del factoring móvil por los pequeños productores. Estos estudios fueron realizados con apoyo financiero de la JICA.

La empresa Sistemas Electrónicos del Paraguay (SEPSA) desarrolló la plataforma electrónica para apoyar la implementación del factoring móvil. Asimismo, el CAH acordó negociar con una empresa local de telecomunicaciones para suministrar celulares a los pequeños productores para que puedan acceder a la plataforma.

Actualmente, y en el marco del piloto, el CAH ha otorgado una línea de crédito de 1.000 millones de guaraníes a la Cooperativa Manduvirá que produce caña de azúcar orgánica para exportación y hasta ahora cuenta con  9 productores socios y proveedores de la cooperativa registrados en la plataforma (y con líneas de crédito habilitadas en el CAH) para descontar cheques diferidos de la cooperativa, informa Víctor Ortiz, Director de Gestión de Negocios del CAH.

Sin embargo, el principal desafío es que este producto sea totalmente electrónico. Todavía existen limitaciones, ya que en Paraguay aún no se ha desarrollado legalmente el sistema de facturas y firmas electrónicas, por lo que las próximas pruebas a mayor escala serán una mezcla de procesos en base a papel y digital, como se hizo durante el proceso de la prueba de concepto.