Participe en los eventos de las Reuniones de Primaveradel 17 al 21 de abril. ¡Únase a la conversación!Calendario de eventos

ARTÍCULO

“No terminar la escuela y no tener habilidades básicas exacerba situación de desempleo juvenil”

Enero 19, 2015

Image
Victoria Ojea / Banco Mundial

Rafael Rofman, especialista en protección social del Banco Mundial explica las dificultades que enfrentan los jóvenes en Argentina para acceder al mercado laboral y las iniciativas para mejorar su situación

En Argentina, 1,4 millones de jóvenes no trabajan ni estudian. No es un mal menor si tenemos en cuenta que esto representa al 22% de los jóvenes urbanos, de los cuales más de 1 millón no terminó la secundaria. 

Rafael Rofman, especialista en protección social del Banco Mundial explica las dificultades que enfrentan los jóvenes en Argentina para acceder al mercado laboral y las iniciativas para mejorar su situación.

Pregunta: ¿Qué dificultades encuentran los jóvenes para acceder al mercado laboral en Argentina?

Respuesta: Lo que ocurre es que los jóvenes de 18 a 24 años no tienen el secundario completo y por eso, tienen dificultades importantes para acceder al mercado de trabajo. La tasa de desempleo en jóvenes es más del doble de la tasa de desempleo general y eso tiene que ver con que este grupo no terminó el colegio.

Son jóvenes que no tienen condiciones básicas para iniciar la carrera. Pero no es un problema de edad o de los jóvenes en general. Por ejemplo, un joven que estudia ingeniería no solo consigue trabajo sino que tiene una enorme demanda. El problema está en aquellos que no tienen experiencia, ni tienen credenciales.

Casi todos los empleadores piden algo que está implícito, que es lo que se conoce como habilidades básicas o softkills. Saber escribir un currículum, presentarse ante un jefe, ponerse una corbata para ir una entrevista y llegar a horario. Son cosas que a personas que tienen experiencia en el mercado de trabajo les salen naturalmente, pero alguien que no trabajó nunca ni estuvo en un ámbito de este tipo, no sabe por dónde empezar.

Por otro lado hay muchas mujeres jóvenes que son mamás y al haber suficientes condiciones favorables de acceso y participación, como una red de servicios para cuidado de niños, les cuesta mucho entrar al mercado. Las mujeres jóvenes que no terminaron la secundaria son las más afectadas por el desempleo juvenil.

 P: ¿Qué tipo de iniciativas pueden ayudar a mejorar la empleabilidad de los jóvenes?

R: En el mundo existen muchas acciones distintas para atender a los jóvenes: hay entrenamiento en habilidades básicas o entrenamiento técnico profesional  - esto es enseñar a usar un torno, una máquina o un programa informático, hay programas de intermediación laboral – donde las oficinas públicas de empleo intermedian entre un empleador y potenciales empleados, hay programas para terminar la secundaria y programas de prácticas profesionales.

El programa argentino Jóvenes con Más y Mejor Empleo es multidimensional. Lo que hace este programa es que mezcla todo eso. Aborda varias dimensiones distintas y no se les da lo mismo a todos.

Cuando un joven se acerca a una oficina de empleo y se registra lo primero es un proceso de entrevista y se evalúa cuáles son las necesidades que tiene. En función de eso se provee orientación laboral y se determina una estrategia. O se le da apoyo para que termine la escuela, o un programa de habilidades básicas, o si tiene esto se lo trata de insertar rápido en una pasantía. La intervención es a medida: se determina en función de las características de cada participante.

La lógica detrás de esto es reconocer que la población es heterogénea, que no son todos los pibes iguales. No podes tener un programa que resuelva todos los problemas porque cada joven tiene un problema distinto para acceder al empleo.

Fundamentalmente el nuevo proyecto que apoya el Banco Mundial acompaña  esta iniciativa, financiando los servicios del programa  como talleres de orientación, cursos y pasantías, financiando los estipendios para que los jóvenes tengan un ingreso que les permita movilizarse para participar y financiando la acción de las oficinas de empleo por lograr que los chicos y chicas mejoren su empleabilidad.



" La lógica detrás de esto es reconocer que la población es heterogénea, que no son todos los pibes iguales. No podes tener un programa que resuelva todos los problemas porque cada joven tiene un problema distinto para acceder al empleo. "


P: ¿Existen programas similares en América Latina?

R: Hay muy pocos programas similares en la región. Este es un modelo muy fuerte en países de Europa Occidental. Pero el problema de esos países es una cuestión de intermediación y no de habilidades básicas, básicamente porque los jóvenes suelen terminar el secundario.

En América Latina tenemos el problema de  un gran número de jóvenes no terminan la escuela y muchos no tienen habilidades básicas. Hay un problema serio con la falta de secundario completo y eso es lo que exacerba la situación del desempleo juvenil en la región.


Api
Api