ARTÍCULO

Un diálogo abierto entre empresas mineras y Gobiernos es clave para dotar de energía eléctrica a África

Febrero 09, 2015


Image

TITULARES
  • Representantes de compañías mineras, de empresas de suministro y del Gobierno sostienen que el diálogo los ayudará a trabajar juntos y abastecer de electricidad a millones de africanos.
  • Precios de los productos básicos y del petróleo no son un factor disuasivo de largo plazo para trabajar en forma conjunta.
  • Partes interesadas consideran que el Banco Mundial desempeña una función crucial para facilitar estas conversaciones e iniciativas.

9 de febrero de 2015. El Banco Mundial puede desempeñar una función decisiva para propiciar un diálogo transparente y significativo entre las empresas mineras, los productores de electricidad y los Gobiernos en África sobre cómo trabajar juntos para suministrar energía a millones de personas en la región, dijeron panelistas en un evento minero de carácter mundial. (i)

En África al sur del Sahara, donde solo 1 de cada 3 personas tiene electricidad, revertir esa realidad puede ayudar a reducir la pobreza, y dar acceso a las personas a educación, atención de salud y otras necesidades básicas, lo cual a su vez puede resultar en un sólido crecimiento económico.  

“Vemos que aquí el Banco Mundial puede cumplir una función”, dijo Mark Bristow, director general de Randgold Resources, durante el evento “Investing in African Mining Indaba” (i) en Ciudad del Cabo. “El sector de la industria y los Gobiernos se cruzan todos los días, y de alguna manera debemos detenernos y dialogar”.

Agregó que las inversiones mineras no serían viables sin la existencia de energía confiable de menor costo.

Ejecutivos de la industria minera y representantes de empresas de suministro y de Gobiernos se reúnen esta semana en la conferencia en la que el Grupo Banco Mundial presentó su informe The Power of the Mine: A Transformative Opportunity for Sub-Saharan Africa (La demanda de energía eléctrica de la minería: Una oportunidad de transformación para África al sur del Sahara). (i)

El documenta calcula que la demanda de electricidad de la industria minera en África al sur del Sahara podría alcanzar más de 23 000 megavatios para 2020, lo que representa cerca del triple del nivel registrado en el año 2000. Para satisfacer esa demanda, se espera que las empresas mineras gasten US$3300 millones entre 2012 y 2020, destinando la mayor parte a fuentes privadas de suministro de energía.



" ¿Cómo conseguimos que todas las partes interesadas se sienten a la mesa? Esa es una de las funciones de convocatoria que el Banco Mundial, junto con las instituciones de la industria, ha desempeñado en el pasado y que le gustaría mucho seguir cumpliendo en el futuro . "
Anita Marangoly George

Anita Marangoly George

Directora superior de las Prácticas Mundiales de Energía e Industrias Extractivas del Grupo Banco Mundial


En realidad, a menudo para estas compañías es más costoso producir su propia energía que depender de la red eléctrica. Si las minas pueden satisfacer su demanda a partir de productores de energía nacionales o privados, ellas consiguen energía confiable, de bajo costo, mientras se convierten en el cliente a largo plazo que las empresas de suministro necesitan para ampliar y dar acceso a las personas a electricidad asequible.

Cyprian Chitundu, director ejecutivo de la empresa de suministro ZESCO Limited de Zambia, se hizo eco de esta idea en momentos en que se están construyendo nuevas centrales eléctricas en dicho país.

“Nos gustaría que las empresas mineras —que están consumiendo tanta energía— se conviertan en clientes principales de estas nuevas plantas”, dijo Chitundu. “Eso hace que estos proyectos sean más rentables”.

Ghana hizo esto hace décadas. El país construyó la presa de Akosombo para hacer funcionar una planta de hidroelectricidad de 912 megavatios, confiando en que la fundición de aluminio del país sería su cliente principal puesto que la demanda nacional en Ghana en aquel momento era solamente 70 megavatios. El excedente de energía generada ha sido usado desde entonces por otros grandes clientes industriales, permitiendo expandir la infraestructura eléctrica para los hogares.

Ghana es un buen ejemplo de lo que el informe intenta precisar, dijo Nii Osah Mills, ministro de Tierras y Recursos Naturales de ese país.

“La ganancia para Ghana es que las empresas mineras pagan en moneda extranjera. Ese es un beneficio fundamental. Las empresas mineras…, y todas las firmas industriales, están pagando en una tasa más alta que los (clientes) internos. De modo que eso se extiende y permite más ingresos y un mayor crecimiento del PIB, todo en un solo paquete”.

Un panorama similar, en el que se pueden aprovechar las necesidades de energía de las empresas mineras para mejorar la infraestructura del país, es el que espera tener Guinea en el futuro, dijo el Dr. Kerfalla Yansane, ministro de Minas y Geología.

“Como resultado de la falta de electricidad, la tasa de crecimiento de Guinea ha sido, en promedio, cerca de 4 % durante los últimos 20 a 30 años. Esto está dañando por lo menos a la mitad de la población. Necesitamos tener tasas de crecimiento de dos dígitos en los próximos 10 a 15 años… Ahora, tenemos la esperanza de que dada la enorme inversión en la minería, las compañías mineras podrían ser buenos clientes para el sector de la electricidad”.

Los panelistas también reconocieron que los precios bajos de los productos básicos y del petróleo puede que no sean permanentes y que esto no les impediría buscar soluciones, una medida que el Banco Mundial apoyaría con agrado, dijo Anita Marangoly George, directora superior de las Prácticas Mundiales de Energía e Industrias Extractivas del Grupo Banco Mundial.

“¿Cómo conseguimos que todas las partes interesadas se sienten a la mesa?”, señaló. “Esa es una de las funciones de convocatoria que el Banco Mundial, junto con las instituciones de la industria, ha desempeñado en el pasado y que le gustaría mucho seguir cumpliendo en el futuro”.


Api
Api