ARTÍCULO

53 imágenes para detener la violencia contra la mujer

Marzo 26, 2015


La muestra 1 de cada 3, ¿qué hace falta para que te indignes? se basa en un dato, en efecto, indignante: una de cada tres mujeres en todo el mundo – cerca de 800 millones - se verán obligadas a tener relaciones sexuales o serán sometidas a otras formas de abuso durante toda su vida.

World Bank Group

Brutales o sutiles, buscan provocar una reacción frente al maltrato de género

Vista desde lejos, la imagen de los pétalos invita a acercarse. Pero cuando se está al frente, se nota claramente que los pétalos se ven marchitos y están sujetos por alfileres. La poesía y el dolor se mezclan en La Guerra en el Paisaje del Hogar, de la trinitaria Jaime Lee Loy, una de las obras más destacadas en la exposición sobre violencia de género que comienza en Brasil su gira mundial.

La muestra 1 de cada 3, ¿qué hace falta para que te indignes? se basa en un dato, en efecto, indignante: una de cada tres mujeres en todo el mundo –cerca de 800 millones- se verán obligadas a tener relaciones sexuales o serán sometidas a otras forma de abuso durante toda su vida, de acuerdo a la encuesta realizada por la Organización Mundial de la Salud en 2012.

Estos ataques provocan daño físico y cambian la forma en que estas personas se relacionan con el mundo, pero también han influido en las 53 obras de arte que se exhiben en el Senado de Brasil hasta el 30 de abril. Las obras fueron creadas por mujeres que sufren o ven la violencia a diario, pero también por hombres.

"Era importante tener artistas de ambos sexos para evitar algo común en los eventos sobre este tema: se centran sólo en las mujeres y se olvidan que el hombre es parte del problema y parte de la solución", dijo Marina Galvani, curadora de arte del Banco Mundial, a cargo de la organización.

La exposición, que se lanza en el marco del mes de la mujer, muestra las obras de 30 artistas. Aparte de Jaime Lee (Trinidad y Tobago), América Latina también está representada por la colombiana Beatriz Mejía-Krumbein y la chilena Francisca Valenzuela.

Riesgo multiplicado por tres

La mayor parte de las obras fueron hechas por artistas que vienen de lugares en los que corren un triple riesgo: ser mujer, hacer arte y hablar contra la violencia de género. Tres factores que suelen ser peligrosos - y a menudo fatales - en Afganistán, Yemen, Irán y Pakistán, por nombrar a unos pocos.

Este triple riesgo hizo que Galvani cambiara su forma de trabajar: en lugar de publicar un anuncio pidiendo artistas, investigaron por su cuenta para entrar en contacto directamente con los creadores de las obras. Todo el proceso fue apoyado por organizaciones no gubernamentales, fundaciones y organismos internacionales, como ONU Mujeres.

"Sabemos que es común que los artistas sean amenazados o caigan en el ostracismo en sus países por abordar temas espinosos", comentó la curadora. Los temas de las obras exhibidas en el Senado de Brasil incluyen agresión cometida por la pareja, trata de personas, conflicto armado y matrimonio precoz.

El abordaje de los temas puede ser brutalmente explícito –como el vestido de novia ensangrentado de la namibia Hem Matsi-, o más sutil como el de los pétalos con alfileres. De cualquier manera, son imágenes poderosas que logran su cometido de conducir a la indignación.

Después de Brasil, la muestra viajará a Senegal, Nigeria, Francia, Alemania, Inglaterra, Bangladesh y la India.