ARTÍCULO

Promoción de los derechos sobre la tierra para empoderar a las mujeres de las zonas rurales y poner fin a la pobreza

Octubre 14, 2016



TITULARES
  • El 78 % de los pobres del mundo vive en las zonas rurales y se dedica fundamentalmente a la agricultura.
  • Las mujeres que viven en las zonas rurales sufren más la pobreza, mucho más que los hombres de esas zonas o los hombres y las mujeres de las ciudades.
  • En conmemoración del Día internacional de las Mujeres Rurales (15 de octubre), el Banco Mundial examina el importante papel que desempeñan los derechos de propiedad en la ampliación de las oportunidades económicas y la garantía de los activos de las mujeres que viven en las zonas rurales.

Para Nitsu Simachew, una viuda de la zona rural de Etiopía, la vida era una lucha permanente para mantener el control de la parcela de la que dependía para sostener a sus cuatro hijos e hija. "Siempre había conflictos por límites y la gente se apropiaba de tierras que no le pertenecían", afirmó su hijo, Mengaw.

Para muchas mujeres, la prueba de la propiedad de la tierra puede poner fin a años de incertidumbre económica, vulnerabilidad y miedo. En Etiopía y en todo el mundo, el Banco Mundial y sus asociados dedican recursos para contribuir a garantizar los derechos de las mujeres sobre la tierra, particularmente en las zonas rurales, donde las mujeres se encuentran en la parte inferior de la escala económica.

"Estoy tan feliz de tener este certificado", afirmó Nitsu al exhibir el título oficial de propiedad emitido por el Gobierno de Etiopía, en el marco de un programa patrocinado por el Banco Mundial. (i) “Ahora todo está legalmente registrado a mi nombre y nadie puede quitarme la tierra".

Casi el 70 % de los habitantes del mundo carece de acceso a sistemas de registro de la tierra que otorgan a los propietarios de la tierra un título seguro de propiedad, y las mujeres se encuentran entre los más perjudicados.


" En las zonas rurales, la tierra es un activo valioso, y a veces el único. Para las mujeres, la tierra puede ser la clave del empoderamiento económico y la seguridad; brindándole de esa manera más influencia en las finanzas y las decisiones del hogar, el acceso al crédito para iniciar una actividad comercial o aumentar la productividad de sus explotaciones agrícolas y, en muchos casos, puede ser el medio de sustento de sus familias "
Image

Ede Ijjasz-Vasquez

Director superior del Departamento de Prácticas Mundiales de Desarrollo Social, Urbano y Rural, y Resiliencia del Banco Mundial.

Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, que sirven de orientación a los esfuerzos en pos del desarrollo, reconocen la importancia de los derechos de propiedad para las mujeres, especialmente para las que viven en las zonas rurales. Los ODS incluyen el de la igualdad del derecho de propiedad y control sobre la tierra de todos los hombres y mujeres para 2030 y la meta de duplicar la productividad agrícola y los ingresos de los pequeños productores de alimentos, especialmente de las pequeñas productoras.

“La consecución de este objetivo exige la aplicación de políticas proactivas para garantizar la igualdad de derechos sobre la tierra para las mujeres", manifestó Jorge Muñoz, gerente de Prácticas del Banco Mundial del grupo que se ocupa de los derechos sobre la tierra.

Los derechos de propiedad pueden involucrar una red compleja de leyes nacionales y estatales, usos y costumbres, tradiciones e historias que varían de un país a otro, incluso de un pueblo a otro.

"Incluso cuando las leyes brindan la misma protección, a veces las tradiciones y los usos y costumbres se imponen, especialmente en las zonas rurales", observó Victoria Stanley, especialista superior del Banco Mundial en derechos sobre la tierra.

En Kosovo, por ejemplo, los expertos en desarrollo del Banco Mundial están trabajando en una aldea en gran medida poblada por viudas de guerra, pero menos del 8 % tiene título sobre la tierra. La mayoría de los propietarios de la tierra deberían ser mujeres, sin embargo la cultura y las tradiciones desalientan que las mujeres sean propietarias.

Aunque no haya parientes de sexo masculino que reclamen la titularidad, el tiempo, el costo y la complejidad de la medición y el registro de la tierra constituyen enormes obstáculos a las mujeres, dejándolas sin información ni protección legal para su propiedad.

Para superar el estancamiento, el Banco Mundial se valió de la tecnología; y midió las propiedades con pequeños drones no tripulados que involucran a toda la comunidad en el proceso de levantamiento de mapas y ayudan al Gobierno a producir un sistema nacional de registro de tierras. Los drones brindan el servicio de levantamiento de mapas en cuestión de días o semanas, a una fracción del costo y el tiempo de las mediciones convencionales que se valen de aeronaves tripuladas.

El Banco Mundial respalda proyectos de registro de la tierra en 48 países, con compromisos por valor de más de USD 1000 millones. Desde Kosovo hasta Etiopía, Honduras y Viet Nam, el Banco Mundial y sus asociados ayudan a las mujeres a obtener la igualdad de trato con respecto a la obtención de certificados de los derechos sobre la tierra (PDF, en inglés) en todas las regiones del mundo.

Una de las carteras más grandes del Banco de administración y gestión de la tierra corresponde a la región de Europa y Asia central, (PDF, en inglés) donde, desde la caída del comunismo, se ha registrado una de las reformas agrarias más grandes de la historia. Un ejemplo de la labor del Banco en la región puede encontrarse en el proyecto de registro de las tierras agrícolas de Tayikistán, (i) donde casi la cuarta parte de los certificados de derechos sobre la tierra se emitieron para mujeres, con lo que casi 23 000 agricultoras obtuvieron títulos de propiedad sobre la tierra.

Algunos otros ejemplos de labor respaldada por el Banco Mundial son los siguientes:

  • En Etiopía, la iniciativa de emisión de certificados de derechos sobre la tierra a gran escala, que abarcó 6300 millones de hogares, mejoró la condición económica y social de las mujeres. Antes, las mujeres no tenían derechos de propiedad, y las divorciadas solo podían esperar poco más que un saco de granos como compensación de sus excónyuges. Ahora tienen derecho al 50 % de la propiedad.
  • En Indonesia, los esfuerzos de recuperación posteriores al tsunami en Aceh comprendieron el levantamiento de mapas de la comunidad y la emisión de más de 222 000 certificados de derechos sobre la tierra, y alrededor de la tercera parte de ellos se emitió para mujeres. En Viet Nam, (i) el 60 % de los cinco millones de certificados de uso de la tierra se emitieron a nombre conjunto del marido y la mujer.
  • Después del ciclón Phailin en 2013, el Gobierno del estado de Odisha (India) proporcionó tierras y apoyo financiero para construir casas de concreto para los pobres en 12 aldeas vulnerables a los ciclones. La asignación de las tierras se hizo ya sea a nombre conjunto del marido y la mujer, o, en el caso de las mujeres solteras, a su nombre.