ARTÍCULO Septiembre 01, 2017

Argentina comienza a transitar el camino hacia la prosperidad compartida

Image

Fotografía: Julio César Casma / Banco Mundial


Cuando el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, aterrizó en Buenos Aires en agosto, llegó con un mensaje inequívoco: Argentina ha adoptado las medidas difíciles que hacían falta para sentar las bases para un futuro mejor, y el Banco Mundial está listo para continuar ayudando al país a desplegar su enorme potencial.

“Necesitamos apertura y comercio entre países para la transferencia de conocimiento y tecnología de vanguardia”, dijo Kim durante una rueda de prensa con el presidente Mauricio Macri. “También debemos enfocarnos en generar las condiciones que favorecen mercados estables, que a su vez atraen inversiones y crean empleo. Tras mi conversación con el presidente Macri, quedé muy entusiasmado y complacido de ver que Argentina está yendo por ese camino”.

Este viaje de dos días fue la primera visita de un presidente del Banco Mundial a Argentina en 25 años, e incluyó numerosas reuniones con representantes del Gobierno, empresarios, líderes de opinión y la prensa. Kim se reunió en privado con el presidente Macri para analizar temas como las reformas implementadas por el Gobierno, las oportunidades para una mayor participación en la economía mundial, la próxima Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que se realizará en diciembre en Buenos Aires, y la presidencia del G-20, que Argentina ocupará el año entrante.

Kim anunció que el año próximo el Grupo Banco Mundial otorgaría al país nuevo financiamiento por un valor de 2,000 millones de dólares. La mitad de ese monto se destinará al sector público y el resto, a empresas privadas, dado que el Banco Mundial continuará movilizando fondos públicos y privados para inversiones en infraestructura y en otros ámbitos del desarrollo. El Grupo Banco Mundial ya está trabajando con el país en áreas clave como energías renovables, agricultura, reducción de la pobreza, desarrollo humano, medio ambiente, infraestructura y desarrollo del sector privado.

La decisión de Argentina de optar por la apertura y la integración en lugar del aislamiento ha puesto al país en un sendero prometedor, señaló Kim en español durante la conferencia de prensa con Macri. Kim explicó que aprendió español hace muchos años, cuando era joven y trabajaba como médico en la lucha contra la tuberculosis resistente a los medicamentos en los barrios pobres de Perú, una experiencia que cimentó su preocupación por los pobres de América del Sur.

Uno de los mensajes que Kim puso de relieve durante toda la visita fue el enorme potencial para sacar provecho del capital privado y financiar proyectos de infraestructura y de otros ámbitos del desarrollo. Puso como ejemplo la garantía de 480 millones de dólares que el Banco Mundial proporciona para el sector de las energías renovables en Argentina, que contribuyó a movilizar más de 3,000 millones de dólares en eventuales inversiones privadas. La Corporación Financiera Internacional (IFC) también movilizó más de 1,000 millones de dólares en inversiones privadas para el sector de las energías renovables en el país.

Kim participó junto con Lino Barañao, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, en un foro titulado “Invirtiendo en los Empleos del Futuro”, en el que se analizó el complejo tema del cambio tecnológico y los modos más adecuados para preparar a las personas para los empleos del futuro. Más de 500 líderes de opinión, emprendedores y estudiantes se reunieron para analizar este tema, que hoy en día concita tanta atención en todo el mundo.

El ritmo vertiginoso del cambio tecnológico tiene consecuencias sobre todos los países, dado que las tecnologías de la información y las comunicaciones, la robótica y la inteligencia artificial representan un desafío significativo y a la vez una gran oportunidad, afirmó Kim. La automatización eliminará muchos de los empleos poco calificados y menos complejos, y los puestos de trabajo restantes demandarán capacidades nuevas y más sofisticadas. En consecuencia, es crucial que los países inviertan pronto y de manera eficaz en su población, sostuvo Kim. Es también clave que los educadores trabajen en estrecha colaboración con el sector privado para garantizar que los trabajadores desarrollen las capacidades adecuadas para los empleos que existen en la actualidad y para los del futuro.

Con su enorme reserva de profesionales formados y creativos, Argentina se encuentra en muy buenas condiciones para enfrentar estos desafíos, señaló Kim. El país ha dado cinco premios Nobel y ha producido cuatro de los seis “unicornios” de América Latina, esto es, empresas emergentes valuadas en más de 1,000 millones de dólares: Globant, MercadoLibre, Despegar y OLX. Entre los países de ingreso mediano, Argentina se ubica en quinto lugar en calidad de la innovación, según el Índice Mundial de Innovación publicado recientemente.

Dado que durante el próximo año Jim Kim visitará tres veces el país para asistir a las reuniones del G-20, observará con mucha atención los logros y los avances en las reformas que se encaren. Por otro lado, Kim hizo hincapié repetidamente en el compromiso que ha asumido el Banco de respaldar y ayudar al país de todas las formas posibles en este camino.

“Los países exitosos hacen sacrificios en los momentos difíciles para colocarse en el sendero del crecimiento”, afirmó Kim durante una entrevista en el programa de televisión argentino Animales Sueltos. “Si los argentinos están dispuestos a hacer algunos sacrificios juntos, lograrán la prosperidad. Deben encarar una serie de reformas basadas en las pruebas empíricas, no en la ideología. Para Argentina, el cielo es el límite”.


Api
Api