ARTÍCULO Septiembre 05, 2017

Las mujeres en las zonas rurales de México se benefician de préstamos otorgados para ampliar los servicios financieros

Image

Hacer que sea más fácil para los pequeños empresarios y agricultores en las zonas rurales de México obtener préstamos ha sido la piedra angular de un exitoso proyecto del Banco Mundial destinado a ampliar el acceso al financiamiento.

Si bien en las ciudades mexicanas se pueden recibir servicios financieros adecuados, el acceso al crédito en las zonas rurales está insuficientemente desarrollado. Esto se traduce en escasas opciones de financiamiento para los agricultores y las empresas rurales y representa un obstáculo para el crecimiento local.

Para impulsar el desarrollo rural, el Gobierno de México y la Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND) se pusieron en contacto con el Grupo Banco Mundial y le solicitaron apoyo para sus esfuerzos encaminados a ampliar el crédito en la economía rural.

La FND trabaja para fortalecer las instituciones financieras rurales, aumentar el acceso al financiamiento para los agricultores y las empresas, y fomentar la inversión privada en las zonas rurales.

Las instituciones financieras rurales suelen ser pequeñas y tener un alcance limitado, pero son fundamentales para llegar a los clientes en las zonas remotas y menos pobladas.

El año pasado, 101 instituciones financieras rurales se inscribieron para participar en el Proyecto de Expansión de Finanzas Rurales (i) del Banco Mundial, que recién completó su primer año de actividades. Estas instituciones han desembolsado USD 92 millones y han ofrecido 45 000 líneas de crédito a 40 000 agricultores y pequeñas empresas rurales. El valor promedio de los préstamos es de USD 2000, según los últimos datos publicados en junio de 2017.

Asimismo, el proyecto está haciendo avances importantes para ampliar el acceso al financiamiento entre las mujeres y los grupos tradicionalmente marginados.

De hecho, el 78 % de los receptores de los préstamos son agricultoras y microempresas y pymes, y el 6 % de ellos solicita préstamos por primera vez. Además, el 14 % de los prestatarios proviene de comunidades muy marginadas, una clasificación que el Gobierno mexicano (CONAPO) usa para medir la pobreza.

Como parte de su financiamiento de contrapartida, la FND ha ofrecido 235 sesiones de asistencia técnica —conocidas como “apoyos”— a 177 instituciones financieras rurales. La entidad está también trabajando para modernizar su sistema bancario básico y reestructurar la tramitación de los créditos con el fin de fortalecer la capacidad institucional para proporcionar financiamiento rural sostenible.


"Fortalecer las instituciones financieras rurales y ampliar el acceso al crédito para los agricultores y las empresas rurales tiene el potencial de producir grandes beneficios para el crecimiento y el desarrollo de México"
Ceyla Pazarbasioglu
Directora superior, Finanzas y Mercados del Grupo Banco Mundial

“El proyecto ha tenido un gran comienzo. Ha ayudado a ampliar el acceso al crédito para 40 000 pequeños productores y empresas agrícolas, de los cuales una gran mayoría son mujeres. Hasta el momento, hemos superado nuestras metas anuales”, dijo Ceyla Pazarbasioglu, directora superior del Departamento de Prácticas Mundiales de Finanzas y Mercados del Grupo Banco Mundial. “Fortalecer las instituciones financieras rurales y ampliar el acceso al crédito para los agricultores y las empresas rurales tiene el potencial de producir grandes beneficios para el crecimiento y el desarrollo de México”.

En total, el proyecto ha desembolsado USD 140 millones desde julio de 2016, que representa más de un tercio del monto total.

Este proyecto es una de las diversas iniciativas que el Grupo Banco Mundial está ejecutando para ayudar a México a lograr sus objetivos nacionales en materia de inclusión financiera. Otros proyectos son, por ejemplo, asistencia técnica para fortalecer la supervisión del sector financiero y políticas de inclusión financiera.

En 2016, México anunció su estrategia nacional de inclusión financiera con el fin de acelerar el acceso a servicios financieros para más de la mitad de la población actualmente excluida del sistema financiero regulado y formal.

México es uno de los 25 países a los cuales el Grupo Banco Mundial y sus asociados conceden prioridad en el marco de la iniciativa para lograr el acceso universal a servicios financieros antes de fines de 2020. (i) El objetivo previsto para 2020 es que todos los adultos excluidos del sistema financiero formal tengan acceso a una cuenta de transacciones o un instrumento electrónico para guardar dinero y enviar y recibir pagos.

Además, México es uno de los tres países que participa en una nueva Iniciativa Mundial para la Inclusión Financiera (i) dirigida a fomentar la investigación en el tema de las finanzas digitales y acelerar la inclusión financiera en los países en desarrollo. El país, con su firme compromiso con la inclusión financiera y los esfuerzos encaminados a crear un entorno legal propicio para las tecnofinanzas, podría convertirse en un modelo en el ámbito de la inclusión financiera digital.


Api
Api