ARTÍCULO Noviembre 06, 2017

Un pequeño país insular une al mundo en favor de la acción climática

World Bank Group


TITULARES

  • Convocada bajo la presidencia de Fiji, la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CP) de 2017 pasará a la historia como la primera de dichas conferencias presidida por un pequeño Estado insular. Las negociaciones tendrán lugar entre el 6 y el 17 de noviembre en el Centro Mundial de Conferencias en Bonn (Alemania).
  • Para respaldar las aspiraciones del Acuerdo de París, el Grupo Banco Mundial intensificará la acción en torno a ciertas áreas de atención fundamentales, como la movilización de financiamiento para el clima y el apoyo a los países vulnerables para que puedan generar resiliencia ante los efectos del clima.
  • La CP 23 brindará al Grupo Banco Mundial una gran oportunidad para trabajar con los países clientes, el sector privado, los asociados y los responsables de las políticas en la búsqueda de formas de superar los impedimentos para la inversión pública y privada en gran escala en el ámbito de la acción climática.

Este ha sido un año de fenómenos climáticos catastróficos. Lluvias de proporciones bíblicas en toda Asia meridional provocaron inundaciones que afectaron a más de 41 millones de personas y cobraron la vida de al menos 1200 personas. Huracanes sin precedentes causaron muerte y destruyeron infraestructura en varios Estados insulares del Caribe y en pueblos y grandes ciudades del sur de Estados Unidos. En África, la sequía puso en riesgo de inanición a 20 millones de personas en Somalia, Sudán del Sur, Nigeria y Yemen. Y por tercer año consecutivo, los países dotados de arrecifes de coral —desde Asia oriental y el Pacífico hasta el norte de África— han visto desaparecer enormes secciones de sus sistemas de arrecifes (i) debido al estrés térmico provocado por las temperaturas insosteniblemente altas de los océanos.

Todos estos acontecimientos a nivel mundial lanzan la misma alerta: debemos acelerar la acción climática y cumplir las metas establecidas en el Acuerdo de París. Este año, en la CP que se celebrará en Bonn (Alemania), el llamado a la acción ha encontrado un promotor ideal, el Gobierno de Fiji, (i) país que pasará a la historia como el primer pequeño Estado insular en presidir y organizar las negociaciones.

Desde la firma del Acuerdo de París en 2015 se han tomado muchas medidas positivas para acelerar la acción climática a escala mundial. Según la Agencia Internacional de la Energía, (i) las emisiones mundiales de dióxido de carbono relacionadas con la energía se mantuvieron sin variaciones por tercer año consecutivo en 2016 a pesar del crecimiento de la economía mundial, lo que demuestra una continua disociación entre las emisiones y la actividad económica. Los mercados mundiales están experimentando una importante transformación impulsada por las energías renovables gracias al rápido descenso de los costos de la energía solar y la energía eólica, (i) y las baterías están cumpliendo un rol cada vez más importante para equilibrar la oferta y la demanda. Además, la fijación del precio del carbono está cobrando impulso a nivel mundial, ya que más de 40 jurisdicciones nacionales y 25 subnacionales han establecido un precio para la contaminación provocada por las emisiones de carbono.

 

Atención especial a la movilización de financiamiento para la acción climática

Para poder cumplir los compromisos sobre el clima del Acuerdo de París se requerirán inversiones a una velocidad y escala sin precedentes. (i) Por tal motivo, la movilización de financiamiento para la acción climática será una de las principales áreas de atención del Grupo Banco Mundial en la CP 23. Lo cierto es que existe una gran disponibilidad de capital financiero privado, pero la rentabilidad que genera la mayor parte de estos recursos es baja o incluso negativa. Por muchas razones —entre ellas la existencia de políticas deficientes y la carencia de instrumentos de reducción de riesgos, como las garantías—, este capital no se está encauzando necesariamente adonde más se necesita para la acción climática.

Un planteamiento para ayudar a movilizar este capital es la iniciativa Invest4Climate, (i) creada recientemente. Se trata de una nueva plataforma convocada por el Banco Mundial y las Naciones Unidas, cuyo propósito es reunir a Gobiernos nacionales, instituciones financieras, inversionistas, filántropos y bancos multilaterales para encontrar formas de apoyar inversiones transformadoras en los países en desarrollo en la esfera del cambio climático.

Los bonos verdes también forman parte de la solución financiera, pues movilizan fondos en los mercados de capital para financiar ese tipo de inversiones en los países en desarrollo. El Grupo Banco Mundial, a través del Banco Mundial y la Corporación Financiera Internacional (IFC), ha cumplido una función de vanguardia en el desarrollo del mercado de bonos verdes al haber movilizado más de USD 15 000 millones en dichos bonos desde 2008 para financiar inversiones en la acción climática en todo el mundo, y contribuido a la formulación de las mejores prácticas del mercado en materia de normas y presentación de informes. El Banco Mundial e IFC están colaborando con los países a fin de establecer marcos para la emisión de bonos verdes soberanos y del sector privado. El mes pasado, con la asistencia del Gobierno australiano y del Grupo Banco Mundial, Fiji se convirtió en el primer mercado emergente en emitir un bono verde soberano, (i) operación que recaudó 100 millones de dólares fiyianos (USD 50 millones) para promover la mitigación y adaptación al cambio climático.

Un elemento clave del Acuerdo de París fueron los compromisos de acción a nivel nacional, conocidos como las contribuciones determinadas a nivel nacional (CDN). Cada CDN compromete a los países a llevar a cabo diversas acciones destinadas a reducir sus emisiones y a generar resiliencia ante los impactos del cambio climático. Por su parte, el Grupo Banco Mundial está apoyando alrededor de 300 iniciativas en 77 países relacionadas con la implementación de las CDN mediante inversiones en ámbitos como la energía, la agricultura y el transporte. Y a través del Servicio de Apoyo a la Alianza para las CDN (i) —esta última puesta en marcha en la CP 22 en Marruecos en 2016— actualmente un primer grupo de 23 países está recibiendo más de USD 8 millones en forma de donaciones para asistencia técnica, actividades de proyectos y fortalecimiento de la capacidad relacionados con las CDN.

Además, a través de la iniciativa Climate Action Peer Exchange (Intercambio de conocimientos entre pares para la acción climática [CAPE]), (i) los ministerios de Finanzas de países en desarrollo comparten conocimientos para superar los desafíos fiscales que supone la implementación de las CDN. En un seminario reciente de CAPE realizado en Shanghai, miembros del personal de los ministerios de Finanzas de 13 países se reunieron para analizar distintos planteamientos relativos a los impuestos sobre el carbono, la aplicación de modelos de evaluación de riesgos fiscales y el establecimiento de sistemas de elaboración de presupuestos para el clima.


World Bank Group


Protección de los más vulnerables


Antes de asumir la presidencia de la CP 23, el primer ministro de Fiji, Voreqe Bainimarama, subrayó la importancia de dar a conocer al mundo el punto de vista de las islas del Pacífico (i) y de otros pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID) y zonas costeras bajas, en vista de su vulnerabilidad a la subida del nivel del mar y a fenómenos meteorológicos violentos más frecuentes. Tras los dos grandes huracanes que azotaron el Caribe en septiembre, el Mecanismo de Seguros contra Riesgos Catastróficos del Caribe (CCRIF), (i) establecido bajo la dirección técnica del Banco Mundial, realizó prontamente pagos por un total de USD 55 millones a 10 países caribeños.

También es importante obtener acceso a recursos financieros antes de que se produzca un desastre. Estos comprenden instrumentos como fondos de emergencia, mecanismos de seguro y líneas de crédito contingente —por ejemplo, la opción de giro diferido ante el riesgo de catástrofe (CAT-DDO). En septiembre, el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó una operación de CAT-DDO de USD 150 millones para la República Dominicana con el fin de proporcionar financiamiento inmediato para asistencia de emergencia en caso de desastres naturales.

La preparación para los desastres y la generación de resiliencia ante los efectos del cambio climático, especialmente en los países más vulnerables, son aspectos fundamentales del Plan de Acción sobre el Cambio Climático (i) del Grupo Banco Mundial. Dicho plan incluye metas ambiciosas relativas a la resiliencia: establecer sistemas de alerta temprana y de datos hidrometeorológicos al servicio de 100 millones de personas; formular planes de inversión en agricultura inteligente con respecto al clima para al menos 40 países; aumentar la protección social adaptativa en beneficio de otros 50 millones de personas pobres para 2020; cuadruplicar el financiamiento para sistemas de transporte resilientes al clima, y probar nuevos planteamientos para el desarrollo de la resiliencia en zonas urbanas en 15 ciudades.

Un buen ejemplo de lo anterior es África, donde una inversión por un total de USD 600 millones en el marco del programa Africa Hydromet (i) proporcionará modernos servicios hidrometeorológicos, además de sistemas mejorados de alerta temprana y respuesta en 15 países. Se prevé que este programa, en el que participan diversos asociados, brindará asistencia a 100 millones de personas en un período de ocho años.

Y en las zonas costeras de África occidental, que se encuentran bajo intensa presión debido a la subida del nivel del mar y a la erosión del litoral, un proyecto de inversión sobre resiliencia en las zonas costeras de África occidental que se encuentra en la etapa de planificación tiene como objetivo que los países de la región tengan acceso a conocimientos de expertos y financiamiento para gestionar sus zonas costeras de una manera sostenible. Esto responde a la necesidad que tienen los países de encontrar soluciones y obtener financiamiento para ayudar a salvaguardar los activos sociales y económicos de su litoral.



En el ejercicio de 2017, el Grupo Banco Mundial otorgó financiamiento por más de USD 12 millones para proyectos relacionados con el clima. Los siguientes son algunos resultados de nuestra labor:

Energía limpia:

  • En India, el Banco Mundial ha otorgado financiamiento por valor de USD 1000 millones (i) para los proyectos de energía solar de ese país, recursos que contribuyen a respaldar la misión nacional de incrementar la generación de este tipo de energía a 100 gigavatios (GW) para 2022 y suministrar electricidad de fuentes que no contribuyan al cambio climático a millones de habitantes.

Ciudades:

  • En Viet Nam, el Banco Mundial brindó asistencia a la ciudad de Can Tho (i) para aumentar la resiliencia al cambio climático y promover un desarrollo urbano y corredores de transporte sostenibles. Se está implementando una inversión de USD 250 millones del Banco y de USD 10 millones de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación en seis ámbitos de desarrollo con el fin de aumentar la resiliencia física, financiera y social de esta ciudad ante acontecimientos adversos. Una de las obras consiste en combinar una vía de transporte y un terraplén, lo cual tiene varias ventajas, como reducir el avance de las aguas y las inundaciones en el delta del Mekong.

Transporte:

  • En Tanzanía, con el apoyo del Banco Mundial, Dar es Salam puso en funcionamiento el sistema de transporte rápido DART, (i) que representa el primer sistema verdadero de autobuses expresos en África oriental. La eliminación de los minibuses informales (dala dala) en el corredor del sistema de autobuses expresos está reduciendo considerablemente las emisiones. Además, el proyecto incluye buenas ciclovías, y vías y cruces peatonales, permitirá a la economía del país ahorrar miles de millones de chelines que se pierden diariamente en los embotellamientos de tráfico, y brindará alivio a por lo menos 300 000 pasajeros.

Agua:

  • En Filipinas, el Grupo Banco Mundial comprometerá USD 208 millones (i) para mejorar el control de inundaciones en algunas zonas del área metropolitana de Manila mediante la construcción de nuevas estaciones de bombeo, la modernización de otras estaciones ya existentes, y una mejor gestión de los residuos sólidos.

Bosques:

  • En China, en el marco del Proyecto de Forestación Ecológica en la Provincia de Shandong (i) se plantaron árboles en 66 915 hectáreas de laderas montañosas áridas y en zonas costeras salinas, actividades que aumentaron la cubierta forestal, redujeron la erosión del suelo, y mejoraron el medio ambiente y la biodiversidad. En los seis años que duró el proyecto, este contribuyó al secuestro del equivalente de 12 millones de toneladas métricas de CO2.

Agricultura inteligente con respecto al clima:

  • En Uruguay, el Proyecto de Manejo Sustentable de los Recursos Naturales y Cambio Climático (i) respalda la intensificación sostenible a través de varias iniciativas, entre ellas, el establecimiento de un Sistema Nacional de Información Agropecuaria (SNIA) y sistema de apoyo a la toma de decisiones, y la preparación de planes de manejo de suelos. Desde 2014, se ha adoptado la agricultura inteligente con respecto al clima en una superficie de 2 946 000 hectáreas, lo que podría posibilitar el secuestro de hasta 9 millones de toneladas de CO2 al año.
  • En Níger, el Proyecto de Apoyo a la Agricultura Inteligente con Respecto al Clima (i) tiene por objeto beneficiar a 500 000 agricultores y productores agropecuarios de 44 comunas. El proyecto permitirá aumentar la distribución y utilización de semillas mejoradas tolerantes a la sequía, e incrementar el número de agricultores que contarán con riego para sus cultivos.

Fijación del precio del carbono:

  • Convocada por la Alianza de Líderes sobre la Fijación del Precio del Carbono (i) durante la CP 22 celebrada en Marrakech y con el respaldo del Gobierno de Francia y del Grupo Banco Mundial, la Comisión de Alto Nivel sobre los Precios del Carbono (i) reunió a 13 destacados economistas a fin de establecer el rango de precios del carbono que contribuiría a lograr la meta central del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura en el mundo por debajo de los 2 ˚C. La Comisión, encabezada por el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz y lord Nicholas Stern, concluyó que un precio de entre USD 40 y USD 80 por tonelada de COequivalente para 2020, y entre USD 50 y USD 100 por tonelada para 2030, combinado con las políticas adecuadas, permitiría alcanzar la meta establecida en el Acuerdo de París.
  • En México, la Asociación para la Preparación del Mercado (PRM), (i) que brinda apoyo a los países para evaluar, preparar e implementar instrumentos de fijación del precio del carbono con el fin de intensificar la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero, está prestando ayuda al país para poner en marcha un sistema de comercio de derechos de emisión el próximo año. La Asociación está respaldando un ejercicio de simulación de dicho sistema con 94 empresas que participan en forma voluntaria y que representan el 67 % del total de emisiones que genera el país.
  • En octubre pasado, Chile finalizó su propuesta en el marco de la PRM, programa que incluyó actividades que contribuyeron en gran medida a implementar el impuesto sobre el carbono en el país. Entre otras cosas, el programa incluyó un análisis del impacto del actual régimen de impuesto sobre el carbono en la matriz energética de Chile; un diagnóstico de la evolución que podría tener el actual régimen de impuesto sobre el carbono y de cómo podría mejorarse y complementarse, y la capacitación de más de 650 representantes de los sectores público y privado en temas como los instrumentos de fijación del precio del carbono y la utilización de sistemas de medición, notificación y verificación.
  • Este año, el Banco Mundial contribuyó a promover la información sobre la fijación del precio del carbono mediante la puesta en funcionamiento de dos plataformas interactivas: El tablero interactivo sobre la fijación del precio del carbono, (i) una herramienta en línea que presenta los datos más recientes sobre este tema, y la interfaz en línea del Protocolo de Evaluación de las Medidas de Mitigación (MAAP), (i) una herramienta que establece un marco transparente e independiente para ayudar a los Gobiernos, promotores de proyectos, inversionistas y otras partes interesadas pertinentes a diseñar, evaluar y comparar los riesgos relativos y el desempeño de las iniciativas de mitigación a nivel mundial.

Actividades de extensión a nivel mundial:

  • El programa Connect4Climate (i) despierta el interés de la actual generación de jóvenes de todo el mundo en el tema del cambio climático, posicionándolo como “la” gran oportunidad para la acción a través de la participación en actividades educacionales creativas y de capacitación, en campañas públicas y en los medios sociales. Únete a la campaña #Uniting4Climate (i) —lanzada en vísperas de la CP 23 y que se extenderá durante todo el evento— para apoyar a Fiji en su calidad de país que preside esta Conferencia y a Alemania, el país anfitrión, y de esta manera poner de relieve la unidad del mundo en torno a soluciones para afrontar el cambio climático.

 


Api
Api