ARTÍCULO Noviembre 23, 2017

Argentina refuerza su candidatura a la OCDE con foco en la agenda social

Image

Los ministros Carolina Stanley y Nicolas Dujovne junto con Jesko Hentschel (Director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay) y Gabriela Ramos (jefa de Gabinete del Secretario General de OCDE y Sherpa G-20)

Banco Mundial


En un entorno internacional cada vez más complejo, crece la conciencia sobre la importancia y la necesidad de implementar mejores políticas para apuntalar el crecimiento y la sostenibilidad del desarrollo económico y social. El proyecto de Acceso de Argentina a la OCDE representa una herramienta central para anclar y potenciar estos objetivos, junto a la inserción en la economía global.

¿Cuál es el camino que Argentina quiere recorrer los próximos años? Esta pregunta clave ocurre en un momento transformador para el país y tiene en el horizonte dos objetivos prioritarios: el crecimiento sostenible y la reducción de la pobreza. Sucede además en un contexto alentador: el mundo celebra el nuevo rol protagónico del país en la arena internacional, y que se concretará con la presidencia del G-20 el próximo año.

Por eso, tiene sentido que uno de sus frentes sea comenzar el proceso para convertirse en miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), una oportunidad que contribuirá a potenciar las reformas institucionales e insertar a la Argentina en la economía global.

Como miembro de la OCDE, Argentina podrá potenciar su desarrollo social, político y financiero, y al mismo tiempo, mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.  "Tenemos mucho que aprender de las naciones que integran la OCDE”, afirmó el vice jefe del Gabinete Nacional, Mario Quintana, en el Foro Internacional “Argentina en OCDE”, un evento de alto perfil organizado por expertos de la OCDE y del Banco Mundial en Buenos Aires junto a ministros y funcionarios del gobierno argentino.   “Queremos ser parte del organismo, porque sabemos que a los miembros que han seguido las mejores prácticas les ha ido muy bien", subrayó Quintana.

La OCDE está integrada por 35 países que trabajan juntos para hacer frente a los desafíos y oportunidades económicos, sociales e institucionales relacionados con la globalización. Estas economías representan el 75 por ciento de la inversión extranjera directa, el 60 por ciento del comercio y el 60 por ciento del PIB mundial.

El foro tuvo acento en la agenda social para el desarrollo sostenible y el crecimiento inclusivo. "La OCDE puede ayudar en nuestro programa de reformas dado que muchas de estas coinciden con las buenas prácticas ya establecidas por la organización", señaló Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, quien enfatizó que desde la presentación de la candidatura en junio de 2016, el país ha comenzado a participar en los 23 comités técnicos que componen la OCDE, además de adherirse a nuevos instrumentos que permiten al país acercarse a los estándares internacionales, como la nueva ley de responsabilidad penal empresarial.

La voluntad de Argentina de acceder a un nuevo estatus en el seno de la OCDE brinda el marco propicio para la discusión sobre las políticas que son necesarias en el camino hacia el desarrollo sostenible y el crecimiento inclusivo.

"El Banco Mundial acompaña a la Argentina en el proceso de adhesión a la OCDE. Nuestro objetivo es maximizar el aprendizaje basado en experiencias internacionales que ayuden a lograr reformas exitosas para el país", dijo el director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay, Jesko Hentschel.

Estas reformas se centran en las áreas de políticas económicas, estadísticas, competencia, inversión, gobernanza pública y modernización del Estado, federalismo, desarrollo regional y gobernanza multinivel, lucha contra la corrupción, educación y competencias, y economía digital, de acuerdo al Plan de Acción que Argentina presentó en marzo de 2017.

El proceso de adhesión a la OCDE brinda además una oportunidad para fortalecer la credibilidad del país, atrayendo inversiones y facilitando el acceso a nuevos mercados. El Secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Horacio Reyser, señaló que este proceso “tiene muchos puntos de contacto con la inserción inteligente en el mundo” que desarrolla Argentina desde diciembre de 2015.


"El Banco Mundial acompaña a la Argentina en el proceso de adhesión a la OCDE. Nuestro objetivo es maximizar el aprendizaje basado en experiencias internacionales que ayuden a lograr reformas exitosas para el país"
Jesko Hentschel
director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay

Image

Jesko Hentschel (Director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay), Francisco Cabrera (Ministro de Producción de la República Argentina) y Ángel Melguizo (Jefe de Unidad de Latinoamérca y el Caribe, OCDE)

Banco Mundial


La mirada social

Un desafío clave para Argentina, al igual que para muchos países de América Latina, sigue siendo la reducción de los niveles de desigualdad. “En la región más desigual del mundo, el crecimiento económico no es suficiente, la sociedad exige más igualdad de oportunidades”, opinó Luiz de Mello, director de Gobernanza Pública de la OCDE.

Para Gabriela Ramos, jefa de Gabinete del Secretario General de OCDE y Sherpa G-20, “es clave trabajar para una productividad incluyente, ya que la desigualdad inhibe el crecimiento económico”.

Para abordar estos retos, los expertos pusieron el foco en promover mejores políticas educativas apuntando a aprendizajes fundamentales y habilidades socioemocionales, aumentar la formalidad laboral e implementar la cobertura universal de salud.

Otro de los temas centrales de la agenda fue el fortalecimiento de la integridad y la transparencia. “Es importante el rol de los ciudadanos para abordar un camino sostenible de las reformas, y aquí la ciudadanía comienza a tomar acción y pedir información”, opinó James Brumby, Director de Gobernanza del Banco Mundial.


Api
Api