ARTÍCULO Julio 27, 2018

La eficiencia energética: fundamental para un futuro con ciudades sostenibles

Image

Zona central de Brasilia iluminada por lámparas de LED

Gabriel Jabur/Agência Brasília


En Brasil, un nuevo proyecto busca hacer la iluminación urbana y la industria más eficientes. Para ello, contará con el apoyo del sector privado

¿Puedes imaginar cuánto se podría ahorrar en dinero y recursos naturales si los países adoptaran la eficiencia energética como prioridad en sectores como iluminación pública o industria? Este es un concepto esencial para el futuro de la infraestructura y, sin embargo, todavía poco difundido.

Cuando se habla en eficiencia energética, diversos datos muestran cuánto aún queda por hacer. El Consejo Americano para una Economía Energéticamente Eficiente (ACEEE), por ejemplo, hizo en 2016 un análisis de las políticas y el desempeño de los 23 países campeones de consumo.

Uno de ellos fue Brasil, que ocupa uno de los últimos lugares de la lista de ACEEE, y donde en las dos últimas décadas, las inversiones para sustituir o reparar la infraestructura ya existente quedaron muy por debajo de lo necesario (al menos el 3% del PIB). Solo en el sector de energía, cayeron del 2,13% del PIB en la década de 1970 al 0,7% en 2016, según un reciente informe del Banco Mundial.

Ante esta situación, una nueva iniciativa - combinando innovaciones financieras y tecnológicas - puede representar un paso importante en la formación de un sector energético más eficiente y sostenible. El Proyecto de Instrumentos Financieros para Ciudades con Eficiencia Energética de Brasil (FinBRAZEEC), que une el Banco Mundial y la Caixa, tiene el objetivo de movilizar capital del sector privado para inversiones en las áreas de industria e iluminación pública urbana en los próximos 15 años.

Con este programa, los centros urbanos brasileños podrán crear subproyectos para sustituir completamente las actuales lámparas de vapor de sodio por LED, por ejemplo. En tanto, las industrias podrán modernizar sistemas de bombeo, motores, hornos y otros tipos de equipos.

El foco en las ciudades se justifica porque el 86% de los brasileños viven en ellas. Por lo tanto, las iniciativas de eficiencia energética urbana tienen un impacto beneficioso para una parte significativa de la población, ya que al sustituir tecnologías ineficientes se reducen el consumo energético, la contaminación y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Y la búsqueda por más participación del sector privado en infraestructura es esencial en un momento de restricción en el uso de los recursos gubernamentales. Hoy, la gran mayoría de las inversiones (alrededor del 70%) todavía provienen de fuentes públicas, incluyendo bancos estatales.

Reducir los riesgos

El nuevo proyecto prevé un préstamo de 200 millones de dólares del Banco Mundial, combinado con 195 millones de dólares del Fondo Verde para el Clima (GCF) y 20 millones de dólares del Fondo de Tecnología Limpia (CTF). Por su parte, la Caixa -el cuarto banco más grande de Brasil y la segunda institución financiera más grande de Latinoamérica - recibirá el préstamo, liderará la formación de un consorcio de acreedores comerciales y creará un mecanismo para proporcionar garantías parciales de crédito. Estas garantías servirán para disminuir el riesgo relativo a los proyectos de iluminación urbana y eficiencia energética industrial.

En total, se espera que el FINBRAZEEC movilice más de 1.000 millones de dólares para proyectos de eficiencia energética urbana. Con ello, el proyecto será un ejemplo de cómo los recursos del sector público en Brasil, particularmente los de los tres mayores bancos estatales, pueden ser usados para aprovechar el capital del sector privado para inversiones en infraestructura.

El FinBRAZEEC también contemplará asistencia técnica en el área de preparación de proyectos. La actividad se realizará con el apoyo del GCF, del Fondo Global de Infraestructura y del Programa de Asistencia para la Gestión del Sector de Energía (ESMAP), del Banco Mundial.


"Este modelo de financiación innovadora nos ayudará a desbloquear el potencial de inversión en los sectores de iluminación pública y eficiencia energética industrial, que ya habían sido identificados como particularmente prometedores para soluciones basadas en el mercado. Pero esperamos que el ejemplo incentive enfoques similares también en otras áreas"
Image
Martin Raiser
Director del Banco Mundial para Brasil

De hecho, movilizar inversiones del sector privado será importante para la infraestructura de Brasil y, sobre todo, para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas para el año 2030. La Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) calcula que solo en los países en desarrollo se necesitarían inversiones anuales de entre 3,3 billones y 4,5 billones de dólares. Faltan alrededor de 2,5 billones de dólares al año para suplir esa necesidad.

Contribución para el clima

Por medio del FINBRAZEEC, Brasil podrá dejar de emitir 12,5 millones de toneladas de CO2 equivalente durante la vida del proyecto. Este programa también busca ayudar al país a cumplir una de sus metas determinadas en el Acuerdo de París contra el cambio climático: mejorar la eficiencia en el sector eléctrico en un 10% para 2030.

Al combinar innovaciones financieras y climáticas, el proyecto puede servir de modelo para inversiones tanto en energía limpia como en otros sectores en Brasil y en todo el mundo en desarrollo, donde las necesidades de infraestructura son muchas, y los recursos públicos, limitados. Además, contribuir a un futuro con ciudades más sostenibles, en las que la iluminación pública y la industria cumplen sus funciones sociales y económicas sin dañar los recursos naturales.



Api
Api