ARTÍCULO Octubre 13, 2018

Invertir en las personas: el momento es ahora

Image

, entre los que se incluyen la incertidumbre política, la evolución geopolítica, el endurecimiento paulatino de las condiciones de financiamiento, así como el aumento de los niveles de la deuda y la volatilidad monetaria. El Grupo Banco Mundial (GBM) está ayudando a sus países miembros a hacer frente a estos desafíos mediante una combinación de asistencia financiera y asesoría en materia de políticas, con el fin de promover un crecimiento económico sólido e inclusivo, reducir los riesgos y promover la competitividad, al tiempo que se refuerza la sostenibilidad fiscal y la resiliencia financiera.

Este fue uno de los mensajes principales que expresó el Comité para el Desarrollo, un foro de nivel ministerial del GBM y el Fondo Monetario Internacional (FMI), en el comunicado emitido al cierre de las Reuniones Anuales de ambas instituciones en Bali (Indonesia). El Comité, que representa a los 189 países miembros, manifestó su Los accionistas solicitaron al GBM que trabajara junto con el FMI para ayudar a los países a fortalecer sus situaciones fiscales mejorando la capacidad de gestión de la deuda, aumentando la movilización de recursos internos y profundizando los mercados de capital locales. El Comité también puso de relieve la función crucial que desempeña el comercio internacional para el crecimiento económico, la creación de empleo y el desarrollo sostenible.

El encuentro de estas entidades se celebra en un momento en que Indonesia debe hacer frente a los desastres naturales de Lombok y Sulawesi. En su discurso de apertura, (i) el presidente del GBM, Jim Yong Kim, puso énfasis en la necesidad de generar resiliencia frente a este tipo de desastres y abordar las perturbaciones climáticas que los exacerban. Acerca de las diversas crisis y de las transformaciones económicas de largo plazo que afectan a los países en desarrollo, afirmó: “Debemos acordar formas de abordar los desafíos más importantes a los que se enfrentan nuestros clientes”.

Tanto en el comunicado como en el discurso del Dr. Kim, se mencionó la importancia fundamental de desarrollar el capital humano, en particular en vista del modo en que los avances tecnológicos afectan el empleo, el sector financiero y otros aspectos del desarrollo. Este índice forma parte de una iniciativa más amplia y de alcance mundial, el Proyecto de Capital Humano, con el que se respalda el avance mensurable y de largo plazo hacia mejores resultados en las áreas de educación, salud, nutrición y protección social.

El capital humano se relaciona estrechamente con la necesidad de garantizar que todos los individuos puedan adquirir las habilidades que hacen falta para adaptarse y prosperar en un contexto de disrupciones digitales. Este es el tema central del Informe sobre el desarrollo mundial 2019: La naturaleza cambiante del trabajo, que también se dio a conocer durante las Reuniones. Tanto el Dr. Kim como el Comité señalaron que la tecnología puede contribuir a acelerar los avances hacia los dos objetivos principales del GBM, de poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida. Pero las innovaciones cada vez más veloces también presentan riesgos, en particular cuando crean nuevos empleos y mercados, pero a la vez dejan otros obsoletos.

El Comité expresó su respaldo al trabajo conjunto del Banco Mundial, la Corporación Financiera Internacional (IFC) y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) dirigido a aplicar soluciones del sector privado cuando estas contribuyan al logro de los objetivos de desarrollo, mientras se reserva el financiamiento público para proyectos que el sector privado no pueda respaldar. También reiteró su apoyo a la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del GBM para los países más pobres, y puso de relieve los elementos clave de su actual ciclo de financiamiento: el Servicio de Financiamiento para el Sector Privado (establecido en colaboración con IFC y MIGA para estimular la inversión privada en los países frágiles y de ingreso bajo) y la incorporación de la AIF a los mercados de capital internacionales a través de la emisión de su primer bono, que resultó sumamente exitosa.

Como afirmó el Dr. Kim en su discurso, las Reuniones constituyeron una oportunidad para intercambiar nuevas ideas y enfoques que pueden acelerar los avances hacia los dos objetivos del GBM: poner fin a la pobreza extrema para 2030 e impulsar la prosperidad compartida del 40 % más pobre en todos los países del mundo. Si bien en los últimos años se han logrado notables progresos, el Dr. Kim puso de relieve “la cruda realidad que significa esta crisis de capital humano”. Y Cuando las personas aspiran a una vida mejor, que saben que existe en otro lado, pero no tienen forma de alcanzarla, la frustración puede llevar a los países hacia un camino de fragilidad, conflictos, violencia, extremismo y migración.

Pero para resolver estos desafíos mundiales es fundamental comprenderlos. En palabras del Dr. Kim, “Lo bueno es que ahora sabemos mucho más que antes acerca de cómo ayudar a los países a prepararse para este futuro”. Provistos de estos conocimientos, añadió, “[...] no tenemos excusa y debemos actuar —con el sentido de urgencia que esta crisis requiere— para invertir en nuestra gente”.

 



Api
Api