Esta página en:

OPINIONES

¿Por qué Colombia necesita un sistema tributario más progresivo?

Lars Christian Moller

La República

Diciembre 17, 2012

Colombia es el séptimo país más desigual del mundo. La desigualdad es similar a países como Haití, Angola y Sudáfrica. Incomodo con esta situación, el Gobierno del Presidente Santos ha tomado una serie de medidas para reducirla , incluida la propuesta de reforma fiscal reciente.

La informalidad y el desempleo son temas complejos que los economistas siguen intentando entender. No hay duda, sin embargo, que los empleadores aplican un poco de lógica económica a la hora de decidir contratar y despedir trabajadores. Pocos empleadores contratan a un nuevo trabajador si las ganancias adicionales esperadas de hacerlo son inferiores al salario. Contratar trabajadores formales en Colombia es muy costoso por dos razones: en primer lugar, existe un salario mínimo equivalente a más del 70% del salario promedio, en segundo lugar, debido a que existen altos costos no salariales que el empleador debe asumir (asciende al 45% del costo de mano de obra). Según la Ocde, tanto el salario mínimo como los sobrecostos a la nomina están entre los más altos del mundo.

Reducir el costo de la mano de obra formal, tal como se propone en la reforma fiscal en curso, debería ayudar a reducir la informalidad y el desempleo, y por lo tanto la desigualdad. Las contribuciones del empleador al Sena, el Icbf y el seguro de salud ahora se financiará con un nuevo impuesto al patrimonio (conocido como Cree) que grava los beneficios empresa. Adicionalmente, el Gobierno ha garantizado la plena financiación de estos programas. Sin embargo, reducir el costo de mano de obra formal no es el único remedio necesario. La productividad de los trabajadores es igualmente importante ya que trabajadores altamente cualificados son más atractivos para las empresas en la medida en que su contratación puede aumentar los beneficios a futuro. Otro gran reto, por lo tanto, tiene que ver con la mejora en calidad de la educación en Colombia y los sistemas de formación profesional ya que estos garantizan aumentos en la productividad laboral.

Open Quotes

El impuesto sobre la renta personal en Colombia es regresivo. Esto significa que cuanto más rico se es, más baja es la tasa de impuestos efectiva pagada. El Gobierno propone superar este problema mediante la introducción de un sistema fiscal progresivo, es decir, para que los hogares más ricos paguen una mayor tasa de impuestos efectiva. Close Quotes

Lars Christian Moller
Economista Principal del Banco Mundial en Colombia

Colombia aspira a unirse a la Ocde. Según lo mencionado por el presidente Juan Manuel Santos, la Ocde es un club de ‘buenas prácticas’. Países de la Ocde tienen niveles de desigualdad de ingresos que son considerablemente más bajos que en Colombia. Estos países utilizan su sistema fiscal y de transferencia efectiva de lograr tales resultados. Lo hacen mediante la imposición de cargas tributarias más altas a los hogares ricos en relación con los más pobres, aplicando, entre otros, transferencias monetarias a hogares de bajos ingresos. Tomemos el ejemplo del Reino Unido. La distribución de los ingresos generados por el mercado es muy similar al de Colombia. Sin embargo, cuando se considera el efecto de los impuestos y transferencias, el Reino Unido ha reducido la desigualdad en 16 puntos Gini en la escala, mientras que la intervención del Gobierno no tiene impacto sobre la desigualdad en Colombia.

El impuesto sobre la renta personal en Colombia es regresivo. Esto significa que cuanto más rico se es, más baja es la tasa de impuestos efectiva pagada. El Gobierno propone superar este problema mediante la introducción de un sistema fiscal progresivo, es decir, para que los hogares más ricos paguen una mayor tasa de impuestos efectiva. El Banco Mundial estima que esta intervención (conocido como el Iman, o el Impuesto Mínimo Alternativo Nacional) podría reducir el coeficiente de Gini hasta 2 puntos. Esto podría reducir la desigualdad en Colombia al nivel de Brasil - un país que solía ser bastante desigual, pero que ha reducido la desigualdad sustancialmente durante la última década.

Sin lugar a dudas, Colombia tiene un largo camino por recorrer si quiere alcanzar los niveles de desigualdad de la Ocde. Sin ser un requisito para su adhesión, el nivel de desigualdad es un punto de referencia relevante. La experiencia muestra que la desigualdad es un indicador social muy difícil de mejorar, así que las expectativas deben ser administradas en consecuencia. Por otro lado, no hay duda de que el gobierno colombiano ha dado un gran paso en la dirección correcta al tratar de abordar la desigualdad a través de una reforma fiscal. Para los millones de colombianos preocupados por la alta desigualdad, esto representa un avance positivo.

Publicado en La República el 15.12.12.