OPINIONES

China: Un asociado de vital importancia en la lucha contra el cambio climático

Jim Yong Kim

China Daily

Septiembre 17, 2013

Durante los últimos 30 años, China ha avanzado en la consecución de su objetivo de desarrollo económico a gran velocidad, con un crecimiento medio de alrededor del 10% al año. Durante este período, aproximadamente 500 millones de personas lograron salir de la pobreza y China ocupa ahora el segundo lugar entre los países del mundo por la magnitud de su economía.

Estos logros son notables para cualquier país y más aún para uno del tamaño de China. Sin embargo, las tensiones que genera un crecimiento tan rápido son cada vez más claras, entre ellas, por ejemplo, la degradación ambiental y su impacto en la salud de las personas. Los dirigentes del país están ahora considerando, de manera acertada, las medidas más adecuadas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos chinos.  

Para alcanzar estas aspiraciones, uno de los mayores desafíos que afronta China —y también el mundo— en nuestra era consiste en abordar los efectos del cambio climático. No es necesario mirar lejos para encontrar recordatorios trágicos de que el cambio climático es una amenaza real y presente que puede revertir los avances en materia de desarrollo logrados en el curso de muchos años.

En julio, las lluvias intensas que azotaron China sudoriental ocasionaron grandes inundaciones y deslizamientos de tierra que causaron la muerte de decenas de personas y centenares de desaparecidos. En agosto, la crecida del río Heilong (Amur) en la frontera entre la región nororiental de China y Rusia causó la peor inundación en un siglo, que bloqueó caminos y dejó aisladas a aldeas completas.   

Hay pruebas cada vez más abundantes de que todos los fenómenos meteorológicos extremos —sequías, inundaciones, tormentas e incendios forestales— han aumentado durante las últimas décadas, en algunos casos a raíz del cambio climático. En un informe reciente del Banco Mundial, “Bajemos la temperatura: Por qué se debe evitar un planeta 4°C más cálido”, se señala que el aumento de la temperatura del planeta constituye una creciente amenaza para la salud y los medios de subsistencia de los habitantes de todas las regiones, y da lugar a la posibilidad de que ocurran desastres de gran magnitud en forma habitual.

El cambio climático reviste suma prioridad para el Banco Mundial, y la institución está trabajando con los países, con organizaciones, grupos de la sociedad civil y otras entidades de todo el mundo para encontrar soluciones. China desempeñará un papel fundamental. Su gran extensión intensifica el desafío, y el ritmo veloz de crecimiento y urbanización exacerba el problema. 

En la actualidad, China es el país que contribuye en mayor medida a las emisiones de gases de efecto invernadero en términos de volumen. La emisión per cápita de dióxido de carbono ha aumentado a 7,2 toneladas métricas, un nivel comparable al de los países de la Unión Europea.

La buena noticia es que el Gobierno de China está adoptando medidas para abordar el desafío en una escala semejante. El país se ha comprometido a lograr una reducción de su intensidad de carbono del orden del 40%-45% para 2020, en comparación con los niveles de 2005, y a incrementar su consumo de energía basada en combustibles no fósiles al 15% para el mismo año. 

China está a la vanguardia en el mundo en materia de desarrollo de pequeñas centrales hidroeléctricas y de capacidad eólica, que se ha duplicado cada año desde 2005 hasta llegar a 61 gigavatios en 2012. Su consumo de energía renovable entre 1990 y 2010 ascendió a una cifra equivalente a la de todos los países de Europa en conjunto.

El Grupo del Banco Mundial está respaldando los esfuerzos de China por acrecentar los resultados. Ayer firmé un memorando de entendimiento con el presidente de la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo con el objeto de ampliar la cooperación en las esferas del cambio climático, la energía limpia, la reducción de los atascos y la contaminación atmosférica, y la gestión mejorada del riesgo de inundaciones.

Esta iniciativa se asienta en nuestra asociación histórica con China, que incluye más de la mitad de los 125 proyectos activos del Banco Mundial centrados en el programa de cambio climático. El Banco Mundial ha aportado financiamiento por valor de US$5300 millones para iniciativas sobre cambio climático en China y ha movilizado otros US$36 000 millones del Gobierno, el sector privado y otras fuentes, propiciando de ese modo una inversión total de más de US$40 000 millones. Tan solo el año pasado, la Corporación Financiera Internacional, la institución del Grupo del  Banco que se dedica al sector privado, comprometió la cifra récord de US$347 millones para proyectos relacionados con el clima. Esa suma representó un tercio del total de los compromisos por valor de US$1000 millones asumidos por IFC en China.

Por ejemplo, estamos trabajando en forma conjunta para transformar a Shanghai en una ciudad con bajo nivel de emisiones de carbono a través del aumento de la eficiencia energética en los edificios, y para promover la movilidad ecológica a través del transporte público y los vehículos eficientes y no contaminantes.

Durante las últimas dos décadas, hemos respaldado las actividades de China en materia de adopción e implementación en gran escala de tecnologías limpias. Ahora estamos brindado apoyo a sus mecanismos piloto de comercialización de emisiones para alcanzar las metas ecológicas de manera más eficaz en función de los costos. Estos mecanismos incluyen un sistema de fijación de límites e intercambio de emisiones de carbono a través de la iniciativa Asociación para la Preparación del Mercado, mecanismos de intercambio de eficiencia energética y mecanismos de cuotas e intercambio de energías renovables.

Como se señala en nuestro informe, si hoy no se adoptan medidas drásticas, la temperatura del planeta podría aumentar 2°C por encima del nivel imperante en la era preindustrial en el curso de los próximos 20 a 30 años, con efectos devastadores en la producción agrícola, los recursos hídricos, los ecosistemas costeros y las comunidades.

En cuanto institución que se ha fijado la meta de poner fin a la pobreza extrema para el año 2030 y de promover la prosperidad compartida, ponemos todo nuestro empeño en ayudar a los países a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a prepararse para un planeta con fenómenos climáticos y meteorológicos extremos de gran magnitud.  Aunque el cambio climático afecta a todos los habitantes, los pobres son los más afectados y los que están menos preparados para afrontar sus efectos.

El mundo puede aprender mucho de la experiencia de China. Me parece sumamente alentador que China se haya propuesto ser un engranaje más importante de la solución mundial. China y el mundo necesitan ese tipo de medidas audaces, y el Grupo del Banco Mundial colaborará de todas las maneras posibles.

El autor es el presidente del Grupo del Banco Mundial.

Esta nota se publicó originalmente en el China Daily bajo el título “Un asociado de vital importancia en la campaña verde”.