COMUNICADO DE PRENSA

China busca un aterrizaje suave, afirma el Banco Mundial

Abril 12, 2012



Según un nuevo informe, China puede sentar las bases para un desarrollo sostenible en el largo plazo

BEIJING, 12 de abril de 2012. Según las proyecciones incluidas en un nuevo informe del Banco Mundial, el crecimiento del producto interno bruto (PIB) de China será del 8,2% en 2012 y del 8,6% en 2013. En el China Quarterly Update (Boletín trimestral de información sobre China), dado a conocer hoy, se indica que aún hay muchas posibilidades de lograr un ajuste gradual del crecimiento.

Se espera que la desaceleración gradual de China continúe durante 2012, debido a que el crecimiento del consumo aminorará en forma moderada, las inversiones se recortarán más marcadamente y la demanda externa seguirá débil”, sostuvo Ardo Hansson, economista principal para China. “El riesgo de recalentamiento se está atenuando, por lo que aumentan las perspectivas de lograr un aterrizaje suave”.
 
En el boletín trimestral de información sobre China —en el que se evalúa periódicamente la economía de ese país— se señala como desafío clave en materia de políticas en el corto plazo la necesidad de facilitar un aterrizaje suave y sostener el crecimiento. Entre los principales factores de riesgo se incluyen las perspectivas de crecimiento endebles e inciertas de los países de ingreso alto y el modo en que evolucionará la corrección que ya se observa en los mercados inmobiliarios de China. Hay margen normativo suficiente para enfrentar los riesgos, pero será necesario diseñar con sumo cuidado las medidas de respuesta, teniendo en cuenta los efectos y objetivos de largo plazo.
 
Según el boletín, toda respuesta normativa debería centrarse en primer lugar en la política fiscal y dar prioridad a las medidas que apoyen el consumo. Se podrían introducir nuevos ajustes en el encaje legal a fin de incrementar la disponibilidad de crédito, pero sería conveniente reservar la modificación de la tasa de política para posibles situaciones desfavorables, dado que las tasas de interés reales ya se están acomodando. Las medidas administrativas han resultado útiles para enfriar el mercado inmobiliario. En el futuro, deberían ser sustituidas por medidas de mercado que permitan elevar el costo del capital y ampliar la gama de oportunidades de inversión.
 
Las perspectivas de China en el largo plazo dependerán del modo en que maneje los desafíos estructurales fundamentales que se le presentan. A medida que se debiliten los motores tradicionales del crecimiento, es posible que se observe una desaceleración gradual en el crecimiento del PIB. Para sostener un fuerte aumento del ingreso per cápita es necesario revitalizar las bases que sustentan el crecimiento, en especial, el aumento de la productividad. Será fundamental ampliar el margen para la competencia y redefinir el origen de la ventaja competitiva de China, de modo que ya no radique en el costo bajo sino en el valor elevado generado mediante la innovación.
 
El rápido crecimiento y el cambio estructural logrados en el pasado trajeron como consecuencia desequilibrios económicos, sociales y ambientales. De cara al futuro, será importante preservar el cambio de enfoque ya en marcha, en virtud del cual el énfasis no recae en la tasa de crecimiento sino en la calidad del desarrollo.
 
En este sentido, Philip Schellekens, economista superior y autor principal de este boletín, observa: “El episodio actual de debilidad cíclica muestra los límites del modelo de crecimiento de China, impulsado por las exportaciones, el crédito y las inversiones. Como se afirmó en el 12.o Plan Quinquenal, un avance decidido respecto del programa de reforma estructural ayudará a China a lograr el objetivo de mejorar la calidad de su desarrollo”.

Contactos para medios de comunicación
En Beijing
Li Li
Teléfono: 86-10-58617850
lli2@worldbank.org
En Washington
Mohamad Al-Arief
Teléfono: +1 (202) 473-808
malarief@worldbank.org

COMUNICADO DE PRENSA N.º
2012/387/EAP