COMUNICADO DE PRENSA

Se requiere una política activa para eliminar las diferencias por razón de género que subsisten en la región de Asia Oriental y el Pacifico

Junio 18, 2012

Las diferencias por razón de género en materia de educación y salud han venido disminuyendo, pero subsisten importantes disparidades de género en cuanto a acceso a oportunidades económicas y participación e influencia en la sociedad, señala el Banco Mundial

BANGKOK, 18 de junio de 2012. Un nuevo estudio del Banco Mundial muestra que si bien la igualdad de género ha aumentado en todas partes de la región de Asia oriental y el Pacifico, aún subsisten disparidades en esferas importantes. Según el informe, titulado Toward Gender Equality in East Asia and the Pacific (Hacia la igualdad de género en la región de Asia oriental y el Pacífico), ampliando el acceso de las mujeres al empleo y a las oportunidades económicas podría incrementarse considerablemente la productividad en esa región.

“En la región, eliminar la desigualdad de oportunidades en materia de participación económica podría aumentar entre un 7% y un 18% la productividad del trabajador, factor que repercute en gran medida en el crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Por lo tanto, promover el empoderamiento económico de la mujer no solo es justo, sino también inteligente”, señala Pamela Cox, vicepresidenta para Asia y el Pacífico del Banco Mundial.

El informe, que recibió apoyo de AusAID, está siendo dado a conocer en Bangkok por un equipo de expertos en género del Banco Mundial. Sus autores están dialogando con encargados de la formulación de políticas, entidades de la sociedad civil y orientadores de la opinión pública sobre los objetivos de género y desarrollo, y están analizando alternativas de políticas para promover la igualdad de género y un desarrollo más eficaz.

“El Banco está resuelto a respaldar a los países para hacer frente a las dificultades que enfrentan las mujeres para obtener acceso a oportunidades económicas, relacionadas con el fortalecimiento de aptitudes valiosas en el mercado de trabajo, con un acceso más expedito a la tierra y al capital o con una mayor participación e influencia en la sociedad”, señala Annette Dixon, directora encargada de país del Banco Mundial para la región de Asia sudoriental.

Según el estudio, promoviendo la igualdad de género en materia de oportunidades económicas y participación en la sociedad se promueve también el logro de mejores resultados en términos de desarrollo, tales como el aumento de la productividad, mayor crecimiento y la aceleración del proceso de reducción de la pobreza. Aunque en Asia oriental y el Pacífico la participación femenina en la fuerza de trabajo en general es mayor que en otras regiones en desarrollo, el progreso ha sido desigual.

“La región de Asia oriental y el Pacífico es vasta y diversa, con pronunciadas diferencias en materia de desarrollo económico y social, incluso en materia de avance hacia la igualdad de género. En algunos aspectos, las mujeres de la región están hoy en mejores condiciones que nunca para participar en el desarrollo, contribuir a su consecución y obtener sus beneficios, pero queda mucho por hacer”, manifiesta Andrew Mason, redactor principal del informe.

Por tratarse de un informe regional, en Toward Gender Equality in East Asia and the Pacific se examinan temas especialmente importantes para la región, tales como las dimensiones de género de varias tendencias emergentes —el aumento de la integración económica mundial, el uso creciente de tecnologías de información y comunicaciones, la migración, la urbanización y el rápido envejecimiento de la población— que generan nuevas oportunidades de promover la igualdad de género, pero también nuevos riesgos en esa esfera.

El informe aporta nuevos datos y pruebas en materia de género y desarrollo, fortaleciendo así significativamente la capacidad de los países de formular una política basada en pruebas en ese ámbito.

Basándose en esa más sólida base probatoria, en el informe se identifican cuatro esferas prioritarias para la acción pública en los países de Asia oriental y el Pacífico:

  • Primero, promover la igualdad de género en materia de desarrollo humano, donde las diferencias por razón de género en cuanto a educación y salud siguen siendo pronunciadas.
  • Segundo, eliminar las diferencias por razón de género en materia de oportunidades económicas, lo cual se justifica tanto por razones de equidad como por razones de eficiencia.
  • Tercero, fortalecer la participación y la influencia de las mujeres, y brindarles protección frente a la violencia. Una mayor participación femenina aumentará la calidad del proceso de adopción de decisiones y, por lo tanto, el desarrollo en sentido amplio.
  • Finalmente, promover las oportunidades y realizar la gestión de los riesgos vinculados con tendencias regionales emergentes. Adoptar un enfoque sensible a los temas de género en materia de formulación de políticas en esta esfera dará lugar a mejores resultados en materia de género y también en materia de desarrollo.

En el informe se hace hincapié en que en muchas esferas la igualdad de género no suscita automáticamente crecimiento y desarrollo, por lo cual se requiere una política pública sensible a los temas de género para que los países logren tanto la igualdad de género como un desarrollo más acelerado.

“Es necesario que los encargados de la formulación de políticas de la región comprendan por qué el avance en el proceso de eliminación de diferencias por razón de género ha sido desigual, y apliquen medidas correctivas cuando ellas persistan”, señala Mason. “En última instancia, la igualdad de género es de por sí un importante objetivo de desarrollo y además una acertada política de desarrollo”.

 

Contactos para medios de comunicación
COMUNICADO DE PRENSA N.º
2012/511/EAP