Esta página en:

COMUNICADO DE PRENSA

Banco Mundial apoya a 3800 familias productoras de Quinua

Febrero 21, 2013

Ministra boliviana Nemesia Achacollo participa en evento que destaca el potencial del ancestral y nutritivo producto andino.

WASHINGTON, 20 de febrero de 2013 – En los últimos ocho años unas 3800 familias campesinas bolivianas han recibido inversión y asesoramiento para producir y comercializar la quinua. A través del Proyecto de Alianzas Rurales (PAR), el Banco Mundial ha apoyado y financiado más de 98 alianzas entre estos pequeños productores y compradores internos y externos del milenario y nutritivo cereal.  Así, las ventas del producto se incrementaron en un 38 por ciento.

Las alianzas rurales constituyen una importante respuesta al desarrollo del sector agrícola boliviano, uno de los menos productivos de América Latina, con una alta incidencia de pobreza. De hecho, en 2009 se encontró que el 72,5 por ciento de agricultores en Bolivia sufren de pobreza moderada y 51,5 por ciento de pobreza extrema.

“Para el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, el PAR es un proyecto exitoso” que ha generado crecimiento en la economía local, regional y nacional, según la Ministra de Desarrollo Rural y Tierras Nemesia Achacollo. “Su impacto en la economía familiar de los pequeños productores agrícolas fue notorio al incrementando en más de US$2.000 su ingreso anual”.

La Ministra Achacollo, junto al Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Hasan Tuluy, participará este viernes 22 de febrero en un evento conmemorativo del Año Internacional de la Quinua en la sede principal del Banco Mundial. El evento contará además con una degustación de productos a base de quinua y una exposición del artista boliviano Gastón Ugalde.

El Año Internacional de la Quinoa fue lanzado oficialmente hoy por el Presidente de Bolivia, Evo Morales, y la Primera Dama de Perú, Nadine Heredia, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

Además de aumentar los ingresos de los productores, PAR ha contribuido a mejorar sus sistemas de producción e incrementado sus  rendimientos en un 14 por ciento. Las alianzas creadas  con agentes de mercado, que comercializan la quinua dentro y especialmente fuera de Bolivia, han ayudado a aumentar las ventas del cereal en un 38 por ciento.

Esta conmemoración sirve para resaltar el potencial que tiene este producto tanto para productores como consumidores”,  afirmó Tuluy. “Al acercar a los pequeños cultivadores de quinua en Bolivia  a otros cultivadores y a mercados nacionales e internacionales, el Banco Mundial está respondiendo a una de las prioridades del gobierno boliviano de aliviar la pobreza rural. Al mismo tiempo, fomentamos esfuerzos para asegurar la producción sustentable de la quinua”.

Llamado el “trigo de los incas”, este ancestral alimento andino –se cree que ya había cultivos 1.500 años antes de Cristo-, tiene cada vez mayor presencia en la gastronomía de Bolivia y Perú, al igual que de otros países alrededor del mundo.

El cereal ya es reconocido internacionalmente por su gran valor nutritivo. Según la agencia de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) es el único alimento vegetal que posee todos los aminoácidos esenciales, vitaminas, oligoelementos  y además no contiene gluten.

“Frente a la necesidad global de identificar cultivos que tengan el potencial de producir alimentos de calidad en un contexto de cambio climático en progreso, la quinua es una alternativa para que aquellos países que sufren de inseguridad alimentaria tengan la oportunidad de producir sus propios alimentos”, asegura un reciente estudio de la FAO.

Si bien hasta la fecha la quinua,  también conocida como quinoa o kinwa, se cultiva principalmente en el altiplano, es una planta altamente adaptable: soporta temperaturas desde ocho grados bajo cero hasta 38 grados centígrados; se puede sembrar hasta los 4.000 metros y es resistente a la falta de humedad del suelo ya que naturalmente hace uso eficiente del agua.

Esta valiosa herencia andina busca ahora promoverse a nivel mundial con dos objetivos clave: combatir la desnutrición y a la vez impulsar el progreso de las históricamente empobrecidas comunidades del altiplano andino.

Contactos para medios de comunicación
COMUNICADO DE PRENSA N.º
2013/21.2/LAC