COMUNICADO DE PRENSA

Precios de los alimentos disminuyen pero aún se mantienen elevados y cercanos a tope histórico

Marzo 27, 2013

El sobrepeso y la obesidad siguen siendo una epidemia global incluso en tiempos de alza de los precios de los alimentos

Ciudad de Washington, 27 de marzo de 2013 - Los precios mundiales de los alimentos han estado disminuyendo durante seis meses consecutivos, sin embargo aún son muy elevados y se mantienen cercanos a su tope histórico. Los persistentemente altos y volátiles precios de los alimentos no solo influyen en las condiciones de hambre y desnutrición, sino también en la obesidad, que puede aumentar en el contexto del alza de los precios debido a que las personas optan por alimentos más baratos y menos nutritivos para alimentar a sus familias, dice el informe Alerta sobre precios de los alimentos del Grupo del Banco Mundial, que se publica trimestralmente.

“Los alimentos no saludables tienden a ser más baratos que los saludables, tal como sucede con la comida chatarra en países desarrollados. Cuando las personas pobres con un ingreso disponible en los países en desarrollo tratan de hacer frente a los altos y cada vez más volátiles precios de los alimentos, también tienden a elegir comida barata con alto contenido de calorías, pero que no tiene mucho valor nutritivo”, dijo Otaviano Canuto, vicepresidente de la Red de Reducción de la Pobreza y Gestión Económica del Grupo del Banco Mundial. “La mitad de las personas con sobrepeso en el mundo vive en apenas nueve países --China, Estados Unidos, Alemania, India, Rusia, Brasil, México, Indonesia y Turquía-- lo que demuestra que la obesidad no es una epidemia que afecte solo a los países ricos”.

Según la edición más reciente de Alerta sobre precios de los alimentos, los valores mundiales continuaron bajando entre octubre de 2012 y febrero de 2013 –una tendencia que se observa desde la reciente máxima registrada en agosto de 2012– pero estaban apenas un 9% por debajo de los niveles máximos de agosto. La menor demanda provocada por la caída brusca en la utilización mundial del trigo para forraje  y del maíz para la producción de etanol en Estados Unidos hizo caer los precios. El reporte de condiciones climáticas favorables en algunas regiones también despertó la esperanza de una mayor demanda de cereales para 2013 

No obstante, sigue habiendo incertidumbre. Las reservas mundiales de cereales disminuyeron en 3% en 2012, en particular debido a la caída en las reservas de trigo y de cereales secundarios. Dada la falta de lluvias en Argentina, Sudáfrica y Australia, hay dudas respecto de los suministros en los próximos meses. Los precios del petróleo han estado en alza por tres meses consecutivos y, en febrero de este año registraron su punto más alto desde abril de 2012. Una mayor demanda de parte de México, Indonesia, Corea del Sur, Turquía y posiblemente China, puede ejercer presión sobre el mercado.

En la “nueva normalidad” de alza y volatilidad de precios de los alimentos, millones de personas continuarán padeciendo de nutrición deficiente, ya sea por hambre, desnutrición u obesidad, que puede causar la muerte prematura. En 2008, la cifra de adultos con sobrepeso era de 1.460 millones, de los cuales 508 millones eran obesos. Incluso las proyecciones más conservadoras predicen que la cifra aumentará a 2.160 millones de adultos con sobrepeso y casi se duplicará a 1.120 millones de obesos en 2030 en todas las regiones e incluso en países como China e India.

El informe señala que, a pesar de la gravedad del problema, no está claro que la reducción de la obesidad sea una de las principales prioridades de las políticas a nivel mundial. Las respuestas a la epidemia de obesidad han ido desde hacer nada hasta tratar de promover conductas más saludables a través de impuestos, prohibiciones o restricciones sobre ciertos alimentos y campañas de concientización. También ha habido casos extremos en Japón, donde se aplicaron multas a empleados que superaban ciertas medidas corporales

“Los debates sobre los objetivos de desarrollo del milenio (ODM) posteriores a 2015, junto con la reunión de alto nivel de las Naciones Unidas (NU) sobre prevención y control de enfermedades no contagiosas, constituyen una oportunidad sin precedentes para integrar la lucha colectiva nacional y mundial contra todas las formas de malnutrición, desde la atrofia del crecimiento hasta la obesidad”, afirmó Canuto.

Contribución del Banco Mundial

  • Las inversiones en agricultura y desarrollo rural son una prioridad para el Grupo del Banco Mundial, que aumentó las inversiones en agricultura y otras relacionadas con esta práctica a más de US$9.000 millones en el ejercicio de 2012. La asistencia del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento/Asociación Internacional de Fomento (BIRF/AIF) en el ejercicio de 2012 fue la más alta de los últimos 20 años.
  • En respuesta a la sequía en el Cuerno de África, el Grupo del Banco Mundial está aportando US$1.800 millones para salvar vidas, mejorar la protección social y promover la recuperación económica y la capacidad de adaptación a las sequías.
  • La Corporación Financiera Internacional (IFC) invertirá hasta US$2.000 millones en el Programa de Financiamiento de Productos Básicos Esenciales –que apunta a apoyar el comercio de bienes clave, tanto agrícolas como energéticos– con el fin de ayudar a reducir el riesgo de escasez de comida y energía, así como mejorar la seguridad alimentaria de los más pobres del mundo.
  • Un producto de gestión de riesgos primero en su tipo, que fue proporcionado por la IFC, respaldará la protección de comerciantes y procesadores de alimentos de los países en desarrollo ante la volatilidad de los precios de los alimentos, manteniendo activos los esenciales flujos del comercio.
  • El Banco está apoyando el Programa Mundial para la Agricultura y Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés), que aporta US$1.500 millones para combatir el hambre y la pobreza en zonas rurales de los países de ingreso bajo. El GAFSP recibe financiamiento de 10 donantes y participa activamente en 28 programas en 18 países, centrándose en el aumento de los ingresos, el incremento de la productividad agrícola, la mejora de la nutrición y el empoderamiento de género.
  • El Programa de Respuesta a la Crisis Mundial de los Alimentos (GFRP, por sus siglas en inglés) ha beneficiado a 66 millones de personas en 49 países mediante  ayuda de emergencia por un monto de US1.560 millones. Desde julio de 2012 en adelante, la respuesta de emergencia del Banco se canaliza a través del Mecanismo de Respuesta a las Crisis de la AIF y el recién aprobado Mecanismo de Respuesta Rápida, que proporcionará la base para la asistencia de emergencia en el futuro.
  • Aumento de las asignaciones del BIRF/AIF a redes de protección social (aumentó seis veces de US$1.200 millones en el período anterior a las crisis del ejercicio de 2006-08 a más de US$10.000 millones en el ejercicio de 2009-2012).
  • El Grupo del Banco Mundial está trabajando en coordinación con los organismos de la ONU a través de la Fuerza de Tarea de Alto Nivel para la Seguridad Alimentaria y con organizaciones no gubernamentales, y está respaldando a la Alianza para el Sistema de Información sobre los Mercados Agrícolas (AMIS, por sus siglas en inglés) (i)  con el objetivo de mejorar la transparencia del mercado de los alimentos y ayudar a los Gobiernos a adoptar medidas bien fundadas para responder a los aumentos de los precios mundiales.
  • Promoción de más inversiones en investigación agrícola –por ejemplo, a través del Grupo Consultivo sobre Investigaciones Agrícolas Internacionales (CGIAR, por sus siglas en inglés) (i)– y seguimiento del comercio de productos agrícolas para identificar cualquier posible escasez de alimentos.
  • Apoyo al mejoramiento de la nutrición entre grupos vulnerables a través de programas comunitarios destinados a aumentar el uso de los servicios de salud y la atención en general. Como parte de su respuesta a la crisis de los alimentos, el Banco ha respaldado la entrega diaria de alrededor de 2,3 millones de raciones escolares a niños de países de ingreso bajo.
  • Ratificación del marco de acción de la Iniciativa SUN para el fomento de una mejor nutrición (i) que cuenta con el respaldo de más de 100 asociados, entre ellos el Banco Mundial, como parte del Movimiento para el fomento de la nutrición.
  • Mejoramiento de la colaboración internacional en la generación e intercambio de conocimientos sobre agricultura, seguridad alimentaria y nutrición a través de la plataforma de conocimientos Secure Nutrition: www.securenutritionplatform.org. (i)
  • IFC ha puesto en marcha el Programa Mundial de Riego (GIP, por sus siglas en inglés), que proporciona respaldo a los proveedores de riego con el objetivo de aumentar la disponibilidad y el acceso de equipos de riego eficientes para mejorar la gestión del uso del agua para la agricultura.

 

Contactos para medios de comunicación
En Washington

Yoko Kobayashi
Teléfono: (202) 458-2624

En Washington

Fred Jones
Teléfono: (202) 473-9336

En Washington (For Broadcast Requests)

Natalia Cieslik
Teléfono: (202) 458-9369

COMUNICADO DE PRENSA N.º
2013/299/PREM