COMUNICADO DE PRENSA

En su lucha por mejorar las condiciones de vida de los pobres en todo el mundo, el Grupo del Banco Mundial entrega casi US$53 000 millones en apoyo financiero a los países en desarrollo en el ejercicio de 2013

Julio 23, 2013

Récord de financiamiento concedido por la AIF; los más altos niveles de apoyo para proyectos en África al sur del Sahara; montos sin precedentes de financiamiento de IFC y garantías de MIGA 

CIUDAD DE WASHINGTON, 23 de julio de 2013. En el ejercicio de 2013, que se cerró el 30 de junio, el Grupo del Banco Mundial comprometió US$52 600 millones en préstamos, donaciones, inversiones de capital y garantías para promover el crecimiento económico, impulsar la prosperidad compartida y combatir la pobreza extrema  en los países en desarrollo.

Pese a la difícil situación  de la economía mundial, los compromisos para la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco Mundial para los países más pobres, marcaron un récord, y las inversiones del Grupo del Banco en el sector privado, así como las garantías contra riesgos políticos, también alcanzaron cifras sin precedentes.

El Banco aumentó recientemente su pronóstico sobre el crecimiento de los países en desarrollo correspondiente a 2013, situándolo en 5,1%, en comparación con el 5,0% en 2012, y señaló que según los pronósticos, el producto interno bruto (PIB) de esos países mejorará en los años venideros. Los riesgos originados en las economías avanzadas han disminuido y las perspectivas de crecimiento son mayores, a pesar de la contracción que experimenta la zona del euro. El crecimiento se ha frenado en algunos países y es improbable que se llegue a las tasas de crecimiento registradas antes de la crisis, a menos que se lleven a término las reformas por el lado de la oferta.

A pesar de la lenta recuperación de la economía mundial, el Grupo del Banco Mundial respaldó un número estimado de 1956 operaciones para promover oportunidades y hacer que los pobres obtengan servicios que les son necesarios, por ejemplo, mediante inversiones en nutrición, la promoción del sector privado, la construcción de infraestructura y el fortalecimiento del buen gobierno y de las instituciones.

Las instituciones del Grupo del Banco Mundial que contribuyeron a estos resultados financieros son el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), que proporciona financiamiento, instrumentos de gestión de riesgos y otros servicios financieros a países de ingreso mediano; la Asociación Internacional de Fomento (AIF), el fondo del Banco Mundial para los pobres, que otorga créditos sin interés y donaciones a los países más pobres; la Corporación Financiera Internacional (IFC), que realiza inversiones en capital accionario, otorga préstamos y garantías, y presta servicios de asesoría a empresas privadas en países en desarrollo, y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), la institución del Grupo del Banco que proporciona seguros contra riesgos políticos.

“El Banco ha tenido un sólido desempeño durante mi primer año como presidente de la institución, y estamos en condiciones de afrontar los desafíos económicos que tienen los países en desarrollo en estos tiempos en que aún existe incertidumbre”, dijo el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim. “En las Reuniones de Primavera, nuestros accionistas  respaldaron  dos metas nuevas: poner fin a la pobreza extrema antes del final de 2030, e impulsar la prosperidad compartida fomentando el crecimiento de los ingresos del 40% más pobre de la población de cada país en desarrollo. Estamos en el proceso de adaptar todos los esfuerzos del Banco para lograr estas metas.

“También estamos modernizando el Banco y formulando una nueva estrategia que se valdrá de estas nuevas metas para galvanizar los esfuerzos en pro del desarrollo y entregar a los países soluciones de desarrollo que serán transformadoras," dijo Kim. "Felicito al personal del Grupo del Banco por su dedicación a esta tarea y espero con interés que logremos mayores avances el año que viene.”

Los compromisos de la AIF en el ejercicio de 2013 alcanzaron un récord de US$16 300 millones, en comparación con US$14 700 millones en el ejercicio de 2012. La mayor proporción de los recursos comprometidos estuvo destinada a África, que en el ejercicio de 2013 recibió alrededor del 50% del total del financiamiento de la AIF, seguida por Asia meridional, región a la que correspondió alrededor del 25% del total.

A medida que los países continuaron recuperándose de la crisis financiera, el total de los compromisos  del BIRF fue de US$15 200 millones, cifra siempre superior a los niveles registrados antes de la crisis (US$13 500 millones, en promedio,  entre los ejercicios de 2005 y 2008), pero que volvió al nivel de demanda proyectado en el examen de las finanzas del BIRF de abril de 2010.  Asia oriental y el Pacífico, Europa y Asia central, y América Latina y el Caribe fueron las regiones que recibieron las mayores proporciones del financiamiento del BIRF, pues obtuvieron US$3660 millones,  US$4590 millones y US$4770 millones, respectivamente. 

En el ejercicio de 2013, los nuevos compromisos del Grupo del Banco Mundial para el sector de agricultura y otros sectores conexos fueron de US$8000 millones. La asistencia del BIRF/AIF a dichos sectores ha aumentado de un promedio de 9% del total del financiamiento en los ejercicios de 2010 a 2012, al 12% en el de 2013. Las inversiones de IFC en el sector de agricultura alcanzaron una cifra sin precedente de US$4400 millones. En conjunto,  estos compromisos cumplen  la proyección de entre US$8000 millones y US$10 000 millones señalada en el Plan de Acción del Grupo del Banco Mundial para la Agricultura 2013-2015. La asistencia agrícola del BIRF/AIF a África al sur del Sahara fue particularmente importante, al llegar a US$1400 millones, cifra 35% más alta que la asistencia recibida en el período de los ejercicios de 2010 a 2012.  

El Banco Mundial está ayudando a los países a aumentar su capacidad para recuperarse de las crisis externas asociadas a la volatilidad de los mercados, y de los desastres naturales, facilitando  el acceso a instrumentos de mercado para la gestión de riesgos y a soluciones de los mercados de capital. En el ejercicio de 2013, el Banco realizó transacciones  de gestión del riesgo cambiario y de tasas de interés en  beneficio de países miembros por un monto de US$4800 millones. Asimismo, trabajó con 55 países con el fin de fortalecer la capacidad de sus instituciones  para formular  e implementar una estrategia de gestión de riesgos y de la deuda pública. Además, 49 países y organizaciones recibieron  asistencia técnica para mejorar su capacidad para administrar sus reservas en divisas y otros activos financieros. Todo esto involucra a bancos centrales, fondos de pensiones, fondos soberanos de riqueza y diversas organizaciones y entidades internacionales.  

IFC, la mayor institución internacional de desarrollo centrada exclusivamente en el sector privado, proporcionó una cifra sin precedentes de financiamiento a empresas de países en desarrollo, multiplicando así las posibilidades de ese sector de crear puestos de trabajo y encarar los desafíos más apremiantes para el desarrollo en todo el mundo.

Según datos preliminares no auditados, las inversiones de IFC totalizaron casi US$25 000 millones, incluidos fondos de otros inversionistas movilizados por la Corporación, en comparación con los US$20 400 correspondientes al ejercicio de 2012. Dicha cifra incluyó un récord de US$18 300 millones en compromisos de IFC por cuenta propia, lo que representa un aumento de más de 19% con respecto al ejercicio de 2012. También incluyó casi US$6500 millones movilizados de otros inversionistas. Esas inversiones respaldaron más de 600 proyectos en todo el mundo.

IFC siguió centrando su estrategia en los países y regiones más pobres, en especial en África al sur del Sahara, donde el monto de sus inversiones alcanzó una cifra sin precedentes de casi US$5000 millones, incluidos fondos de otros inversionistas  movilizados por la Corporación. Casi la mitad de los proyectos de inversión de IFC se realizaron en los países más pobres que pueden recibir financiamiento de la AIF.

“En condiciones muy difíciles, IFC logró generar importantes impactos en términos de desarrollo  y resultados financieros para nuestros clientes,” dijo el director ejecutivo de IFC, Jin-Yong Cai. “Invertimos y movilizamos más dinero que nunca antes, lo que contribuyó a elevar los niveles de vida en más de 100 países.”

El Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), la institución del Grupo del Banco que proporciona seguros contra riesgos políticos, emitió garantías por un monto de US$2800 millones, que constituye otra cifra récord. MIGA respaldó 30 proyectos de todas partes del mundo y aseguró otros  tres proyectos a través del Fondo Fiduciario de Garantía de Inversiones de la Ribera Occidental y Gaza, que es administrado por el Organismo. La mayor parte de las garantías de MIGA emitidas en 2013, esto es, US$1500 millones  que  representan más de la mitad de las nuevas operaciones, respalda inversiones en África al sur del Sahara. Los proyectos en esa región comprenden una gran variedad de sectores, pero el respaldo de MIGA al sector de energía es el de mayor significación: una proporción importante de las nuevas garantías emitidas por MIGA en la región correspondió a proyectos que abordarán el déficit de energía eléctrica en el conteniente, situación que tiene importantes repercusiones en la competitividad.

 “En el ejercicio de 2013, MIGA tuvo una constante y fuerte demanda de garantías”, dijo Keiko Honda, vicepresidenta ejecutiva de MIGA. “Un hecho importante es que durante el ejercicio nuestra cartera  fue sumamente diversificada, ya que los proyectos respaldados por MIGA abarcaron todas las regiones y sectores: casi tres cuartas partes de nuestros nuevos proyectos respaldaron inversiones en los países más pobres del mundo y casi  la mitad apoyó proyectos en  países frágiles y afectados por conflictos. Muchos de los proyectos que hemos  asegurado serán transformadores para los países anfitriones.” 

En el ejercicio de 2013, el monto de los compromisos financieros proporcionados por el Grupo del Banco Mundial a los países de África al sur del Sahara, región que constituye una prioridad importante para la institución, aumentó en US$2500 millones, hasta llegar a los US$14 700 millones. Esta cifra no tiene precedentes en la institución. Los créditos, donaciones y garantías del BIRF y la AIF para dicha región aumentaron en US$800 millones (en comparación con el ejercicio anterior), hasta alcanzar los US$8250 millones; IFC comprometió una cifra récord de casi US$5000 millones para proyectos de desarrollo del sector privado en África al sur del Sahara, y MIGA destinó US$1500 millones para garantías de proyectos en esa región.

Acerca del Grupo del Banco Mundial

El Grupo del Banco Mundial es una de las principales fuentes internacionales de financiamiento y conocimientos para los países en desarrollo. Lo integran cinco instituciones estrechamente relacionadas: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF), que conforman el Banco Mundial; la Corporación Financiera Internacional (IFC); el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), y el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI). Cada institución cumple una función diferente en la misión de combatir la pobreza y mejorar los niveles de vida de las personas en el mundo en desarrollo.

 

Contactos para medios de comunicación
COMUNICADO DE PRENSA N.º
2014/024/ECR