Esta página en:

COMUNICADO DE PRENSA

Una nueva iniciativa del Banco Mundial abordará desafíos de planificación y financiamiento para establecer 300 “ciudades habitables” con bajas emisiones de carbono

Septiembre 25, 2013

Las ciudades del mundo en desarrollo que crecen aceleradamente son la clave para afrontar el cambio climático

Nueva York, 25 de septiembre de 2013. El presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, anunció hoy una iniciativa innovadora dirigida a 300 de las ciudades más grandes del mundo en desarrollo; durante los próximos cuatro años, se ayudará a estas urbes a planificar un futuro con bajas emisiones de carbono y a obtener capital para financiar esos planes. Esta medida tiene potencial para mejorar la vida de más de 700 millones de personas de esas ciudades y de miles de millones a nivel mundial, a medida que se reduzcan las emisiones.

Las ciudades de países en desarrollo que crecen a un ritmo acelerado se enfrentan a grandes desafíos a la hora de planificar para el futuro: deben proporcionar servicios e infraestructura a una población en constante crecimiento y resolver las vulnerabilidades derivadas del cambio climático, sin olvidar la preservación de la salud pública y la búsqueda del crecimiento económico.

De hecho, la tarea es aún más difícil de lo que parece. En un análisis reciente realizado internamente por el personal del Banco Mundial se observó que, en la actualidad, solo un 20% de las 150 ciudades más grandes del mundo cuenta con la capacidad analítica necesaria para una planificación de bajos niveles de emisiones de carbono y que de las 500 ciudades más grandes de países en desarrollo, solo un 4% son solventes en los mercados financieros internacionales y un 20%, en los mercados locales. Por todo esto, el acceso al financiamiento es un desafío de gran importancia.

Para ayudar a estas ciudades, el Banco Mundial hoy anunció que pondrá en marcha la Iniciativa Ciudades Habitables con Bajo Nivel de Emisiones de Carbono (LC2), con el objetivo de llevar apoyo financiero y de planificación a 300 de las ciudades más grandes de países en desarrollo durante los próximos cuatro años. La nueva iniciativa proporcionará un conjunto amplio de herramientas y actividades adaptadas a las necesidades específicas de las urbes y al grado de progreso que hayan alcanzado en sus programas de desarrollo con un enfoque climático inteligente.

“El cambio climático es uno de los desafíos más difíciles que enfrentamos en la actualidad. No es solo un tema ambiental; es una cuestión económica que puede alejar de la prosperidad a millones de personas”, dijo Kim, al hablar hoy en Nueva York. “Las ciudades ofrecen una oportunidad única para abordar el cambio climático. Lo bueno es que los líderes locales no esperan a que se concreten los acuerdos internacionales para actuar. Hay muchas ciudades en el mundo en desarrollo que quieren seguir un rumbo de desarrollo con un enfoque climático inteligente, y es ahí donde entra en juego nuestra iniciativa”.

La Iniciativa Ciudades Habitables con Bajo Nivel de Emisiones de Carbono tiene dos esferas de acción principales: planificación y financiamiento.

La planificación comienza con la realización de inventarios de gases de efecto invernadero (GEI) mediante la aplicación del Protocolo Mundial para las Emisiones a Escala Comunitaria, una metodología nueva e integral que se utiliza para cuantificar las emisiones de GEI asociadas con la actividad económica y el consumo que se producen en una ciudad, creada en colaboración con asociados tales como World Resources Institute, el Grupo de Liderazgo Climático (C40), el Consejo Internacional para las Iniciativas Ambientales Locales (ICLEI), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) y el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU‑Hábitat). El Banco Mundial y sus asociados están preparando un programa de acreditación para capacitar a funcionarios municipales y profesionales del sector privado para que realicen inventarios de GEI usando la nueva metodología.

Las ciudades ya son responsables de aproximadamente dos tercios del consumo total de energía en el mundo y de un 70% de las emisiones mundiales de GEI. Un rumbo de desarrollo con bajo nivel de emisiones de carbono podría ayudarlas a reducir las emisiones totales de GEI en un 30%, según los cálculos del Banco Mundial.

Para ayudar a las ciudades a acceder al financiamiento necesario, el Banco Mundial y sus asociados han diseñado el Programa de Capacidad Crediticia de las Ciudades, que ayudará a los funcionarios del sector financiero municipal a realizar exámenes exhaustivos de sus sistemas de gestión de los ingresos municipales y dar los primeros pasos para tener derecho a una calificación crediticia. La sesión inaugural de este programa se celebrará del 14 al 19 de octubre en Nairobi (Kenya) y se han previsto actividades de capacitación similares en Corea, India y Colombia. Según las estimaciones del Banco Mundial, cada dólar invertido en la capacidad crediticia de una ciudad de un país en desarrollo movilizará más de US$100 en financiamiento del sector privado para proyectos de infraestructura con bajo nivel de emisiones de carbono y capacidad de adaptación al cambio climático.

Un segundo esfuerzo de financiamiento incorpora mecanismos innovadores, como estructuras de financiamiento conjunto. La iniciativa ayudará a conectar ciudades que quieran financiar el mismo tipo de inversiones, para que puedan acceder juntas al mercado en mejores condiciones financieras. Un ejemplo de lo que se está preparando es un fondo internacional de iluminación eficiente, que financiará la instalación de alumbrado público con luces de led en varias ciudades, con una inversión total de más de US$1000 millones. El ahorro proveniente del aumento de la eficiencia energética se utilizará para reembolsar el valor del principal y los intereses.

Se precisa más de US$1 billón al año para financiar la brecha de infraestructura entre lo que se requiere y lo que se está construyendo en países de ingreso bajo y mediano, y el 70% de esa cifra representa las necesidades financieras de las ciudades. La iniciativa ofrece herramientas que pueden movilizar asistencia oficial para el desarrollo, que actualmente llega a US$125 000 millones, para obtener otras fuentes de flujos de financiamiento en mayor escala para las ciudades. “Como banco de desarrollo, ayudar a las ciudades a acceder al financiamiento privado para concretar sus planes de desarrollo con bajas emisiones de carbono es una de las inversiones más inteligentes que nuestra institución puede realizar”, dijo Kim.

La aplicación del enfoque climático a los planes de desarrollo de las ciudades significa que el ahorro de energía generará margen fiscal para otras inversiones, la infraestructura reforzada soportará las fuerzas de la naturaleza y los ciudadanos podrán respirar un aire más puro. “Para los Gobiernos municipales, encontrar el rumbo hacia un desarrollo con bajo nivel de emisiones de carbono es una cuestión de competitividad, crecimiento y salud pública”, dijo Rachel Kyte, vicepresidenta de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial.

 

Contactos para medios de comunicación
En Washington

Peggy Wilhide Nasir
Teléfono: (202)-473-1323

For Broadcast Requests

Natalia Cieslik
Teléfono: (202) 458-9369

COMUNICADO DE PRENSA N.º
2014/096/SDN