COMUNICADO DE PRENSA

El Grupo del Banco Mundial debe dar pasos audaces y asumir "riesgos inteligentes" para ayudar a poner fin a la pobreza en el curso de una generación, afirma Jim Yong Kim, el presidente del Grupo

Octubre 01, 2013

Kim insta a crear "un movimiento social para acabar con la pobreza"

Ciudad de Washington, 1 de octubre de 2013. Al haber en el mundo más de mil millones de personas que subsisten con menos de US$1,25 diarios, el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim expresó hoy que la extrema pobreza era "la cuestión moral definitoria de nuestro tiempo", y describió la manera en que con una nueva estrategia del Grupo del Banco Mundial se reestructuraría esa institución para ayudar a acabar con la pobreza a más tardar en 2030 e impulsar la prosperidad compartida.

En un discurso que pronunció en la Universidad George Washington en vísperas de las Reuniones Anuales del Grupo del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), Kim afirmó que el Banco debe ser audaz y no tener miedo de asumir "riesgos inteligentes" para respaldar proyectos que puedan transformar un país o una región.

Kim prometió que encauzaría más financiamiento a los Estados frágiles y afectados por conflictos. Dijo que en los próximos tres años esperaba poder aumentar en alrededor del 50% la proporción del financiamiento básico de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) –el fondo del Banco para los más pobres– destinado a Estados frágiles y afectados por conflictos. También manifestó que la Corporación Financiera Internacional (IFC), la institución del Grupo del Banco Mundial que se dedica al sector privado, también incrementaría en un 50%, en los próximos tres años, el financiamiento que proporciona a los Estados de ingreso bajo y a los Estados frágiles. El incremento de IFC podría ascender a más de US$800 millones en el curso de tres años, y el correspondiente a la AIF recién podría determinarse cuando los países hicieran sus promesas próximamente este año.

Kim exhortó concretamente a la comunidad internacional a prestar más apoyo al Líbano, que ha acogido a más de 760 000 refugiados sirios desde que comenzaron las hostilidades en Siria hace más de dos años y medio. “Sin un esfuerzo mucho mayor de nuestra parte a favor del Líbano se corre el riesgo de terminar en una catástrofe”, manifestó Kim.

En su discurso, Kim afirmó que la nueva estrategia del Grupo del Banco Mundial -la primera en reunir a todos los componentes del Grupo del Banco Mundial: el Banco, IFC y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), que se ocupa de otorgar seguros contra riesgos políticos- se aplicaría con un fin común.

"En lo que hace al Grupo del Banco Mundial, nuestra estrategia se basa en que todos los componentes de la organización trabajen juntos", expresó Kim. “Nuestra estrategia nos obliga, además, a ser selectivos: primero, a elegir nuestras prioridades, y después, a dejar de desarrollar las actividades que no sean prioritarias”.

Kim destacó los siguientes tres elementos de la estrategia:

  • "Primero, formaremos alianzas con el sector privado para utilizar los conocimientos especializados y el capital que este posee para luchar contra la pobreza. Esto reviste especial importancia para crear buenos empleos para los pobres.
  • Segundo, redoblaremos nuestra determinación de asistir a los Estados frágiles y afectados por conflictos, para lo cual tendremos que ser más audaces, asumir riesgos adicionales y comprometer más recursos.
  • Tercero, nos fijaremos metas tan ambiciosas como sea posible en relación con temas de importancia mundial, tales como inversiones en promover los intereses de las mujeres y las niñas, y abordar el cambio climático. Nuestra respuesta al cambio climático, por ejemplo, debe ser suficientemente audaz como para abarcar todos los aspectos del problema".

Kim instó a crear un movimiento social para acabar con la pobreza, y señaló que en todo el mundo se estaba manifestando el mismo interés en el tema.

"Hace apenas seis meses la Junta de Gobernadores del Grupo del Banco Mundial sentó las bases para un movimiento social al refrendar nuestros dos objetivos y declarar que podemos poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030. Ahora asistimos a manifestaciones de interés de todas partes. Líderes políticos, incluidos el presidente Obama y el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, hacen llamamientos para poner fin a la pobreza. Líderes confesionales están haciendo lo mismo. La campaña ONE, Oxfam, Save the Children y RESULTS, y muchos otros grupos de la sociedad civil, están haciendo un llamamiento al mismo efecto. También los jóvenes -gente como ustedes en la Universidad George Washington- exhortan a poner fin a la pobreza”, expresó Kim.

Kim se refirió a su asistencia al Global Citizens Festival (Festival Ciudadanos del Mundo) del Global Poverty Project (Proyecto sobre la pobreza mundial) que tuvo lugar en el Central Park de la ciudad de Nueva York el 28 de septiembre, y alentó a la audiencia de su discurso a ingresar en el sitio web de Global Poverty Project -www.zeropoverty2030.org- y suscribir una petición de que se ponga fin a la pobreza en el curso de una generación.

“Esta es la cuestión moral definitoria de nuestro tiempo. Nuestros objetivos son claros. Poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030. Compartir la prosperidad con el 40% más pobre de la población y con las generaciones futuras. Tenemos ante nosotros una oportunidad de inclinar el arco de la historia y comprometernos a hacer algo con lo que otras generaciones tan solo han soñado”, dijo Kim.

Contactos para medios de comunicación
COMUNICADO DE PRENSA N.º
2014/116/ECR