COMUNICADO DE PRENSA

El Banco Mundial establece el objetivo provisional de reducir la pobreza al 9% para 2020

Octubre 09, 2013

El presidente Kim anuncia un hito hacia el objetivo de poner fin a la pobreza extrema
y dice que el mundo necesita afrontar este flagelo con más urgencia

Ciudad de WASHINGTON, 9 de octubre de 2013. En un llamado a actuar con más urgencia para poner fin a la pobreza extrema, el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, anunció hoy que el Banco Mundial ha establecido el objetivo provisional de reducir la pobreza mundial al 9% para 2020; de lograrse, sería la primera vez que la tasa baja a un valor de un dígito.

Este hito se determinó a partir de un análisis económico que realizó el Banco Mundial sobre las tendencias de pobreza en todo el mundo con el objetivo de poner fin a la pobreza extrema para 2030. Vivir en la pobreza extrema equivale a subsistir con menos de US$1,25 al día.

Los economistas del Grupo del Banco Mundial observaron que, si los países en desarrollo mantuvieran sus sólidas tasas de crecimiento en los próximos siete años —algo que no está garantizado—, la tasa mundial de pobreza caería por debajo del 10% por primera vez desde que se comenzó a informar dicho valor en el Informe sobre el desarrollo mundial de 1990. Desde ese año, cuando un 43% de los habitantes de países en desarrollo eran pobres, la pobreza mundial se ha reducido en forma constante. Se calcula que en 1990 vivían en la pobreza unos 1900 millones de personas y que esa cifra descendió a 1200 millones en 2010.

Alcanzar el 9% en 2020 significaría que unos 690 millones de personas aún se encontrarían en situación de pobreza extrema. De lograrse el objetivo, el mundo tendría 510 millones menos de personas pobres, en comparación con los valores de 10 años antes. Eso equivaldría a la mitad de la población del continente africano o más del doble de la población de Indonesia.

“Establecer este objetivo nos recuerda que estamos en la antesala de un evento histórico: librar al mundo de un flagelo que obliga a las personas a vivir en condiciones deplorables”, dijo hoy el presidente Kim, en vísperas del inicio de las Reuniones Anuales de 2013 del Grupo del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. “También significa que todos nosotros —los líderes de los países en desarrollo y sus asociados, incluido el Grupo del Banco Mundial— tendremos que intensificar los esfuerzos ahora mismo para poner fin a la pobreza extrema. Debemos ayudar a los países en desarrollo a acelerar el crecimiento, atraer la inversión privada y crear buenos empleos”.

En abril de este año, los gobernadores del Grupo del Banco Mundial ratificaron dos objetivos de la organización: poner fin a la pobreza extrema para 2030 e impulsar la prosperidad compartida del 40% más pobre de la población de todos los países en desarrollo. Esta semana, los gobernadores analizarán una estrategia del Grupo del Banco que, por primera vez, unirá a todas las partes de la institución —el Banco, que trabaja con los Gobiernos; IFC, la institución dedicada al sector privado, y MIGA, que emite garantías contra riesgos políticos— y las hará converger para lograr estos dos objetivos.

Kim mencionó investigaciones del Grupo del Banco Mundial que demostraron que si los países en desarrollo mantuvieran sus tasas de crecimiento histórico durante las próximas dos décadas, la pobreza mundial se reduciría al 8% en 2030, un valor lejano a la meta. El Grupo del Banco ha definido como fin de la pobreza extrema la reducción al 3% de la pobreza en todo el mundo, dadas las constantes fluctuaciones de poblaciones que se ubican por encima o por debajo de la línea de pobreza debido a conflictos, desastres, pérdida de empleo y otros factores.

Para poder cumplir el objetivo de 2030, Kim dijo que los países en desarrollo deberían sostener el crecimiento que registraron durante los períodos de avance económico más acelerado de las últimas dos décadas. Esos períodos variaron según el país y tuvieron su origen en múltiples factores.

“Se puede poner fin a la pobreza extrema en menos tiempo que un cambio de generación”, dijo Kim. “Pero necesitamos un crecimiento sólido, líderes políticos comprometidos y un movimiento social pujante que nos sigan impulsando para centrarnos con total precisión en el resultado que todos queremos”.

Kaushik Basu, primer economista y primer vicepresidente del Banco Mundial, coincidió con los dichos de Kim. “Siempre debemos tener presentes a aquellos que en otras partes del mundo apenas tienen para sobrevivir, y recordar la famosa observación de Gandhi de pensar en los más pobres y los más débiles en cada paso que damos”, dijo Basu. “Creo que estos objetivos pueden servir para dedicarnos de lleno a la tarea”.

Contactos para medios de comunicación
En Washington

David Theis
Teléfono: (202) 458-8626

For Broadcast Requests

Natalia Cieslik
Teléfono: (202) 458-9369

COMUNICADO DE PRENSA N.º
2014/126/ECR