Esta página en:

COMUNICADO DE PRENSA

Comunicado del Comité para el Desarrollo

Octubre 12, 2013

1. El Comité para el Desarrollo se reunió hoy, 12 de octubre de 2013, en la ciudad de Washington.

 

2.  Las recientes señales de recuperación de las economías desarrolladas, por muy alentadoras que sean, siguen siendo desparejas, y el ritmo de crecimiento de algunas economías emergentes se está desacelerando. Para abordar el problema de una mayor volatilidad y lograr un crecimiento sólido, equilibrado y sostenible en todo el mundo, habrá que continuar adoptando medidas de política y reformas adecuadas en los países, cualquiera sea su nivel de ingreso. El Grupo del Banco Mundial (GBM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) deben mantenerse atentos al surgimiento de nuevas fuentes de volatilidad y de riesgos que pudieran deteriorar la situación. Expresamos nuestro beneplácito por la mayor atención prestada por el FMI al crecimiento y la creación de empleo, así como al análisis de los riesgos y las vulnerabilidades y a la evaluación del impacto a nivel mundial de las reformas de las políticas en los países de importancia sistémica. Salvaguardar y continuar fomentando la apertura y la equidad del sistema internacional de comercio sigue siendo fundamental para el crecimiento mundial y, en este contexto, confiamos en que se logren avances en la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio que se celebrará próximamente en Bali.

 

3. Los enormes progresos de las últimas dos décadas han reconfigurado el panorama del desarrollo. Se han creado nuevas oportunidades para ayudar a reducir la pobreza y promover la prosperidad compartida, pero también han surgido nuevos riesgos que podrían afectar el avance sostenido. Si bien la tasa mundial de pobreza se ha reducido a la mitad desde 1990, los progresos en el mundo en desarrollo han sido muy desparejos. Aproximadamente la mitad de los países de ingreso bajo se encuentran en situación de fragilidad y conflicto. En esos lugares se plantean desafíos específicos y vive un porcentaje creciente de la población extremadamente pobre de todo el mundo.

 

4. En muchos países en desarrollo, el crecimiento se ha visto acompañado de un aumento de la desigualdad. La transición a la categoría de países de ingreso mediano no es indicación de que estos hayan acabado con la pobreza ya que, todavía, la mayor parte de los pobres que existen en el mundo vive en países de ingreso mediano. Tarde o temprano, la falta de progresos sostenidos en la promoción de la prosperidad compartida puede obstaculizar el crecimiento, al generar inestabilidad, distorsionar los incentivos y reducir la movilidad ascendente. La creación de empleo, especialmente para los jóvenes y las mujeres, y el desarrollo del sector privado son fundamentales para lograr un crecimiento inclusivo.

 

5. Los dos ambiciosos objetivos del GBM —poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030 y promover la prosperidad compartida en forma sostenible desde el punto de vista ambiental, social y económico— que respaldamos en nuestra última reunión son un aporte importante al programa de desarrollo con posterioridad a 2015. Para alcanzarlos, respaldamos decididamente la nueva estrategia del GBM. Celebramos el reposicionamiento de la institución como un Grupo del Banco Mundial unificado que trabaja en asociación con los sectores público y privado, contribuye al programa mundial de desarrollo a través del diálogo y la acción, brinda apoyo a los clientes proporcionándoles soluciones adaptadas a sus necesidades de desarrollo, y ayuda a promover los conocimientos acerca de lo que da resultado en el ámbito del desarrollo.

 

6. Al GBM le cabe una función importante en generar resultados para el desarrollo a nivel mundial, brindar apoyo a los países para que puedan enfrentar sus desafíos específicos en materia de desarrollo, y ayudarlos a acabar con la pobreza y a desarrollar la capacidad de recuperación frente a futuros desafíos financieros, económicos, sociales y ambientales. Subrayamos la importancia de seguir orientando decididamente nuestra labor a los clientes, reconociendo la diversidad y las necesidades de desarrollo de los países. Se debe prestar atención especial a los países y a las regiones con mayor incidencia de pobreza y a las situaciones de fragilidad y conflicto, así como a los desafíos particulares que encaran los pequeños Estados. Asimismo, reafirmamos la función fundamental que cumple el GBM en ayudar a la comunidad internacional a abordar importantes problemas de alcance mundial, como el cambio climático. Para generar el máximo impacto, el GBM debe ser selectivo en sus iniciativas y, al mismo tiempo, colaborar con las organizaciones asociadas y con el sector privado a nivel tanto nacional como mundial, y facilitar la cooperación sur-sur y la integración regional en la consecución de sus objetivos.

 

7. Para que la estrategia surta efecto, su implementación debe hacerse de manera eficaz y oportuna y estar bien administrada, con un orden de secuencia de las reformas bien definido, además de indicadores específicos de los cambios más importantes, y una comunicación periódica con las partes interesadas del GBM. Lo siguiente revestirá vital importancia: un modelo para la participación del GBM en los países con base empírica; la reforma de la organización y los sistemas, procesos y procedimientos internos del GBM para apoyar la estrategia, y la gestión de los recursos humanos y de los cargos directivos  para promover y modelar el cambio de cultura necesario. Pedimos al GBM que continúe cumpliendo su mandato durante el período de transición y que afine el marco de seguimiento y evaluación para medir los progresos y evaluar el desempeño, ajustar las medidas adoptadas y mostrar resultados que satisfagan de mejor manera las necesidades de los clientes. Para nuestras próximas reuniones de la primavera boreal se deberá haber actualizado el sistema de calificaciones institucionales, de manera que guarde relación con la nueva estrategia.

 

8. Para que la estrategia del GBM sea eficaz, se requiere una sólida decimoséptima reposición de los recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF‑17), con una decidida participación de todos los países miembros. Las necesidades y requerimientos de los países clientes de la AIF siguen siendo considerables, y tenemos que lograr una reposición de recursos cuyo volumen, calidad y contenido en materia de políticas permitan a la AIF obtener resultados importantes.

 

9. Acogemos con beneplácito las medidas orientadas a hacer mejor uso de los recursos existentes y a fortalecer la capacidad financiera del GBM para que esta guarde relación con el amplio alcance de su estrategia. Exhortamos al GBM a llevar adelante un programa financiero que contemple aumentar la tendencia de los ingresos al crecimiento, ajustar los gastos conforme a una base de costos más reducida mediante la mejora de la eficiencia orgánica y operativa, y movilizar de manera más eficaz los recursos internos y externos a fin de aumentar la capacidad del GBM para brindar más asistencia para el desarrollo, prestando al mismo tiempo la debida atención al riesgo. Expresamos nuestra satisfacción por la labor del GBM relacionada con planteamientos innovadores para movilizar y catalizar financiamiento adicional a largo plazo para la infraestructura, que es fundamental para el crecimiento, la prosperidad y la reducción de la pobreza en los países emergentes y de ingreso bajo.

 

10. Insistimos en la importancia de continuar incorporando la igualdad de género en las actividades habituales del GBM y fortaleciendo el apoyo prestado por el Grupo a estas cuestiones a través de análisis más adecuados, la adopción de medidas focalizadas y una labor de seguimiento y evaluación más sólida. La igualdad de género es importante, por sí misma y como un medio para lograr los objetivos primordiales de reducir la pobreza y promover la prosperidad compartida. Aplaudimos la constante actualización y renovación de la estrategia del GBM para promover la igualdad de género, y esperamos con interés un informe de situación dentro de un año.

 

11. Encomiamos al GBM y a su personal por las iniciativas relacionadas con situaciones de fragilidad y conflicto, como las de los Grandes Lagos y la región del Sahel, y por su labor con los refugiados en Oriente Medio. Igualmente, vemos con beneplácito la intensificación del apoyo del GBM a Myanmar tras la reanudación de las actividades del Grupo en ese país. Pedimos al GBM que siga intensificando su compromiso en el Sahel y en el Cuerno de África a través de iniciativas que, en coordinación con el sistema de las Naciones Unidas, aborden el problema de la vulnerabilidad y la cuestión de la capacidad de recuperación, y promuevan la integración y las oportunidades económicas. Aplaudimos el renovado apoyo del GBM a proyectos regionales transformadores, incluidas soluciones sostenibles y asequibles en materia energética. Exhortamos al GBM y al FMI a ampliar sus actividades en la región de Oriente Medio y Norte de África, a fin de incluir respaldo para la introducción de reformas económicas adecuadas, la creación de empleo, programas de fortalecimiento de la capacidad y la atención de las necesidades humanas básicas de las personas afectadas por conflictos, así como para la mitigación del impacto en los países vecinos.

 

12. Se prevé realizar la próxima reunión del Comité para el Desarrollo el 12 abril de 2014, en la ciudad de Washington.