COMUNICADO DE PRENSA

Se prevé que las economías de Asia oriental crezcan a un ritmo estable en 2014

Abril 07, 2014

Las reformas estructurales son fundamentales para la prosperidad y el crecimiento a largo plazo

SINGAPUR, 7 de abril de 2014. Según la Actualización económica sobre Asia oriental y el Pacífico publicada hoy por el Banco Mundial, los países en desarrollo de la región de Asia oriental y el Pacífico tendrán un crecimiento económico estable este año, impulsado por la recuperación de las economías de ingreso alto y la respuesta hasta el momento moderada del mercado ante la reducción de la distensión cuantitativa por parte de la Reserva Federal.

Según el informe, los países en desarrollo de Asia oriental crecerán el 7,1 % este año, tasa casi igual a la registrada en 2013. En consecuencia, Asia oriental continúa siendo la región de crecimiento más rápido del mundo, pese a la desaceleración respecto de la tasa media de crecimiento del 8,0 % entre 2009 y 2013. En China, el crecimiento disminuirá un poco, al 7,6 % este año en comparación con el 7,7 % observado en 2013. Con exclusión de China, los países en desarrollo de la región crecerán el 5,0 %, un poco menos que el 5,2 % del año pasado.

“Asia oriental y el Pacífico ha servido como principal fuerza motriz del crecimiento desde la crisis financiera mundial", manifestó Axel van Trotsenburg, vicepresidente de la Oficina Regional de Asia Oriental y el Pacífico. "El crecimiento mundial más firme este año ayudará a la región a desarrollarse a un ritmo relativamente firme y a ajustarse al mismo tiempo a condiciones financieras más estrictas a nivel mundial".

Las economías más grandes de Asia sudoriental, como Indonesia y Tailandia, encararán condiciones financieras más difíciles a nivel mundial y niveles más altos de endeudamiento de los hogares. El crecimiento de Malasia se acelerará moderadamente, al 4,9 %, en 2014. Sus exportaciones aumentarán, pero los costos más altos del servicio de la deuda y la consolidación fiscal en marcha se harán sentir en la demanda interna. En Filipinas, el crecimiento podría desacelerarse al 6,6 %, pero la aceleración del gasto en la reconstrucción compensaría el lastre que impusieron en el consumo los efectos de los desastres naturales de 2013.

Se prevé que las economías más pequeñas crezcan de manera constante, pero que encaren riesgos de recalentamiento que podrían exigir una mayor restricción monetaria. En Camboya, se prevé que el renovado impulso de la reforma después de las elecciones ayude a estabilizar el crecimiento en el 7,2% este año, pero la inestabilidad del mercado laboral podría plantear el riesgo de que no se llegue a ese nivel. El firme progreso de las reformas estructurales ayudará a Myanmar a crecer el 7,8 %. Sin embargo con un limitado progreso de las reformas estructurales de la banca y otros sectores, se prevé que la economía de Viet Nam crezca moderadamente, al 5,5% anual. La mayoría de las islas del Pacífico y Timor-Leste continúan dependiendo de la ayuda y de las remesas de las economías adelantadas.

Persisten los riesgos para las previsiones regionales. "Una recuperación más lenta de lo previsto en las economías adelantadas, un aumento de las tasas de interés mundiales, y la mayor volatilidad de los precios de los productos básicos en razón de tensiones geopolíticas en los últimos tiempos en Europa oriental sirven de recordatorio de que Asia oriental continúa siendo vulnerable a los acontecimientos mundiales adversos", expresó Bert Hofman, economista principal de la Oficina Regional de Asia Oriental y el Pacífico del Banco Mundial.

Lo positivo es que, como lo demostró el episodio de distensión del año pasado, un régimen cambiario flexible ayudará a Asia oriental a hacer frente a crisis externas, como la posible regresión de los flujos de capital. Además, la mayoría de los países tiene reservas suficientes para cubrir perturbaciones del comercio y crisis externas temporales.

"A largo plazo, para mantener un nivel alto de crecimiento, los países en desarrollo de Asia oriental deben redoblar los esfuerzos por aplicar reformas estructurales a fin de aumentar sus posibilidades básicas de crecimiento y reforzar la confianza del mercado", manifestó Hofman.

Las reformas estructurales son fundamentales para reducir las vulnerabilidades y aumentar la sostenibilidad del crecimiento a largo plazo. China ya ha comenzado varias reformas en materia de finanzas, acceso a los mercados, movilidad de la mano de obra y política fiscal a fin de aumentar la eficiencia del crecimiento y promover la demanda interna. Con el tiempo, estas medidas colocarán a la economía sobre una base más estable, incluyente y sostenible. Algunas iniciativas que el Gobierno ya ha anunciado, como la reforma tributaria y la reducción de los obstáculos a la inversión privada también pueden estimular el crecimiento a corto plazo.

Las reformas eficaces en China podrían producir beneficios considerables para los asociados comerciales que le proporcionan productos agrícolas, bienes de consumo y servicios modernos. Por el contrario, los efectos secundarios de un proceso desordenado de establecimiento de un nuevo equilibrio en China podrían perjudicar el crecimiento regional y mundial, especialmente en los países que dependen de las exportaciones de recursos naturales.

El resto de los países en desarrollo de la región también podrían beneficiarse de reformas estructurales, como la facilitación del comercio internacional y la promoción de la inversión extranjera directa, especialmente en el sector de los servicios. En el informe se afirma que, en este contexto, el establecimiento de la Comunidad Económica de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN) en 2015 podría impulsar la inversión y las exportaciones intrarregionales y proporcionar una fuente importante de crecimiento.

La Actualización económica sobre Asia oriental y el Pacífico es el examen general de las economías de la región que realiza el Banco Mundial. Se publica dos veces por año y puede obtenerse gratuitamente en: http://www.worldbank.org/eapupdate.

 

Contactos para medios de comunicación
COMUNICADO DE PRENSA N.º
2014/419/EAP