COMUNICADO DE PRENSA

El crecimiento de China se modera mientras avanza el proceso de transformación económica

Junio 06, 2014

 

BEIJING, 6 de junio de 2014. El crecimiento de China se moderará a mediano plazo, mientras su economía sigue reequilibrándose gradualmente. Se espera que el crecimiento se reduzca a 7,6 % en 2014 y 7,5 % en 2015, lo que representa una disminución respecto del 7,7 % registrado en 2013, según el informe titulado China Economic Update (Información actualizada sobre China), del Banco Mundial, publicado hoy.

China's economic growth is gradually slowing as the structural transformation of the economy continues. Listen to the World Bank's Lead Economist for China, Mongolia and Korea updating on China's economy.

“El reequilibrio será desparejo, debido a las tensiones entre las tendencias estructurales y las medidas orientadas a la gestión de la demanda a corto plazo, comentó Chorching Goh, economista principal para China.

La desaceleración del primer trimestre responde a una combinación factores: la disipación de los efectos de medidas que se habían adoptado previamente para respaldar el crecimiento, el deterioro del contexto externo y el endurecimiento del crédito, en especial para bienes inmuebles. Sin embargo, la actividad económica, incluida la producción industrial, mostró signos de repunte en las últimas semanas. La reciente aceleración, que probablemente se sostendrá en los próximos dos trimestres, refleja la solidez del consumo, la recuperación de la demanda externa y la adopción de nuevas medidas de respaldo al crecimiento, como inversiones en infraestructura e incentivos tributarios para pequeñas y medianas empresas.

En el informe sobre China, una evaluación regular de la economía de ese país, se identifican varios riesgos asociados a este ajuste gradual. En primer lugar, el desapalancamiento desorganizado de los Gobiernos locales podría generar una fuerte desaceleración de la inversión. En segundo lugar, un cambio abrupto en el costo de capital o el acceso a capital para sectores como el de bienes inmuebles podría reducir significativamente la actividad económica. Por último, es posible que la recuperación de las exportaciones no se materialice si disminuye el crecimiento en las economías avanzadas.

En el informe se señala que las respuestas de políticas a estos riesgos de mediano plazo deberían concentrarse en reformas del sector tributario y financiero, que integraban el programa de reforma del Gobierno presentado en noviembre de 2013. Las reformas incluyen la gestión y supervisión eficaces del rápido crecimiento del crédito, sobre todo en el sistema bancario informal, y la reducción gradual de la deuda de los Gobiernos locales, que se ha acumulado como consecuencia de actividades extrapresupuestarias y cuasifiscales.

Las medidas de reforma propuestas tienen un carácter estructural, señaló Karlis Smits, economista superior y autor principal del informe. En el mediano plazo, estas medidas de políticas mejorarán la calidad del crecimiento de China, contribuyendo a que sea más equilibrado, inclusivo y sostenible, y sentarán las bases de un desarrollo económico sólido.

 Si bien es posible que estas reformas reduzcan el crecimiento a corto plazo, la adopción de políticas que promuevan la competencia, reduzcan las barreras de entrada a sectores protegidos y aligeren la carga administrativa que enfrentan las empresas ayudará a mitigar el impacto y crear una economía más orientada al mercado.

 

Contactos para medios de comunicación
COMUNICADO DE PRENSA N.º
06/06/2014