COMUNICADO DE PRENSA

Las políticas inteligentes suscitan beneficios económicos, sanitarios y climáticos

Junio 23, 2014

Nuevo informe: El desarrollo adaptado al cambio climático. La suma de los beneficios derivados de las medidas que contribuyen a generar prosperidad, poner fin a la pobreza y combatir el cambio climático

CIIUDAD DE WASHINGTON, 23 de junio de 2014.  Las políticas gubernamentales que suscitan mejoras en materia de eficiencia energética y transporte público podrían incrementar el producto económico en más de US$1,8 billones por año, así como salvar vidas, reducir las pérdidas de los cultivos y hacer frente al cambio climático, según nuevos análisis dados a conocer en el día de hoy por el Banco Mundial y la Fundación ClimateWorks.

En el informe, titulado La suma de los beneficios, publicado con antelación a la Cumbre sobre el Cambio Climático convocada por el Secretario General de las Naciones Unidas, que tendrá lugar en septiembre, se ponen de manifiesto los beneficios que pueden lograrse en materia económica y sanitaria, y en otras esferas, a través del aumento de la escala de las políticas inteligentes desde el punto de vista del clima y de proyectos que ya se están aplicando en países en desarrollo como Brasil, India y México. En el informe se exponen argumentos adicionales a favor de la adopción de urgentes medidas en relación con el cambio climático.

Las conclusiones del informe muestran claramente que la elección de políticas adecuadas puede suscitar considerables beneficios en las esferas de preservación de la vida, puestos de trabajo, cosecha, energía y PIB, y  de reducciones de emisiones para combatir el cambio climático”, señaló  Jim Yong Kim, presidente del Grupo del Banco Mundial.  “La Cumbre sobre del Clima que se celebrará en septiembre brinda una oportunidad crucial para que los líderes mundiales se alineen con la historia promoviendo ambiciosas medidas que no solo reduzcan la contaminación provocada por el carbono, sino que además generen puestos de trabajo y oportunidades económicas”.

El informe se centra en cinco países —Brasil, China, Estados Unidos, India y México—  y además en la Unión Europea. En él se  utiliza un nuevo marco de elaboración de modelos para examinar los considerables beneficios que pueden generarse a través de ambiciosas políticas de mitigación del clima en los sectores del transporte, la industria y la construcción, y en relación con los desechos y los combustibles utilizados para cocinar.

En el informe se concluye que las políticas gubernamentales que promueven cambios en pos de la adopción de un transporte no contaminante y un aumento de la eficiencia energética en fábricas, edificios y artefactos pueden incrementar el crecimiento del PIB mundial en una suma estimada entre US$1,8 billones y US$2,6 billones anuales para 2030.

Simultáneamente, en 2030 esas políticas podrían prevenir, cada año, unos 94 000 decesos prematuros causados por enfermedades relacionadas con la contaminación y precaver la producción de emisiones de gases de efecto invernadero en proporción que supondría sacar de circulación unos 2000 millones de automóviles. Aplicado plenamente, los efectos del conjunto de medidas de políticas regulatorias, tributarias y de otro género expuesto en el informe podrían representar, en total, el 30 %  del total de las reducciones de emisiones necesarias en 2030 para que el calentamiento mundial no supere los 2º centígrados.

 “Sabemos que los próximos años serán decisivos para establecer la política y las soluciones de mercado necesarias para evitar un peligroso cambio climático”, señaló Charlotte Pera, presidente y directora ejecutiva de la Fundación ClimateWorks. “Este informe demuestra que programas de mitigación del clima bien diseñados pueden lograr importantes beneficios económicos  y sociales, y crear marcos para evaluar esos beneficios”.

En el informe La suma los beneficios se simula, además, un aumento de la escala de tres proyectos existentes (y un escenario en China) para determinar su impacto potencial a lo largo de 20 años: tránsito rápido por autobús en India; manejo de desechos sólidos en Brasil, manejo de desechos agrícolas en México y cocinas no contaminantes en China. En él se estima que en cifras agregadas los beneficios incluyen más de 1 millón de vidas preservadas; entre un millón y un millón y medio de pérdidas de cosechas evitadas, y creación de alrededor de 200 000 puestos de trabajo. Esos proyectos podrían reducir en 355 millones de toneladas métricas las emisiones de equivalentes de CO2 , llevando la cifra a 520 millones de toneladas métricas, lo que equivale aproximadamente a cerrar entre 100 y 150 centrales eléctricas de carbón. A nivel nacional,

  • Si India construyera 1000 kilómetros adicionales de sendas de tránsito rápido por autobús, podrían preservarse más de 27 000 vidas a través de la reducción de los accidentes y la contaminación del aire, y crearse 128 000 puestos de trabajo.
  •  Si Brasil descargara todos sus desechos sólidos en vertederos sanitarios en que se produjera electricidad mediante el gas metano acumulado y biogás podrían crearse 44 000 nuevos puestos de trabajo e incrementarse el PIB en US$1100 millones.
  • Si México equipara el 90 % de sus criaderos de cerdos y tambos con sistemas de biogás y energía solar el uso de energía en el sector agrícola podría reducirse en un 11 %; podrían crearse 1400 puestos de trabajo, y el PIB del país podría experimentar un crecimiento de US$ 1100 millones.
  • Si China pusiera en funcionamiento 70 millones de cocinas no contaminantes sería posible evitar un número de muertes prematuras estimado en 1000 millones, lograr beneficios económicos por un monto de casi US$11 000 millones y generar 22 000 puestos de trabajo.

En el referido informe se delinea sumariamente una senda promisoria para los países que se esfuerzan en avanzar hacia la consecución de prioridades de desarrollo locales y a la vez promover un crecimiento con capacidad de resistencia al clima con bajo nivel de emisiones de carbono, en el contexto de los desafíos que plantea el cambio climático.

“Los Gobiernos deberían examinar detenidamente las pruebas que aparecen en este informe”, señaló Rachel Kyte, vicepresidenta y enviada especial del Grupo del Banco Mundial para el cambio climático. “Ellas fortalecen los argumentos a favor de la acción —en contraposición con la inacción— en relación con el cambio climático. En el informe se demuestra que las medidas en esa esfera no requieren sacrificios económicos, lo que equivale a decir que una acertada  supervisión económica puede ser enormemente provechosa en la esfera del clima“.

Acerca de la Cumbre de las Naciones sobre el Clima:

Como parte de un programa mundial encaminado a movilizar actividades y aspiraciones en relación con el cambio climático, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha invitado a jefes de Estado y de Gobierno, así como a líderes empresariales, financieros y de la sociedad civil, y autoridades locales, a participar en una Cumbre sobre el Clima que tendrá lugar el 23 de septiembre de 2014 en Nueva York y tiene como fin catalizar la adopción de medidas por parte de Gobiernos, empresas, entidades financieras, el sector industrial y la sociedad civil en esferas en que a través de nuevos compromisos y contribuciones sustanciales, susceptibles de un aumento de escala y repetibles, pueda contribuirse a llevar al mundo a una economía con bajas emisiones de carbono. La conferencia tiene lugar un año antes de que los países intenten celebrar —en 2015— un acuerdo mundial sobre el clima a través de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

  Unidas sobre el Cambio Climático.

Contactos para medios de comunicación
COMUNICADO DE PRENSA N.º
2014/587/CCG