COMUNICADO DE PRENSA

Ébola: El impacto económico ya es grave y podría ser “catastrófico” si no se adoptan medidas rápidamente

Septiembre 17, 2014

Los mayores impactos económicos son causados por conductas asociadas con el temor al contagio, y no por la enfermedad en sí misma

CIUDAD DE WASHINGTON, 17 de septiembre de 2014. En un análisis de la epidemia de ébola publicado hoy por el Grupo del Banco Mundial (GBM) se señala que si la propagación del virus continúa intensificándose en los tres países más afectados —Guinea, Liberia y Sierra Leona— el impacto económico podría ser ocho veces mayor, lo que sería catastrófico en estos Estados que ya son frágiles.                                                                                                               

No obstante, en el análisis se concluye que los costos económicos pueden limitarse si las respuestas nacionales e internacionales inmediatas logran contener la epidemia y mitigar la “conducta de aversión”, un factor de temor derivado de la inquietud que sienten las personas acerca del contagio, situación que exacerba el impacto económico.

“El principal costo de este brote trágico es la pérdida de vidas humanas y los sufrimientos que ocasiona, que ya han sido terriblemente difíciles. No obstante, las conclusiones de nuestro análisis señalan con claridad que cuanto antes implementemos una respuesta adecuada de contención y se reduzca el nivel de temor e incertidumbre, tanto más rápido lograremos frenar el impacto económico del ébola”, dijo el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim

“En los últimos días, los donantes internacionales han aumentado seriamente las medidas para contener la epidemia de ébola. En el informe que publicamos hoy se subrayan los enormes costos que podría tener  la epidemia si no aunamos nuestros esfuerzos para detenerla ahora”, señaló el Sr. Kim.

En el análisis se utilizan dos hipótesis alternativas para calcular el impacto a mediano plazo de la epidemia hasta la finalización del año civil 2015. La hipótesis de “ébola mínimo” contempla una rápida contención de la epidemia en los tres países más afectados, mientras que la de “ébola máximo” corresponde a las franjas superiores de las estimaciones epidemiológicas actuales.

Estimaciones del impacto en el producto, tanto individual como agregado, a corto plazo (2014) y a mediano plazo (2015)

 

Impacto a corto plazo 2014

Impacto a mediano plazo

(2015: ébola mínimo)

Impacto a mediano plazo

(2015: ébola máximo)

Guinea

US$130 millones (2,1 pp)

- US$43 millones (1,0 pp)

US$142 millones (2,3 pp)

Liberia

US$66 millones (3,4 pp)

US$82 millones (4,2 pp)

US$228 millones (11,7 pp)

Sierra Leona

US$163 millones (3,3 pp)

US$59 millones (1,2 pp)

US$439 millones (8,9 pp)

Tres países más afectados

US$359 millones

US$97 millones

US$809 millones

Las cifras están expresadas en dólares de Estados Unidos a valor corriente (cuando corresponde, se indican los puntos porcentuales [pp] del PIB entre paréntesis)

En el análisis se calcula que el impacto a corto plazo en el producto asciende a 2,1 puntos porcentuales del producto interno bruto (PIB) en Guinea (con una reducción del crecimiento del 4,5 % al 2,4 %); 3,4 puntos porcentuales en Liberia (con una caída del crecimiento del 5,9 % al 2,5 %), y 3,3 puntos porcentuales en Sierra Leona (con una reducción del crecimiento del 11,3 % al 8 %). La pérdida de producto corresponde a US$359 millones en precios de 2014. Sin embargo, si el ébola no se contiene, estas estimaciones aumentan a US$809 millones solamente en estos tres países. En Liberia, el país más afectado, la hipótesis de ébola máximo indica que el impacto en el producto llega a 11,7 puntos porcentuales en 2015 (con una caída del crecimiento del 6,8 % a -4,9 %)

Los impactos fiscales a corto plazo también son elevados: US$93 millones en Liberia (4,7 % del PIB); US$79 millones en Sierra Leona (1,8 % del PIB) y US$120 millones en Guinea (1,8 % del PIB). En el análisis se señala que los déficits derivados de una contención lenta generarían, casi sin lugar a dudas, déficits de financiamiento aún mayores en 2015

Si bien, inicialmente, se logró contener la inflación y los precios de los alimentos, ahora están aumentando en respuesta a la escasez, las compras por pánico y la especulación. Las familias que ya eran vulnerables a las perturbaciones en los precios de los alimentos están cada vez más expuestas a sus efectos. La volatilidad del tipo de cambio ha aumentado en los tres países, especialmente desde junio, a raíz de la incertidumbre y un cierto grado de fuga de capitales

El análisis señala que los mayores efectos económicos de la crisis no son consecuencia de los costos directos (mortalidad, morbilidad, tareas de cuidado y la pérdida conexa de días de trabajo); por el contrario, obedecen a una conducta de aversión impulsada por el temor al contagio. Esto, a su vez, genera temor a relacionarse con otras personas y reduce la participación en la fuerza de trabajo, ocasiona el cierre de lugares de empleo, causa interrupciones en el transporte y da lugar a que algunas autoridades decisorias, públicas y privadas, decidan cerrar los puertos marítimos y los aeropuertos. Se señala, además, que en la historia reciente de brotes de enfermedades infecciosas, como la epidemia de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en 2002-04 y la epidemia de gripe H1N1 en 2009, hasta el 80 % y el 90 % de su impacto económico total se debió a efectos conductuales

Las conclusiones del análisis subrayan la necesidad de una respuesta internacional concertada. El financiamiento externo es claramente necesario en los tres países más afectados, y las estimaciones del impacto indican que un elevado gasto en contención y mitigación, por valor de varios miles de millones de dólares, sería eficaz en función de los costos si gracias a él se logra evitar el peor escenario.

En el análisis se describen las cuatro actividades conexas que una respuesta de ese tipo debería incluir

  • Apoyo humanitario: Por ejemplo, equipos de protección personal y pagos por condiciones de trabajo peligrosas para trabajadores de la salud, unidades de tratamiento de emergencia, protocolos estandarizados y aplicados universalmente en materia de atención médica, etc., que en todos los casos se necesitan desesperadamente.
  • Apoyo fiscal: Según estimaciones, el déficit fiscal, tan solo para 2014, es de alrededor de US$290 millones. El aumento de las infusiones de apoyo externo puede fortalecer el crecimiento en estas economías frágiles.
  • Centros de detección en los aeropuertos y los puertos marítimos: Se requieren políticas que propicien el flujo de ayuda y promuevan el intercambio comercial con los países afectados.
  • Fortalecimiento de la capacidad de vigilancia, detección y tratamiento de los sistemas de salud de África: Las deficiencias de los sectores de salud de África ponen en riesgo a los habitantes del continente y también a sus socios comerciales y al mundo en su conjunto. El enorme costo económico del brote actual podría evitarse mediante inversiones prudentes y constantes en el fortalecimiento de los sistemas de salud

Medidas de respuesta a la crisis de ébola adoptadas por el Grupo del Banco Mundial hasta la fech

El GBM está movilizando un paquete de financiamiento de US$230 millones para los tres países más afectados por la crisis de ébola, que permitirá contener la propagación de infecciones, ayudará a las comunidades a afrontar el impacto económico de la crisis, y contribuirá a mejorar los sistemas de salud pública en toda la región de África occidental. El GBM respalda las respuestas de los países en consonancia con la hoja de ruta elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y está coordinando de cerca la asistencia con las Naciones Unidas y otros organismos internacionales y países asociados. De los US$230 millones comprometidos, el GBM ha movilizado hasta mediados de septiembre de 2014, US$117 millones para respuesta de emergencia; suma que incluye donaciones de la AIF* por valor de US$58 millones para Liberia, US$34 millones para Sierra Leona, y US$25 millones para Guinea. Estos fondos se están utilizando para financiar suministros y medicamentos esenciales, equipo de protección personal y materiales para el control y la prevención de infecciones, capacitación de trabajadores de la salud, pagos por condiciones de trabajo peligrosas y prestaciones por defunción para los trabajadores de la salud y voluntarios en la crisis de ébola, búsqueda de contactos, vehículos, equipo para la gestión de datos, y campañas educativas puerta a puerta sobre salud pública. El apoyo adicional contribuirá a fortalecer los sistemas de salud y la capacidad de los países para proporcionar servicios sanitarios esenciales, así como las redes de laboratorios y de vigilancia de enfermedades para evitar futuros brotes epidémicos

Acerca del Grupo del Banco Mundial

El Grupo del Banco Mundial es una fuente vital de asistencia financiera y técnica para los países en desarrollo de todo el mundo, con los objetivos de poner fin a la pobreza extrema y promover la prosperidad compartida. El mejoramiento de la situación sanitaria de los habitantes del planeta es fundamental para alcanzar estos objetivos. El Grupo del Banco proporciona financiamiento, análisis de avanzada y asesoría en materia de políticas para ayudar a los países a incrementar el acceso a servicios médicos de calidad y bajo costo; evitar que sus habitantes caigan en la pobreza o agraven su situación como consecuencia de las enfermedades, y promover inversiones en todos los sectores que constituyen la base de las sociedades sanas

*La Asociación Internacional de Fomento (AIF) es el fondo del Banco Mundial para los países más pobres del mundo



Contactos para medios de comunicación
En Washington
Phil Hay
Teléfono: (202) 473-1796; 202-492-7238
phay@worldbank.org
For Broadcast Requests
Mehreen Sheikh
Teléfono: (202) 458-7336
msheikh1@worldbankgroup.org



COMUNICADO DE PRENSA N.º
2015/101/AFR