COMUNICADO DE PRENSA

Remesas disminuirán abruptamente su crecimiento en 2015 debido a debilidad de Europa y Rusia; se espera que repunten el próximo año

Abril 13, 2015


Se mantiene el potencial de aprovechar ahorros y remesas de los migrantes para el desarrollo, dice informe del Banco Mundial

WASHINGTON, 13 de abril de 2015 – El incremento en las remesas mundiales, incluidas aquellas hacia los países en desarrollo, se desacelerará considerablemente este año debido al débil crecimiento económico de Europa, el deterioro de la economía rusa y la depreciación del euro y el rublo, indica la última edición de la Reseña sobre migración y desarrollo del Banco Mundial publicada hoy.

Se espera que las remesas oficiales hacia el mundo en desarrollo lleguen a US$440.000 millones en 2015, un aumento de 0,9 % respecto del año anterior. Según las proyecciones, el total de estas transferencias, incluidas aquellas hacia los países de ingresos altos, crecerá 0,4 % para sumar US$586.000 millones.

Las tasas de crecimiento de las remesas en 2015 son las más lentas registradas desde la crisis financiera mundial de 2008/09. No obstante, la cantidad de migrantes internacionales superará los 250 millones en 2015 y se prevé que sus ahorros y envíos sigan creciendo.

La ralentización del crecimiento de las remesas este año afectará a la mayoría de las regiones en desarrollo, en particular a Europa y Asia central, donde se espera que los flujos disminuyan en 12,7 % en 2015. El impacto positivo de la recuperación económica de Estados Unidos se verá contrarrestado en parte por la persistente debilidad de la zona del euro, el impacto de los menores precios del petróleo sobre la economía rusa, el fortalecimiento del dólar estadounidense y los controles migratorios más estrictos en muchos países donde se originan estos envíos.

En línea con la recuperación económica mundial esperada para el próximo año, se proyecta que el flujo mundial de remesas se acelere en 4,1 %, para llegar a una cifra estimada de US$610.000 millones en 2016 y US$636.000 millones en 2017. En tanto, las expectativas indican que los flujos de las transferencias a los países en desarrollo se recuperarán para llegar a US$459.000 millones en 2016 y a US$479.000 millones en 2017.

Los cinco países de destino más importantes de la migración siguen siendo Estados Unidos, Arabia Saudita, Alemania, Rusia y los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Los principales cinco receptores de remesas, en términos del valor de los envíos, continúan siendo India, China, Filipinas, México y Nigeria.

En el tercer trimestre de 2014, el costo promedio global de enviar US$200 se mantenía en 8 % del valor de la transacción. La utilización de la tecnología móvil en las transacciones transfronterizas sigue siendo limitado pese a su potencial de reducir este costo. Esto se debe a la carga regulatoria relacionada con la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, señala la Reseña. Según los últimos datos disponibles, menos del 2% del flujo de las remesas internacionales se envió vía tecnología móvil en 2013.

Además de enviar dinero a sus familias, los migrantes internacionales mantienen niveles de ahorro considerables en sus países de destino. El “ahorro de la diáspora” atribuido a los migrantes de países en desarrollo se estimó en US$497.000 millones en 2013, las cifras más recientes disponibles.

“Las remesas totales llegaron a los US$583.000 millones en 2014. Esto es más del doble de la AOD mundial. India recibió US$70.000 millones, China, US$64.000 millones; Filipinas, US$28.000 millones. Con una nueva forma de pensar, estos mega flujos se puede aprovechar en  el financiamiento de proyectos de desarrollo e infraestructura”, señaló Kaushik Basu, economista en jefe y vicepresidente superior del Banco Mundial. Puntualizó, además,  "Israel e India han demostrado de qué manera las macro crisis de liquidez se pueden administrar aprovechando la riqueza de las comunidades de la diáspora. Los migrantes mexicanos han promovido el sector de la construcción. Tayikistán se las arregla para casi duplicar el consumo usando dineros de las transferencias. Los migrantes y las transferencias son, sin lugar a dudas, protagonistas de la economía mundial actual ".

En un análisis especial sobre el aprovechamiento de la migración para financiar el desarrollo, la Reseña estima que los países en desarrollo podrían generar hasta US$100.000 millones en ahorros de los migrantes todos los años reduciendo el costo de las remesas y de reclutamiento de migrantes y movilizando sus aportes filantrópicos y los ahorros de la diáspora.

“La moderación en el crecimiento de las remesas será una dura prueba para muchas personas pobres. Los países afectados tendrán que considerar formas creativas de mitigar el impacto. Afortunadamente, es posible aprovechar la migración y las remesas para formas innovadoras de financiamiento”, indicó Dilip Ratha, economista principal de migración y remesas del Grupo de Perspectivas de Desarrollo del Banco Mundial y director de la Asociación Mundial de Conocimientos sobre Migración y Desarrollo (KNOMAD). “En lo que respecta a las necesidades de financiamiento a largo plazo para los objetivos de desarrollo post 2015, me encantaría ver un sistema de tren bala en India, un aeropuerto internacional en Nigeria, otro Canal de Suez en Egipto, un proyecto hidroeléctrico en Pakistán y un programa de desarrollo comunitario en Filipinas, todos ellos financiados con el poder de las remesas y el ahorro de la diáspora”.

Los bancos nacionales de los países en desarrollo pueden usar las afluencias de remesas a futuro como garantía para facilitar su endeudamiento internacional. Los envíos también pueden facilitar el acceso a los mercados internacionales de capital gracias a que mejoran las calificaciones soberanas y la sostenibilidad de la deuda de los países receptores.

Puesto que el volumen de las remesas es grande y más estable que el de muchos otros tipos de flujos de capital, puede mejorar enormemente la calificación crediticia soberana del país receptor y de este modo disminuir el costo del endeudamiento y alargar sus plazos de vencimiento, sostiene la Reseña. Desde hace poco, los organismos de calificación crediticia han comenzado a contabilizar las remesas en las calificaciones de solvencia de los países, pero dado los problemas con los datos, aún hay lugar para más mejoras.

Además, el Marco de Sostenibilidad de la Deuda de los países de ingreso bajo, una iniciativa conjunta entre el Banco Mundial y el FMI, ahora incluye las remesas cuando evalúa la capacidad de los países de reembolsar las obligaciones externas y su habilidad de incurrir en endeudamiento en condiciones no concesionarias con otros acreedores privados.



Contactos para medios de comunicación
En Washington
Indira Chand
Teléfono: +1 (202) 458-0434, +1 (703) 376-7491
ichand@worldbank.org
En For Broadcast Requests
Mehreen Sheikh
Teléfono: +1 (202) 458-7336
msheikh1@worldbankgroup.org


COMUNICADO DE PRENSA N.º
2015/394/DEC

Api
Api