COMUNICADO DE PRENSA Septiembre 12, 2017

Comunicado de prensa conjunto sobre la Segunda Mesa Redonda “1+6”

Beijing, 12 de septiembre. A continuación se incluye el texto completo del Comunicado de Prensa Conjunto sobre la Segunda Mesa Redonda “1+6” celebrada el 12 de septiembre en Beijing.

El primer ministro de China, Li Keqiang, junto con el presidente del Grupo Banco Mundial (GBM), Jim Yong Kim, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurria, y el presidente del Consejo de Estabilidad Financiera (CEF), Mark Carney, celebraron la Mesa Redonda “1+6” bajo el lema “Promover una economía mundial abierta, vigorizada e inclusiva”, en Beijing, el 12 de septiembre de 2017. Nosotros, el Gobierno de China y las organizaciones internacionales que participamos en la Mesa Redonda, arribamos de manera consensuada a las siguientes conclusiones:

1. Políticas y acontecimientos macroeconómicos

Si bien la economía mundial se ha acelerado, reconocemos que existen problemas arraigados, numerosas incertidumbres y factores desestabilizadores. Los países deben continuar utilizando todos los instrumentos de política disponibles (políticas monetarias, fiscales y de reformas estructurales) para lograr un crecimiento sólido, sostenible, equilibrado e inclusivo. La política monetaria seguirá respaldando la actividad económica, a la vez que garantizará la estabilidad de los precios, en consonancia con los mandatos de los bancos centrales. La política fiscal se aplicará con flexibilidad y favorecerá el crecimiento, a la vez que garantizará que la deuda como porcentaje del producto interno bruto (PIB) se mantenga en una senda sostenible. Las políticas de reformas estructurales se adaptarán, priorizarán y secuenciarán según las circunstancias de cada país, con especial énfasis en fomentar la inversión en infraestructura, la inclusión, la innovación, la iniciativa empresarial y la creación de empleo, a fin de elevar la productividad y el crecimiento potencial y, al mismo tiempo, incrementar la capacidad de adaptación. Los países deben mejorar la comunicación y la coordinación en las políticas macroeconómicas, continuar fortaleciendo las perspectivas de crecimiento y protegerse contra las presiones negativas.

China mantiene su compromiso con el principio básico de lograr avances y, al mismo tiempo, mantener un desempeño estable, con la firme aplicación de nuevos conceptos de desarrollo y la adaptación y la dirección de la “nueva normalidad” económica, y se centra en las reformas estructurales vinculadas con la oferta, a la vez que aumenta moderadamente la demanda agregada y mejora la gestión de las expectativas. Asimismo, China ha puesto en marcha una estrategia orientada a la innovación, ha promovido la vitalidad del mercado y la creatividad social simplificando la administración, delegando facultades, fortaleciendo la reglamentación y mejorando los servicios, y ha facilitado la adopción de nuevas fuerzas motrices de crecimiento en reemplazo de las tradicionales promoviendo la iniciativa empresarial y la innovación en forma masiva. Gracias a estos esfuerzos, China ha logrado un crecimiento constante y más elevado, lo que no ha sido fácil. En el primer semestre de 2017, el PIB de China aumentó un 6,9 %, lo que se encontró dentro de un rango razonable; los principales indicadores superaron las previsiones, lo que incluyó el crecimiento más acelerado de los ingresos fiscales, los beneficios de las empresas y los ingresos de los hogares, y el tipo de cambio del renminbi se mantuvo en un nivel estable. Se continuó adaptando y mejorando la estructura económica, lo que se manifestó a través de la mayor contribución del consumo al crecimiento, el rápido ajuste de la estructura industrial y la ordenada reducción en curso de la capacidad excedentaria y atrasada. En los últimos años, se han registrado hasta 16 000 empresas nuevas en un día promedio, y se generaron más de 13 millones de puestos de trabajo por año en zonas urbanas. Se ha reducido aún más el umbral de inversión extranjera y se ha mejorado el entorno de la inversión y el mercado. Consideramos que, si se profundizan aún más las reformas estructurales vinculadas con la oferta y se aplican más medidas de política, la economía de China estará bien encaminada para lograr un crecimiento más eficaz, equitativo y sostenible y de mejor calidad, a la vez que continuará contribuyendo al crecimiento económico mundial.

2. Globalización económica

La globalización ha dado un gran impulso al crecimiento económico mundial, ha promovido los flujos de capital y productos básicos, ha fomentado el desarrollo de la tecnología y la civilización, y ha creado lazos más estrechos entre las personas de todo el mundo. Ante los desafíos y las oportunidades que se presentan, debemos orientar la dirección de la globalización económica y hacerla más vigorizada, inclusiva y sostenible. Para que la globalización económica genere mayores efectos positivos, todas las economías deben fomentar de manera proactiva las reformas económicas, innovar el modelo de crecimiento, hacer hincapié en el espíritu de inclusión del desarrollo y, al mismo tiempo, fortalecer la cooperación internacional, evitar las políticas centrípetas y luchar contra todas las clases de proteccionismo, a fin de promover una economía mundial abierta.

En mayo, China organizó con éxito el Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional en Beijing. Sobre la base de amplias consultas, esfuerzos conjuntos y beneficios compartidos, el foro logró fructíferos resultados en esferas tales como la consulta sobre políticas, la conectividad de la infraestructura, la promoción del comercio, la cooperación financiera y los intercambios entre los pueblos; asimismo, generó un nuevo impulso para promover el crecimiento interconectado y facilitar la prosperidad común. Las organizaciones internacionales que participaron en la Mesa Redonda reciben con agrado y respaldan la Iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda, que podría ayudar a promover la globalización económica, fortalecer la interconexión regional y profundizar la cooperación internacional, y están dispuestas a unirse a China y a los países involucrados en dicha iniciativa para promoverla.

3. Desarrollo sostenible

La ejecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible debe ser inclusiva y ambientalmente racional para reducir la pobreza y fomentar la prosperidad compartida, tanto en la actualidad como para las futuras generaciones. Los tres pilares (económicos, ambientales y sociales) del desarrollo sostenible atraviesan todos los sectores del desarrollo, desde las ciudades que experimentan una rápida urbanización hasta la agricultura, la infraestructura, el desarrollo y el uso de energía, la disponibilidad de agua y el transporte. Dado que se trata de una responsabilidad compartida de la comunidad internacional, los países deben colaborar para abordar los crecientes desafíos a nivel mundial, que incluyen las principales enfermedades infecciosas, las crisis de refugiados, el cambio climático y los desastres naturales, y deben brindar apoyo a los países en desarrollo.

Aumentar la inversión en infraestructura es fundamental para integrar las economías mundiales, lo que impulsará el crecimiento y contribuirá al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La necesidad de infraestructura es enorme y urgente y continuará en aumento. A fin de subsanar el gigantesco déficit de financiamiento para infraestructura, se necesitará financiamiento público y privado, además de tecnologías y eficiencias operativas. La preparación de los proyectos también es fundamental para garantizar el uso óptimo de los recursos y la solidez técnica, al igual que el cumplimiento de las normas pertinentes sobre cuestiones sociales, gestión y protección del medio ambiente. Dada la importancia del financiamiento privado, abrazamos los Principios y Ambiciones Conjuntos relativos a la Atracción de Financiamiento Privado de los bancos multilaterales de desarrollo, ratificados por el Grupo de los Veinte (G-20) en la Cumbre de Hamburgo. Respaldamos la Alianza Mundial para la Conectividad de la Infraestructura y el Mecanismo Mundial de Financiamiento de la Infraestructura para que cumplan plenamente su función de aumentar la inversión en infraestructura y el intercambio de experiencias, y promover en forma conjunta la conectividad mundial y la integración económica.

4. Innovación

La innovación, las nuevas tecnologías y la transformación digital son nuevas fuentes de crecimiento de gran importancia. Recibimos con agrado la continuación de la labor en el marco del G-20, con el respaldo de la OCDE, que impulsa el Plan para el Crecimiento Innovador del G‑20 y procura aprovechar el potencial de la digitalización y la innovación para promover el crecimiento inclusivo y el empleo. La extensa labor de análisis y seguimiento de las políticas de innovación realizada por la OCDE, reflejada en el G20 Innovation Report 2016 (Informe sobre innovación del G-20 de 2016), indica que existen oportunidades para que los países fortalezcan su desempeño en materia de innovación. Las economías y las sociedades actuales han sido redefinidas por las tecnologías emergentes, especialmente aquellas que forman parte de lo que se conoce como la “nueva revolución de la producción”, que combina la digitalización, la inteligencia artificial, Internet de las cosas, las biotecnologías y las nanotecnologías, la impresión 3D y la creación y la aplicación de materiales nuevos, según el análisis que efectúa la OCDE en su informe The Next Production Revolution - A Report for G20 (La nueva revolución de la producción: Un informe para el G-20). La nueva revolución de la producción puede transformar amplios segmentos de la industria y mejorar el bienestar general. Sin embargo, estos beneficios conllevan posibles desafíos para los empleos y las aptitudes existentes y los sistemas de educación y capacitación relacionados, puesto que dicha revolución promueve cambios estructurales en la economía. También es posible que pongan a prueba los actuales criterios de política en materia de iniciativa empresarial y dinámica comercial. A fin de aprovechar las oportunidades generadas por la nueva revolución de la producción, los responsables de diseñar las políticas deberán apoyar el proceso de reestructuración industrial y fomentar el progreso tecnológico y la competitividad en la industria, pero también deberán facilitar la adaptación social y garantizar la inclusión de manera proactiva.

5. Reforma estructural

En reconocimiento de la función esencial que cumplen las reformas estructurales para impulsar la productividad y el producto potencial y fomentar el crecimiento innovador e inclusivo, promoveremos las reformas estructurales a nivel mundial en esferas generales, lo que incluye eliminar los obstáculos a los mercados competitivos y abiertos, mejorar los sistemas de impuestos y beneficios (incluida la seguridad social), aplicar una política laboral proactiva e impulsar inversiones estratégicas en educación, aptitudes, innovación e infraestructura. Las economías del G-20 deben aplicar activamente el Programa Mejorado de Reformas Estructurales del G‑20, ratificado en la Cumbre de Hangzhou de dicho grupo. Los miembros del G‑20 deberán aplicar las esferas prioritarias y el conjunto de principios rectores definidos en dicho programa para orientar las reformas estructurales; además, deberán utilizar el conjunto de indicadores convenidos para realizar el seguimiento y la evaluación de los avances. Como se indica en el Technical Report on Progress on Structural Reform under the G20 Enhanced Structural Reform Agenda (Informe técnico sobre los avances de las reformas estructurales en el marco del Programa Mejorado de Reformas Estructurales del G‑20) elaborado por la OCDE, si bien el G‑20 ha logrado verdaderos avances en las reformas estructurales, estos aún son insuficientes, y se justifica realizar más esfuerzos. En los últimos años, China ha realizado importantes avances para facilitar el rápido desarrollo de nuevas industrias, nuevas formas de negocios y nuevos modelos, y para acelerar la adopción de nuevos factores que impulsan el crecimiento a través de la aplicación de medidas de reformas que incluyen simplificar la administración, delegar facultades, mejorar la reglamentación y los servicios, iniciar actividades empresariales, e introducir innovaciones y reducciones impositivas estructurales.

6. Comercio e inversión

El comercio y la inversión son importantes fuerzas motrices del crecimiento económico mundial. Fomentar una mayor liberalización y facilitar el comercio y la inversión a nivel mundial ayudará a responder a los desafíos del desarrollo que todos enfrentan, y contribuirá a lograr un desarrollo equilibrado y sostenible. El sistema de comercio multilateral basado en normas representado por la OMC es una parte integral de la gestión económica mundial, y brinda un marco institucional dentro del cual sus miembros formulan normas multilaterales de comercio, controlan la aplicación de políticas comerciales y resuelven conflictos comerciales. El sistema de comercio multilateral es la vía principal por la que se canalizan la liberalización y la facilitación del comercio y las inversiones mundiales. Los acuerdos comerciales regionales, bilaterales y multilaterales deben complementar el sistema de comercio multilateral, en lugar de sustituirlo. Debe hacerse lo posible por garantizar que tales acuerdos sean abiertos, transparentes e inclusivos.

Los desafíos derivados del proteccionismo comercial siguen siendo motivo de preocupación en el contexto del lento crecimiento mundial y la lenta recuperación de la economía mundial en los últimos años. Continuaremos luchando contra todas las formas de medidas proteccionistas, con miras a crear un entorno favorable para el comercio y la inversión entre todas las economías. Es preciso fortalecer el valor esencial y el principio básico del sistema de comercio multilateral. Agradecemos el apoyo que brindaron al sistema de comercio multilateral los líderes que asistieron a la Mesa Redonda del Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional, así como también el consenso alcanzado por los países del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) sobre la promoción del comercio y el desarrollo, el aumento de la cooperación en la facilitación de inversiones, y el respaldo al sistema de comercio multilateral; asimismo, agradecemos a China por organizar la Exposición Internacional de Importación en 2018. Instamos a los miembros de la OMC a acelerar la aplicación de los resultados de las reuniones ministeriales de Bali y Nairobi, a avanzar en las negociaciones sobre las cuestiones pendientes relacionadas con la Ronda de Doha, y a iniciar el debate en la OMC sobre nuevos temas, como el comercio electrónico y la facilitación de inversiones. Brindamos nuestro apoyo a todos los miembros de la OMC para que logren resultados positivos en la Undécima Conferencia Ministerial de la OMC, que tendrá lugar próximamente en Buenos Aires.

7. Trabajo y empleo

Diversas tendencias mundiales, como la revolución tecnológica, la globalización económica, la reestructuración industrial y los cambios demográficos, y especialmente el envejecimiento de la población, han tenido un profundo impacto en el mundo del trabajo. Estas tendencias crean nuevas oportunidades y dificultades, y el futuro del trabajo quedará determinado por las medidas de políticas coordinadas y bien fundadas que adoptemos. Cabe señalar también que la pobreza y el desempleo siguen siendo un gran desafío para la comunidad internacional. Es necesario poner mayor empeño para lograr un empleo pleno y productivo y un crecimiento inclusivo que contemple la igualdad de género. A tal fin, es esencial crear más oportunidades de trabajo, ajustar la oferta con la demanda del mercado de trabajo, mejorar las aptitudes laborales y fortalecer la protección social para promover la equidad y la sostenibilidad. Estos son elementos normativos fundamentales para lograr un trabajo digno, reducir la pobreza y la desigualdad y ofrecer un futuro laboral mejor para todos.

El Gobierno de China ha aplicado la estrategia El Empleo Primero y una política de empleo más activa, a la vez que continúa esforzándose por lograr la cobertura universal del seguro social de su población, mejorar el sistema de protección social para que sea más equitativo y sostenible, y establecer gradualmente un mecanismo razonable de aumento de los ingresos. Gracias a estos esfuerzos, la situación general en la esfera laboral de China se ha mantenido estable. El Gobierno de China, junto con los interlocutores sociales, seguirá fortaleciendo la cooperación con la comunidad internacional, incluida la OIT, y contribuirá activamente a la iniciativa del centenario relativa al futuro del trabajo lanzada por ella.

8. Reforma de la reglamentación financiera

A pesar de la mayor capacidad de recuperación del sistema financiero internacional como resultado de las reformas financieras posteriores a la crisis, continúa habiendo vulnerabilidades que podrían incidir de manera negativa en la solidez y la sostenibilidad del crecimiento mundial. China aplaude y apoya la labor que lleva a cabo el Consejo de Estabilidad Financiera (CEF) para construir un sistema financiero más seguro, simple y justo, y mejorar el marco de coordinación de las reglamentaciones financieras. Destacamos los considerables avances logrados desde la crisis financiera para transformar el sistema bancario paralelo en un sólido financiamiento en condiciones de mercado, y recibimos con agrado la evaluación del CEF sobre los instrumentos de seguimiento y de políticas disponibles para abordar los riesgos procedentes del sistema bancario paralelo. Abogamos por la aplicación plena, congruente y oportuna de las reformas convenidas, y la pronta finalización del Acuerdo de Basilea III y otras partes inconclusas del programa de reformas, a fin de promover un sistema financiero internacional sólido y abierto que respalde la inversión, el comercio y el crecimiento.

Al mismo tiempo, debemos permanecer atentos a los nuevos riesgos, y abordarlos de manera adecuada. A pesar del gran potencial de las empresas tecnológicas-financieras (fintech) para facilitar la inclusión financiera, el financiamiento ecológico, la productividad, y la integración y el crecimiento a nivel internacional, su rápido crecimiento merece atención desde una perspectiva de estabilidad financiera. Respaldamos plenamente los esfuerzos realizados por el CEF para identificar los riesgos emergentes y promover la cooperación internacional a fin de liberar el potencial de la innovación tecnológica de manera estable y flexible. El Gobierno de China está preparado para fortalecer la cooperación con la comunidad internacional, incluido el CEF, y cumplirá una función más prominente en la aplicación de la economía digital y la promoción de la inclusión financiera y el financiamiento ecológico.

9. Gestión económica mundial

Reiteramos nuestro compromiso con un FMI sólido, basado en cuotas y con una dotación adecuada de recursos para preservar su función en el centro de la red de seguridad financiera mundial. Apoyamos el trabajo del FMI tendiente a intensificar su cooperación con los mecanismos de financiamiento regionales, como también su actual labor para optimizar la eficacia de su conjunto de instrumentos de préstamo. Esperamos con sumo interés los resultados de la Decimoquinta Revisión General de Cuotas del FMI, incluida la nueva fórmula de cuotas, cuya finalización está prevista para  las Reuniones de Primavera de 2019 o, a más tardar, para las Reuniones Anuales de 2019. Recibimos con agrado el establecimiento del Centro Conjunto de China y el FMI para el Desarrollo de la Capacidad, y esperamos con interés la mayor cooperación en esta esfera. Respaldamos el examen continuo del uso más amplio de los derechos especiales de giro (DEG) como una forma de aumentar la capacidad de adaptación del sistema monetario internacional. Apoyamos la labor permanente que el FMI lleva a cabo para mejorar el análisis y el seguimiento de los flujos de capital y la gestión de los riesgos conexos, incluida la función de la política macroprudencial.

Reiteramos nuestro compromiso con un sólido GBM, que cuente con una dotación adecuada de recursos para cumplir su misión de eliminar la pobreza extrema y fomentar la prosperidad compartida en colaboración con otros asociados. En este contexto, respaldamos la realización del examen de la participación accionaria del GBM y esperamos con interés su oportuna conclusión. Sobre la base de la sólida confianza de los accionistas expresada a través del volumen récord de la decimoctava reposición de recursos de la Asociación Internacional de Fomento, también respaldamos el aumento de capital en el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento y la Corporación Financiera Internacional, a fin de mejorar las capacidades financieras de los organismos del GBM dedicados al sector público y al privado. Esto le permitirá al GBM ayudar mejor a los países a lograr sus objetivos de desarrollo, incluso ayudándolos a optimizar los recursos para el desarrollo de manera responsable, y a promover el crecimiento, la estabilidad y la seguridad a nivel mundial.

Consideramos que esta reunión fue productiva y envía una señal positiva de la determinación de abordar las dificultades en forma conjunta, generar una globalización económica más inclusiva y mutuamente beneficiosa, y promover una economía mundial abierta. Esperamos con interés organizar la siguiente mesa redonda el año próximo, en la fecha y el lugar que resulten convenientes.


COMUNICADO DE PRENSA N.º 2017/09/12

Api
Api